rss Canal spreaker Canal Ivoox Canal_Itunes Linkedin Google+ Youtube Facebook Twitter

Las claves de la Comunicación de Puigdemont en el Parlament

Twittea esta noticia Las claves del discurso de Puigdemont en el Parlament Twittea esta noticia
redes sociales Comparte en Twiter Comparte en Facebook Comparte en Google+ Comparte en Whatsapp Comparte en Men&aecute;ame Sigue nuestro feed
Destacado Las claves en la Comunicación de Puigdemont en el Parlament Carles Puigdemont Las claves en la Comunicación de Puigdemont en el Parlament

La comparecencia de Puigdemont se hizo esperar. Después de anunciar que el discurso del president sería a las seis de la tarde, desde el Govern se dijo a los periodistas que la comunicación se retrasaría una hora más, a las siete. La razón estaba en la reunión de última hora que Puigdemont tuvo con los representantes de la CUP, quienes al término de ésta, salieron de la sala donde estaban reunidos con una expresión en sus caras que anunciaba lo que estaba por llegar: un mensaje ambiguo con respecto a la independencia de Cataluña.

Puigdemont salió a comparecer ante compañeros y oposición como si de un Jefe de Estado se tratara. Desde el principio remarcó lo histórico del día, algo que es ya una tónica general en sus discursos. Como lo es también la proyección internacional que le da a todos los mensajes. Es por eso que incidió en la idea de que el problema catalán “no es un asunto doméstico” sino que es un problema europeo. Idea que retomará a lo largo de todo el discurso.

El president de la Generalitat quiso envolverse en la manta de la neutralidad al decir que no iba a reproducir su opinión personal, sino a anunciar el resultado del referéndum del 1-O. Pero lo cierto es que Carles Puigdemont aprovechó toda su comparecencia para hilar un relato sobre lo sucedido hasta ahora y por qué se había llegado hasta esa situación. Se remontó a la muerte de Franco para enunciar que Cataluña se había desengañado con la Constitución del 78, “que no ha servido para evolucionar”, llegando incluso a decir que se había “involucionado”.

Hizo especial hincapié en los ataques policiales a los que el pasado domingo quisieron votar, señalando una vez más que “el mundo lo vio escandalizado”, sabiendo que la imagen que se tenga en el exterior de todo lo que acontezca en Cataluña es de suma importancia para sus objetivos. El presidente se permitió incluso analizar los motivos reales de las cargas policiales: “crear pánico para que la gente no saliera a votar”. Sin embargo, apuntó Puigdemont, fueron más de dos millones de personas las que votaron.

En la construcción de su relato, enumeró las actuaciones que el Gobierno de Rajoy ha llevado a cabo para intentar evitar el referéndum, y los intentos de éste por asfixiar la comunicación de los independentistas o partidarios de realizar la consulta. Puigdemont señaló a la suspensión de su Estatut como una de las principales causas de la situación que se está viviendo. Al mismo tiempo apuntó las consecuencias jurídicas que tuvo la celebración del 9-N de 2014, como la celebración del 1-O, identificándolas como actos represivos y ataques a la libertad de expresión.

Puigdemont no perdió la oportunidad de volver a criticar al Rey y a su discurso tras el referéndum. Y como en su primer discurso tras el 1-O, se dirigió al resto de españoles en castellano, pidiéndoles “un esfuerzo” por entender a los independentistas, incurriendo en la idea de que no están en contra ni de España ni de los españoles. Pero Puigdemont sabía que los medios estaban buscando el titular, y no sería hasta el último momento que se lo daría.

Fue en el momento final de su discurso cuando el president sembró la discordia. Puigdemont se dirigió a la oposición diciendo que las urnas habían demandado la creación de la República Catalana, lo que generó un aplauso rotundo de todos los políticos independistas, menos de la CUP. Lo mismo sucedió en las inmediaciones del Palau. Sin embargo, y cuando acabó el aplauso, demandó la suspensión de esta supuesta República Catalana para instar al diálogo. Lo que provocó la incredulidad en las calles, y explicaba la actitud de los diputados de la CUP. Con esta jugada, el president pone la pelota en el tejado de Moncloa.

Reacciones de los partidos al discurso

Las reacciones en los distintos partidos políticos con representación en el arco parlamentario han sido muy diferentes entre sí.

Desde el Gobierno, fue Soraya Sáenz de Santamaría quien compareció ante los medios, en lugar del presidente Rajoy, algo que no sentó muy bien a los diputados de ciudadanos que esperaban que fuera el propio presidente el que pronunciara esas palabras. Porte del Partido Popular se asumió que se había declarado la independencia de manera implícita, lo que supondría una respuesta contundente y a la altura por parte del Estado. Por su parte, Albiol, representante de los populares en el Parlament, acusó a Puigdemont de seguir adelante con su chantaje.

 Algo parecido ocurrió con ciudadanos. Los diferentes representantes políticos de la formación naranja no han cambiado ni un ápice su discurso, y acusan a Puigdemont de “chantaje”, para lo que instan al Gobierno a aplicar el artículo 155 de la constitución de manera inmediata y convocar elecciones en Cataluña. En el Parlament, Inés Arrimadas fue de las más duras con el president, a quien le acusó de representar "al nacionalismo más rancio" y de dar un golpe a la Democracia.

 Iceta, del PSC también se movió en la línea de las elecciones en Cataluña, para “votar de verdad”, y entendió que al no haberse votado la independencia en el Parlament, como la propia ley del referéndum insta, “no puede suspenderse algo que no se ha declarado”. Por su parte, Pedro Sánchez sigue posicionado en un papel muy discreto, aunque sí que ha dicho, como el PSC, que esto supone una “oportunidad para el diálogo”. Pero lo cierto es que el PSOE aún no se ha pronunciado oficialmente.

 Por su parte, desde Podemos aseguran todo lo contrario que PP y Ciudadanos, que la independencia no se ha producido, por lo que instan al Gobierno al diálogo con los independentistas y a no aplicar el 155 ni mucho menos el 116, que supondría entrar en un Estado de Excepción. Pablo Iglesias alabó incluso la “sensatez” de Puigdemont al no declarar la DUI y abrir una puerta al diálogo.

Versiones completamente distintas la que tienen los diferentes partidos políticos. Veremos de parte de quién cae la balanza.

Seguiremos informando...

Modificado por última vez: Miércoles, 11 Octubre 2017 11:32

Deja un comentario  Bases legales de los comentarios

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Nombramientos

Club Agencias

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de cookies. Acepto las cookies de este sitio.Acepto