rss Canal spreaker Canal Ivoox Canal_Itunes Linkedin Google+ Youtube Facebook Twitter

Elecciones Alemania: ¿Cuál es la estrategia de comunicación de la ultraderecha europea?

Twittea esta noticia ¿Cuál es la estrategia de #comunicación de la ultraderecha alemana y europea? Twittea esta noticia
redes sociales Comparte en Twiter Comparte en Facebook Comparte en Google+ Comparte en Whatsapp Comparte en Men&aecute;ame Sigue nuestro feed
Elecciones Alemania: ¿Cuál es la estrategia de comunicación de la ultraderecha europea? - 5.0 out of 5 based on 1 vote
Destacado Elecciones Alemania: ¿Cuál es la estrategia de comunicación de la ultraderecha europea? Alice Weidel, portavoz del AfD Elecciones Alemania: ¿Cuál es la estrategia de comunicación de la ultraderecha europea?

Las elecciones en Alemania han vuelto a poner sobre la palestra el miedo, ahora más que incipiente, a que la ultraderecha europea se haga con una representación política más que significativa. Si bien es cierto que el partido de Angela Merkel, el CDU, ha sido la fuerza más votada una vez más, por primera vez desde que en Alemania se venciera al nazismo, la ultraderecha se sentará en el Bundestag. Y lo va a hacer con nada más y nada menos que el 13% de los votos y como tercera fuerza política. Es evidente, que el auge del AfD (Alternativa para Alemania), partido en cuestión, responde a cuestiones políticas, sociales y económicas, sin embargo, el AfD, como el resto de fuerzas de filofascistas europeas, no dejan a la improvisación sus estrategias de comunicación.

Es cierto que existen partidos de extrema derecha en Europa que conservan su estrategia “clásica”, es decir, lanzar mensajes violentos, señalando al diferente y al extranjero como chivo expiatorio, culpándolo de sus problemas. Es la estrategia de Amanecer Dorado en Grecia o Jobbik en Hungría, donde este último no ha dudado en formar incluso milicias paramilitares para imponer su “justicia” en las calles. Esta ha sido la tónica habitual en los partidos con este corte ideológico. Sin embargo, en los últimos tiempos, la ultraderecha ha refinado sus formas, sabiendo que este tipo de mensajes causan rechazo en un importante sector de la población, por lo que han adquirido un rostro mucho más amable.

El caso de Alternativa para Alemania es un buen ejemplo para ver cómo los mensajes de la extrema derecha han sido envueltos en discursos más institucionales, respetando las estructuras del sistema, sin llamar a la violencia explícita. Estos partidos de la nueva extrema derecha no han dudado en apropiarse de discursos antes propios de la izquierda para atrapar votos, sabiendo que su votante potencial es heterogéneo aunque con nexo de unión, han sido los peor tratados por la crisis y la globalización. Es por eso que AfD tiene no uno, sino dos portavoces, donde una de ellas es una mujer joven y abiertamente lesbiana, Alice Weidel. El hecho de tener una mujer lesbiana como portavoz es un mensaje muy potente que desvincula a la formación de la imagen rancia de la ultraderecha alemana, profundamente homófoba.

La misma estrategia se siguió desde el Frente Nacional de Marine Le Pen, quien desde muy pronto trató de desvincularse del legado de su padre y de su acercamiento a las ideas nazis. Su principal baza es el euroescepticismo, señalando que no son antisistema, “solo patriotas”. De esa forma, adoptaron actitudes y discursos propios de la izquierda, como hizo aquí en España Hogar Social Madrid, que, por ejemplo, habilitó locales para repartir comida a personas en riesgo de exclusión, eso sí, solo españolas. Así también enarbolaron la bandera de la antiglobalización, que en realidad esconde xenofobia y racismo. En definitiva se trata de recoger el descontento hacia la clase política actual, sin importar su signo, lo que le obliga a lanzar mensajes que logren atraer al mayor número de votantes posibles.

Reino Unido es caso paradigmático de cómo ha cambiado la estrategia de la ultraderecha británica, para lo que lo importante no es ser blanco caucásico, sino haber nacido en el país, sin importar el color de tu piel. Con este mensaje consiguen votos de la amplia comunidad negra o árabe, que ven a los nuevos inmigrantes como una amenaza real, y así se encargan de decírselo partidos como el UKIP o el BNP. Los políticos Geert Wilders en Holanda o Norbert Höfer en Austria, han alcanzado grandes cotas de poder amparándose en el mismo discurso. Los mensajes de la nueva ultraderecha europea ha calado hasta tal punto en algunos sectores poblacionales que ha hecho que algunos partidos conservadores europeos los hayan hecho suyos para no perder votantes, como ocurrió en la Francia de Sarkozy, tomando medidas de expulsión contra los gitanos. Queda por ver si esta estrategia les sigue funcionando a este tipo de partidos y hasta dónde les lleva.

Seguiremos informando...

Modificado por última vez: Lunes, 25 Septiembre 2017 12:21

Deja un comentario  Bases legales de los comentarios

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de cookies. Acepto las cookies de este sitio.Acepto