redes sociales rss linkedin google+ youtube facebook twitter kioskofree

No, no voy a hablar de una especie arbórea, ni de un bosque centro europeo, Perales era el apellido de una amiga, que aunque conocí hace poco, me pareció una gran profesional, una mujer luchadora e íntegra, una amiga de verdad, un ser desinteresado y una gran hija y mejor persona.

Son celebres las cenas de María Fernanda Perales y su adorable Madre. Muchos compañeros las han conocido y envidiado la complicidad de amor que ambas compartían. Hace unas horas me llamaba mi querida Yolanda para preguntarme María Fernanda... Mi cabeza se fue a su vitalismo, gracia y desparpajo... Pero, María Fernanda había decidido abandonarnos... Se ha marchado envuelta en la bandera de la verdad, y de su lucha obtener la adopción de dos negritos que nunca llegaron.

Un día el capricho de la banda asesina eta le robo a su loco amor. La incompetencia e inoperancia, aparte de la mucha mala leche la dejaron sin sus ansiados niños... Vivía su Madre y el periodismo, al que os aseguro amaba y del que fue, con sus luces y sombras (como todos los del gremio), una apasionada y una luchadora incondicional. Podría haberse forrado contando sus experiencias con Encarna Sánchez, pero su flema, cuna y ropajes no se lo permitieron. Ahora, a buen seguro estará con Ella, comentando la jugada; desde allí, seguro que se ve de otra forma.

Un beso de alguien que te recordará siempre y que siempre te llevará en su corazón.

Con cariño y respeto, tu amigo Pedro.

PEDRO APARICIO PÉREZ

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de privacidad. Acepto las cookies de este sitio.Acepto