redes sociales rss linkedin google+ youtube facebook twitter kioskofree

actualizado 11:32 AM CEST, 27 May, 2015

El Consejo Federal de la FAPE anunció un proceso de relanzamiento y de apertura a otras organizaciones de periodistas, durante el transcurso de la reunión que se celebró en Elche los días 30 y 31 de octubre. Según la Federación, se mantiene su compromiso con redactar un Estatuto del Periodista, pero se plantea introducir diversas modificaciones para dar más protagonismo a al autocontrol de los profesionales.

Fernando González Urbaneja defiende el papel del Consejo Deontológico, creado en mayo para delimitar el campo de actuación de las buenas prácticas en la profesión periodística

La reunión en Elche ha sido el primer encuentro del Consejo Federal de la FAPE tras el anuncio, antes de verano, de la Asociación de la Prensa de Madrid de que plantearía modificaciones al borrador de Estatuto del Periodista elaborado el Foro de Organizaciones de Periodistas en el que está integrado la Federación. Este ha sido uno de los puntos más imtantes tratados en el Elche. El acuerdo alcanzado, según González Urbaneja, supone que la FAPE mantiene suscompromiso con el Estatuto, pero con ciertas variaciones. “Lo queremos innovar, renovar y ampliar, y lo vamos a proponer a las demás organizaciones de periodistas y a las fuerzas políticas”.

La FAPE quiere un estatuto profesional en el que quede muy bien definido el papel de los periodistas ante la ley, sus derechos y deberes. Por eso, la FAPE mantiene su compromiso con la elaboración de un estatuto profesional como el redactado el Foro de oganizaciones de Periodistas, sobre el que la FAPE trabaja en su “innovación, renovación y ampliación”, en palabras de Urbaneja.

El estatuto, a juicio del presidente de la FAPE, tiene que contener una “definición clara de quién es  priodista. Vamos a plantear otro estatuto que de más protagonismo a los pofesionales y al autocontrol. La autorregulación es creativa, un sistema de autorregulación nos permitiría una buena práctica del periodismo”, dijo el presidente de la FAPE.

En este mismo sentido, González Urbaneja destacó el papel que la FAPE aspira jugar con el Consejo Deontológico que promueve desde hace años. Una institución “que nos ayude a los periodistas a clarificar el campo de juego de la buena práctica, lo que tiene mucho ver con derechos tan imtantes como el de la intimidad”.

Este consejo, constituido en mayo, cuenta desde el pasado día 5 con tres nuevos miembros:

Antonio Fontán, periodista y ex  pesidente del Senado; María Dolores Masana, periodista de “La Vanguardia” y presidenta de Reteros Sin Fronteras; y Luis Martín Mingarro, decano del Colegio de Abogados de Madrid. Con estas incoraciones son doce ya los miembros del Consejo Deontológico.

Tribuna de Opinión

Una FAPE sólida ofrece la unión a otras organizaciones de periodistas

Fernando González Urbaneja, presidente de la FAPE

El Consejo Federal de la Fape es un órgano intermedio entre la ejecutiva y la asamblea, que debe cumplir funciones de impulso y de control de las actuaciones de la Federación. En Elche hemos celebrado un Consejo con presencia y participación de un buen número de representantes de asociaciones, que sin formar parte de esteórgano se sumaron al debate.

Una buena señal del interés creciente dinamizar la organización. Mi conclusión más relevante es que toca renovar y relanzar la Federación, sin excluir un cambio de denominación y de objetivos, tal y como propuso uno de los participantes. Hay novedades, amenazas y otunidades para la profesión, y la FAPE tiene que estar en ese debate e intentar dar algunas respuestas; escuchar las aspiraciones de los periodistas y canalizarlas.

Tenemos una responsabilidad de liderazgo ante esas aspiraciones, en cooperación con otras organizaciones sindicales y profesionales de periodistas, pero asumiendo plena responsabilidad en nuestras propuestas y actos. Por razones de historia y de realidad esta es la organización más representativa de la profesión  y no puede aparcar o disolver  su responsabilidad.

Y dos compromisos inmediatos: primero alentar nuestro Consejo Deontológico, constituido en mayo y que tiene que trabajar con todo el respaldo de la FAPE. Sabemos que esta iniciativa es polémica, que hay sectores relevantes en la profesión que lo perciben como amenaza. Merece la pena demostrarles que esta iniciativa refuerza la libertad y la responsabilidad, que revela madurez y que contribuirá a la autoestima y a la reputación de los periodistas. Nos interesa a nosotros y también a la sociedad. Y segundo, defender, tras un debate serio y amplio, un Estatuto que recoja los derechos y deberes de los  periodistas y que defina el perímetro y el carácter de la profesión.

No es fácil, el proyecto al que nos sumamos tiempo atrás es insuficiente estatalizante y pasar encima de la experiencia de las propias asociaciones de periodistas. El Consejo acordó que en la próxima Asamblea, prevista para febrero en Madrid, la FAPE proponga otro texto para que sea sometido a debate en la base, en las redacciones y entre los asociados. Sin ese debate y sin un refrendo muy amplio no se puede plantear al legislativo un proyecto tan imtante como este.

Además el Consejo aprobó una revisión de las cuotas y de los presupuestos para ordenar las prioridades y propiciar que durante el próximo bienio la organización se autofinancie y ofrezca servicios a las organizaciones federadas y a sus asociados.

Vamos a potenciar la utilidad del carné y poner a la FAPE al servicio de sus socios y no al revés. Mucha tarea delante.

Publicado la "Hoja del Lunes de Alicante"

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de privacidad. Acepto las cookies de este sitio.Acepto