redes sociales rss linkedin google+ youtube facebook twitter kioskofree

Alrededor de 300 estudiantes se concentraron ayer para reivindicar su malestar los recortes en la Educación. En la concentración que se celebró la tarde se produjeron cargas policiales que según relatan los periodistas que estaban cubriendo la protesta iban contra niños de 12 y 13 años. Algunos de los periodistas allí presentes fueron golpeados la policía a pesar de estar perfectamente identificados. Para el fotógrafo de La Vanguardia los golpes fueron deliberados.

 

 

 

A partir de las 20:30 horas alrededor de 300 alumnos del colegio Lluís Vives de Valencia se volvieron a concentrar los recortes en la Educación. Durante la concentración, que el fotógrafo de La Vanguardia califica de pacífica, se produjeron cargas policiales contra los alumnos y los periodistas que se encontraban allí cubriendo la información. Según ha asegurado la Unión de Periodistas Valencianos a prnoticias se sabe que al menos cuatro profesionales fueron golpeados: compañeros de La Sexta, El Mundo, La Vanguardia y RNE.

 

El fotógrafo de La Vanguardia que ha preferido que su nombre no aparezca en la información asegura que ayer vio una violencia extrema hacia los niños. 'Probablemente la vida de estos niños ha cambiado que muchos de estos chicos de 12 o 13 años se preguntarán ahora a quién van a llamar cuando alguien les atraque'. 'Tendrán que pedir ayuda al que le ha golpeado de esta manera. La actuación policial fue desmedida y descontrolada. Aquí ensayaron tácticas paramilitares como dijo el jefe de la policía de Valencia', sentencia.

 

Para este retero gráfico la policía tiene que tener otro tipo de actuación, tiene que ser moderada y tiene que ser paciente, 'y más cuando hablamos de niños de 12 y 13 años'. Asegura que en ningún momento en el corte de tráfico hubo violencia parte de los estudiantes, sí que se arrojaron algunos objetos después de la carga policial, y la gente identificaba perfectamente a los que pertenecían a movientos antisistema. 'La policía deliberadamente les dejó actuar para así justificar sus cargas', asegura.

 

Con respecto a la identificación de los periodistas, este fotógrafo declara que viven en una ciudad muy pequeña y que todos se conocen. 'Estábamos perfectamente identificados. No hay ninguna persona que vaya con cámaras profesionales a hacer una foto a un detenido, a no ser que trabaje en esto' dice.

 

'Recibí golpes como he recibido en otras ocasiones, pero nunca pensé que era deliberado o que iban contra mí. Sin embargo ayer un energúmeno se dirigió hacia mí y me golpeó con un escudo de plástico, golpeó en la cámara y me dio en la mejilla izquierda afectándome al ojo y a toda la cara. No he ido a hacer ningún parte que yo tengo que vivir aquí y no puedo perder el tiempo en estas cosas' explica. 'Pese a todo lo que más le ha dolido es cómo se trata a 'los jóvenes, a nuestro futuro' lamenta.

 

En la misma línea fue el relato que hizo Pura Gómez de RNE cuando entró en directo en la emisora. Manifestó que la fuerza que estaba empleando la policía era desmesurada y que había sido golpeada con escudos de la policía.

 

Seguiremos informando...

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de privacidad. Acepto las cookies de este sitio.Acepto