rss Canal spreaker Canal Ivoox Canal_Itunes Linkedin Google+ Youtube Facebook Twitter

Los cambios anunciados ayer la tarde el nuevo director Antonio Caño, han sentado como un jarro de agua fría en la actual redacción de 'El País'. Los sentientos son encontrados, pero todos coinciden en la inexperiencia de los nuevos designados. Sorprende que se haya nombrado a Eva Sáiz como subdirectora, una profesional del área judicial que ha terminado el máster del diario hace sólo un par de años, para marcharse de becaria a Washington. Una ‘carrera meteórica’ que ha indignado a los históricos y les hace temer sus puestos de trabajo.

 

Los nombramientos han dividido a la redacción en dos grupos. Quienes rechazan los cambios –la mayoría y un pequeño grupo que está a favor del lavado de cara. No obstante, todos coinciden en que las salidas eran necesarias para dar un nuevo aire, pero que quienes les sustituyen no son los más indicados. La vara de medir es la misma con que se rechazó el nombramiento de David Alandete como Director Adjunto: jóvenes con nula experiencia en gestión de equipos ni en la redacción de Madrid.

 

El mejor ejemplo de esta tendencia es el nombramiento de Eva Sáiz con subdirectora de la edición presa, una profesional del mundo judicial que egresó del Máster de 'El País' hace sólo un par de años y que su única experiencia en el diario se reduce a trabajar como becaria en la redacción liderada Antonio Caño en Washington. Recordemos que David Alandete también había realizado sus últos trabajos para el diario en la capital de Estados Unidos. El criterio de Caño es uno sólo: rodearse de su equipo más cercano a costa de fichar profesionales nóveles.

 

En la redacción también se critica que con estos nuevos nombramientos los altos cargos pasen a ser 22 desde los anteriores 17. El caso es que los directores cesados o reubicados (Vicente Jénez o Carlos Yárnoz) seguirán teniendo su estatus y privilegios de alta dirección. En momentos en que se pide austeridad a la plantilla y donde se les ha rebajado progresivamente el salario, no se entiende que se engorde la alta restructura con todos los privilegios que esto representa, coche  de empresa incluído.

 

Finalmente toda esta situación, que amanaza con generar grandes cambios estructurales y de métodos de trabajo a partir del 4 de mayo, mantiene a la redacción en un estado de temor y preocupación. La apuesta de Caño directivos jóvenes en desmedro de quienes ‘no saben Twitter’, ha generado incertidumbre respecto de muchos profesionales históricos y que no estén en la treintena como sus nuevos jefes ¿Veremos salidas en los próxos meses? En la redacción se temen lo peor.

 

Seguiremos Informando...

 

newsletter

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

* indicates required

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de cookies. Acepto las cookies de este sitio.Acepto