La presente web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.
Al continuar con su navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies
Aceptar

Compartir

Email
Imprimir
Twitter
Facebook
Google+
Linkedin
Tuenti
Menéame
¡Un respeto!
redacción prnoticias 27/02/12 11:36

Zapatero se fue y llegó Rajoy, pero la vida sigue igual y el cambio nos ha descubierto una unidad de criterio extraordinaria entre ambos en una materia sensible que debería ser objetivo prioritario en un periodo de crisis como el actual: la comunicación.

 

Por ello, la argumentación de entonces sigue siendo igualmente válida hoy que ayer y refleja un cierto desprecio del presidente del gobierno a los ciudadanos que le votaron o no.

 

Si se repasan las hemerotecas desde el comienzo de la crisis, cualquier observador echará en falta uno o varios actos solemnes por parte de los presidentes del gobierno español dirigiéndose a la nación a través de las cámaras de televisión, muy al estilo de lo que suele hacer el colega norteamericano, Obama, comunicando a los ciudadanos la gravedad de la situación económica con la que se enfrenta el país. Nunca lo hizo Zapatero y hasta ahora tampoco lo ha hecho Rajoy, cediendo ese honor a la vicepresidenta del gobierno cuando termina el Consejo de Ministros.

 

Fue uno de los muchos pasivos de Rodríguez Zapatero y es uno de los pasivos de Rajoy, y demuestra una insensibilidad más que manifiesta, ya que el grado de sacrificio que se esta pidiendo a la sociedad no merece ni una explicación a fondo por parte del jefe del ejecutivo.

 

Hace unos meses, Felipe Gonzalez exigía decir a los ciudadanos europeos que se estaba al borde del precipicio y lanzaba un consejo a quien quisiera escucharle: “Hay que decirle a los ciudadanos la verdad de lo que está pasado”. No parece el pensamiento de Gonzalez un gran pensamiento político, sino la reflexión de alguien sensible y que sabe de sobra que la Democracia tiene una serie de códigos que hay que respetar, siendo uno de ellos el hacer participes a los ciudadanos de los problemas que les afectan directamente, y la crisis es uno de ellos desde hace más de cuatro años.

 

Los ciudadanos somos algo mas que meros engranajes de la maquina del voto y merecemos que se nos cuente con todo detalle y en prime time el que, el quien, el como, el cuando, el donde y el porque de los sacrificios que nos imponen y que además con convenzan.

 

Esta de moda lo mudo y The Artist es un buen ejemplo, pero ello no debe servir a nadie para no hacer lo que demandan las más elementales reglas de la Democracia y entre las que se encuentran tener a los ciudadanos al corriente de lo que pasa y no ningunearlos o ignorarlos.

 

Carlos Díaz Güell es editor de Tendencias del Dinero e innovaspain.com, profesor de la UCM y consultor de comunicación empresarial