El famoso mono Naruto se queda, definitivamente, sin los derechos de autor de su selfie

Naruto en la cámara de David Slater
Publicidad

Su imagen llegó a cientos de móviles, en forma original, sin necesidad de añadirle nada más, pues ya era lo suficientemente llamativa y graciosa. Después vinieron los fotomontajes y los memes y Naruto ya era oficialmente famoso en todo el globo. Ahora sabemos que el mono que se hizo un selfie con la cámara del famoso fotógrafo naturalista David Slater, no puede ser propietario de los derechos de autor de su imagen, según ha dictaminado la justicia estadounidense.

El éxito del autorretrato viene de Indonesia, cuando fotógrafo se encontraba allí trabajando y el macaco le robó la cámara y comenzó a “disparar” sin reparos en su huida. La mayoría de las fotos eran inservibles, sin embargo, el ya internacional mono Naruto se fotografió a sí mismo en algunas ocasiones y estas instantáneas fueron rápidamente registradas por el fotógrafo británico registró los derechos de autor para obtener los correspondientes beneficios.

Comenzó la polémica. Por un lado, Wikipedia subió las fotografías a Wikipedia Commons, bajo la premisa de que fue el propio animal el que se tomó las fotos y, como no había jurisprudencia estadounidense sobre los derechos de autor de animales, estos selfies debían ser de dominio público. Esto no hizo mucha gracia a Slater, quién comenzó a tomar acciones legales al respecto.
Por otro lado, el grupo People for the Ethical Treatment of Animals (PETA), solicitó poder gestionar los beneficios que la foto de Naruto generara, representando así al mono y otorgándole los tan codiciados derechos de autor.

Por todos lados la polémica estaba servida. Slater argumenta lo difícil de la profesión, un trabajo del que no se valora el esfuerzo y las horas de dedicación y del que muy pocas fotografías dan beneficio. Wikipedia alegaba que al haber sido el mono el que se hiciera la foto es justo el macaco el que debe ser propietario de la misma, no el dueño de la foto, y PETA fue un paso más allá y demandó a Slater por querer sacar beneficio de una instantánea tomada por un animal.

Sea como sea, la justicia ha hablado y si ya la oficina de Copyright de Estados Unidos dictaminó, actualizando así sus políticas, que solo se podrían registrar derechos de autor en obras producidas por los seres humanos, ahora ha sido un propio juez federal de EEUU quien ha dictaminado que Naruto no puede ser, de ningún modo, propietario de los derechos de autor de su selfie.

Seguiremos Informando…

Publicidad
Publicidad

Salir de la versión móvil