La baronesa sin mesa

Publicidad

¿Qué editor está buscando el momento oportuno para comunicarle a su arrogante mujer que debe dejar de importunar con sus borderías y antojos a los redactores que trabajan en su medio o se verá en la obligación de ponerla “de patitas en la calle”?

Publicidad
Publicidad

Salir de la versión móvil