martes, 20 octubre, 2020

LA DIMISIÓN DE UN CONSEJERO DE CIUDADANOS DESATA LAS ALARMAS DE LA MOCIÓN DE CENSURA A AYUSO EN SU PEOR MOMENTO

 

Aguado maniobra para llegar a la presidencia de Madrid

La dimisión por sorpresa del consejero de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid, Alberto Reyero de Ciudadanos (Cs), ha sumado un problema más a la ya complicada situación que vive el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, en sus peores momentos tras verse obligada a acatar el confinamiento de Madrid y otros municipios impuesto por el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

En la diana por la gestión de la pandemia, Ayuso añade un conflicto más en su larga lista de problemas, pero éste puede desencadenar la madre de todos ellos, hasta dar oxígeno a la temida moción de censura, que con tanto ahínco se empeñan los socialistas en preparar, una vez se relaje la tensión de la crisis del Covid.

La dimisión del consejero naranja ha sido todo menos silenciosa, siguiendo la estela desarrollada en su paso por el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Reyero ya advirtió en pleno confinamiento de una posible ilegalidad llevada a cabo por el consejero popular de Sanidad, Enrique Núñez, cuando el primero se vio cuestionado por la gestión de las residencias en Madrid.

Su salida, momentos antes de que Madrid y otras diez localidades de la región fueran confinadas, supuso un contratiempo importante para Ayuso, que vio intensificada su falta de liderazgo y la tensión insalvable de los populares con los de Ciudadanos, capitaneados por un vicepresidente que va por libre y trabaja en un nuevo perfil que le de visibilidad para ser la persona de consenso de cara a una posible moción de censura. Si ésta prosperara, él sería el nuevo presidente de la Comunidad de Madrid.

El portazo de Reyero fue comunicado a Aguado, pero no a la presidenta de la Comunidad, que se enteró a la vez que los medios de comunicación. Tampoco su vicepresidente le informó de las intenciones del hasta ese momento titular de Políticas Sociales, lo que evidencia la tirantez en un Gobierno que tiene que gestionar la peor crisis conocida hasta ahora. Y, precisamente, la crisis del Covid fue la excusa para la salida del consejero, que se marchó disparando a la línea de flotación, deseando «suerte y acierto» a la presidenta, pero, a su vez, apelando a la «unidad de las instituciones como el camino más acertado para vencer al virus».

EL PERIODISTA ENRIQUE DE DIEGO TIENE A IGNACIO AGUADO EN LOS JUZGADOS POR FINANCIAICÓN DE CIUDADANOS.

Rosa Díez: Reyero es un experto en trasfuguismo y deslealtad

Reyero dimite de su cargo en el Gobierno, pero continuará en su escaño como diputado de la Asamblea de Madrid, donde siendo miembro del Ejecutivo ya se mostró partidario de la creación de una comisión de investigación para averiguar el porqué de la elevada tasa de mortalidad en las residencias de la región, azuzada esta intención por el bloque de izquierdas. Ahora, desde su escaño y sin responsabilidades de gestión, la bomba de relojería se instala en la Cámara regional, desde donde puede “maniobrar” a las órdenes de Aguado, según reconocen diputados regionales, recordando cómo se apuntó al transfuguismo en los momentos bajos de UPyD, donde militaba, para pasarse a Ciudadanos. Por lo que el miedo es real, y no está su decisión en manos de la Presidenta, ni de sus asesores y cercanos.

La propia Rosa Díez (fundadora de UPyD), aventuraba, en relación con su ex compañero de filas: “dentro de nada, en el grupo mixto o directamente en el Psoe”, decía en su cuenta de Tuiter. “Tiene experiencia en transfuguismo y deslealtad, así llegó a Cs, así le “compraron””. La moción de censura está cada vez más cerca”. Aguado, ya está mirando trajes. Eso sí, por internet.

¿Llegará antes la sangre al río de Aguado con el asunto de Enrique de Diego?

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.