domingo, 29 noviembre, 2020

EN EL PSOE ADMITEN QUE AL GURÚ DE SÁNCHEZ SE LE HA IDO LA MANO CON LA DIVISIÓN POLÍTICA Y SU CUIDADO A IGLESIAS

PSOE: Críticas a Redondo Producciones por anteponer marketing a liderazgo

El jefe de gabinete de Pedro Sánchez, Iván Redondo, vuelve a estar en el centro de la diana. En este caso, sectores del PSOE critican que al Gurú del presidente del Gobierno se le haya “ido la mano con la escenificación de la división política entre progresistas y ultraderecha y no haya logrado consolidar al presidente como líder en estos momentos tan críticos”, aseguran algunos pesos pesados del socialismo, sorprendidos con la deriva de inestabilidad instalada en torno a las decisiones sobre los confinamientos…

Tampoco los territorios del PSOE saben a qué atenerse más allá de las ruedas de prensa de Sánchez, Illa y Simón. Moncloa decidió transferir a las autonomías la gestión de la pandemia para evitar el desgaste político del Gobierno y el caos es extraordinario. A ello se suma la tensión social que estos días se vive en las calles. Desde Ferraz culpan a Redondo de los vaivenes del presidente y la acción del Ejecutivo y lamentan que “no esté a la altura de la visión de Estado que requiere enfrentar un reto de estas características”.

La influencia de Redondo sobre Sánchez siempre sobrevuela las decisiones del Ejecutivo y levanta las suspicacias tanto en el Gobierno como en el PSOE, pero, en esta ocasión, el temor a otro confinamiento domiciliario y sus consecuencias han encendido las alarmas entre los más críticos con el asesor áulico de Sánchez, al que atribuyen el caos administrativo derivado de la decisión de dejar a las comunidades la gestión de la pandemia. Asunto que preocupa especialmente en Europa donde no acaban de entender la gestión que se ha realizado, y la que está en marcha. Y, temen una respuesta del ala más dura del Parlamento europeo que sigue sin ver con buenos ojos a los comunistas en el Gobierno de España.

Visto como un paracaidista entre las filas socialistas (“Redondo no es un hombre de partido”) y del Gobierno, gana críticas internas, a la vez que acumula poder y asesores a su servicio, más de 200, premiados con una subida de sueldo a pesar de la crisis y los recortes que exigen a los ciudadanos. La última crítica, la decisión de “dejar a Ayuso salirse con la suya de confinar Madrid sólo en dos puentes”, una operación que achacan a la justificación para trasladar las consecuencias de la segunda ola del Covid a las comunidades autónomas y librar al presidente del desgaste político que ya sufrió en marzo. “Redondo juega tanto a la mercadotecnia que ha hecho de la política un escenario y de la estrategia una campaña de marketing, restando liderazgo al presidente, que sería quien tendría que poner orden en la incertidumbre a la que estamos sometidos”.

REDONDO TIENE ENFRENTE A UNA PARTE IMPORTANTE DEL GOBIERNO DE SÁNCHEZ QUE SE VEN NINGUNEADOS FRENTE A IGLESIAS.

La sensación es que Redondo ha bunkerizado a Sánchez de tal manera que sólo él tiene el control del jefe. Hasta el secretario general de la Presidencia, Félix Bolaños, una de las personas más cercanas al presidente, se ha visto relegado en favor del todopoderoso jefe de Gabinete. Ambos mantienen en la actualidad relaciones más que tensas, por la obsesión del “spin doctor” de controlarlo todo, incluida la estructura del Gobierno.

El malestar entre los dos se ha recrudecido por el protagonismo que Redondo otorga a Unidas Podemos y que es compartido por algunos ministros y cargos del PSOE. El último ejemplo, la presentación de los Presupuestos, donde Pablo Iglesias tuvo un papel “excesivamente protagonista gracias a Iván”, afirman en la sede socialista. Y es que sus críticos trazan una línea entre “cuidar la relación con el socio de Gobierno, y agradar permanentemente a Iglesias para que se apunte la porción social de las cuentas”.

El presidente y vicepresidente del Gobierno presentaron las cuentas públicas con todo tipo de fuegos artificiales, como gusta a Redondo Producciones (esta vez sin música clásica de fondo) y, efectivamente, como critican en Ferraz, fue Iglesias el encargado de explicar los números más sociales, para lo cual, se puso sus “mejores galas”: traje, corbata y moño… “Más allá de engrasar las relaciones con Unidas Podemos, Redondo cuida tanto a Iglesias que a veces nos hace un roto a la hora de diferenciar nuestro discurso programático. Se le nota su buena sintonía, excesiva, con el vicepresidente desde que éste le entrevistó en “La Tuerka”, en 2016”, señalan en las filas socialistas con la resignación que supone “premiar a los de Podemos por encima, muchas veces de los propios ministros del PSOE”. Tan es así que reprochan al jefe de Gabinete su influencia para que Sánchez priorice su interlocución con Iglesias sobre el de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, a la que ha mandado a la oscuridad mediática como a otros ministros que no son de su camarilla.

Y es que a Redondo no le gusta que le hagan sombra. Ni sol.

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.