martes, 1 diciembre, 2020

EN EL PLANO TÁCTICO SE COLOCA IONE BELARRA DE LA CONFIANZA IGLESIAS-MONTERO

La inmigración y el conflicto saharaui desatan más tensiones en el Gobierno

LA SITUACIÓN EL EL SAHARA ES UN TEMA MENOR PARA EL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ

Dos cuestiones vuelven a generar turbulencias en el seno del Ejecutivo de coalición por la divergencia de opiniones al respecto. Una de ellas corresponde a la inmigración, especialmente tras la nueva oleada de llegadas a las costas canarias. En ese sentido, la posición del sector vinculado a Unidas Podemos se muestra más maximalista que la del ámbito socialista.

Y es que el sector morado del Ejecutivo, capitaneado por Pablo Iglesias, mantiene una postura más favorable a la inmigración ilegal y choca de frente con las posturas mantenidas por Interior, a pesar de que el titular de la cartera, Fernando Grande Marlaska, no sea precisamente un ‘ultra’ de la mano dura en dicha cuestión.

El problema, según reconocen fuentes del Ejecutivo, reside en que Unidas Podemos se sitúa en una posición tan radical que, en comparación con la suya, el resto de posturas dentro del Consejo de Ministros “acaban siendo presentadas como si fueran las de Matteo Salvini”.

El ejemplo más claro de ese choque se sitúa en el nuevo Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) que el Gobierno quiere construir en Algeciras con un presupuesto de 21 millones de euros. Unidas Podemos ya se ha mostrado en contra del mismo, siguiendo su línea histórica de solicitar el cierre de todos los CIEs en los que se interna a inmigrantes en situación irregular.

Al frente de esta petición, en el plano táctico, se sitúa la secretaría de Estado para la Agenda 2030, Ione Belarra, aunque dentro y fuera del Gobierno nadie se engaña con que el choque está respaldado por el propio vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. Al fin y al cabo, Belarra es una persona de la máxima confianza del tándem Iglesias-Montero

Una buena parte de la trayectoria activista de Belarra antes de su incorporación a Podemos transcurrió en entidades como SOS Racismo y en la participación en campañas a favor del cierre de los CIEs.

La cuestión saharaui

Por otro lado, el inicio de las hostilidades en el Sahara Occidental, tras la ruptura del alto el fuego por parte del Frente Polisario también plantea otro problema en el seno del Ejecutivo, al tocar un tema ‘motor’ de la izquierda española.

Los sectores más extremos de la misma siempre han cultivado el gusto por la causa saharaui y el apoyo al Frente Polisario, en la práctica una prolongación de los intereses argelinos en la región. El paso por los campamentos de Tinduf estaba considerado como una peregrinación habitual en los ámbitos de la izquierda cercana a los restos del Muro de Berlín, hoy recompuesta en los círculos morados.

Sin embargo, el PSOE ha mantenido desde los años ochenta una posición más realista al respecto, en pro del entendimiento necesario con el reino marroquí. Algo que, históricamente, le ha valido duras críticas de los sectores predecesores de aquellos con los que ahora gobierna.

Por el momento, la situación en el Sahara es una preocupación menor en el seno del Gobierno ante otras cuestiones. Pero desde los entornos del sector morado no faltan quienes han empezado a movilizarse en las redes sociales tomando partido por el Polisario.

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.