lunes, 30 noviembre, 2020

PEDRO SÁNCHEZ RESPALDA LA DIPLOMACIA SUBTERRÁNEA DE LA MINISTRA DE EXTERIORES

Marruecos obtiene la desautorización del Gobierno a su vicepresidente Iglesias

ENFADO MONUMENTAL EN RABAT QUE APUNTA A UN LOBBY SAHARAUI EN BRUSELAS

Pablo Iglesias

La diplomacia subterránea está funcionando a pleno rendimiento para calmar al vecino del Sur, a causa de la actitud del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, que, tal y como señalábamos en prnoticias.com, ha causado un fuerte choque en el seno del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha decidido respaldar la acción de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, que estos días se ha visto obligada a hacer uso de los mecanismos de la llamada “diplomacia subterránea”, para rebajar el enfado de Rabat a causa de la actitud del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

Hace una semana, en este mismo medio, indicábamos que la postura de Podemos sobre la inmigración y el conflicto saharaui amenazaban con levantar un temporal en el seno del Gobierno. A lo largo de los días, lo que en principio hubiera podido ser un roce, se transformó en una crisis total que detonó el viernes, cuando la ministra de Defensa, Margarita Robles, tuvo que marcarle el territorio a Iglesias al implicarse, con agenda propia, en las líneas de actuación del Ejecutivo. Unas líneas que, según ciertas fuentes, fueron acordadas con el propio Sánchez.

La respuesta de Iglesias consistió en azuzar a su secretaria de Estado para la Agenda de 2030, Ione Belarra, persona de total confianza del tándem Iglesias-Montero, contra Margarita Robles, con acusaciones de gustar a la derecha mediática, y agitando los ataques contra la ministra desde sus terminales habituales.

La actitud de Iglesias añade más grados al hartazgo de una parte del Gobierno con el sector morado del mismo, especialmente del núcleo dependiente de la Vicepresidencia, que se ha convertido, según señalan, en una “célula al servicio de la marca personal y de los movimientos del secretario general de Unidas Podemos”.

Mientras tanto, la postura oficial y oficiosa del Gobierno y del PSOE se mantiene en la línea de templar los ánimos con Marruecos. El asalto al consulado marroquí de Valencia, obligó al Gobierno a aplicar paños fríos a la calentura de Rabat y distanció, por las circunstancias de la manifestación en la ciudad del Turia, su posición de los grupos pro saharauis.

Por otra parte, fuentes diplomáticas inciden en que Marruecos ha pasado de la sorpresa a la posición defensiva con respecto a Podemos e Iglesias y que así lo han hecho constar a la ministra de Exteriores. “Los intentos de acercamiento con el entorno del vicepresidente se han topado con un muro”, apuntan. La diplomacia marroquí, a pesar de mantener la imagen, ha decidido responder relegando a Iglesias y exigiendo trato únicamente con la “parte seria” del Ejecutivo.

Asimismo, las mismas fuentes indican que Rabat apunta a dos motivos por la actitud de Podemos sobre el Sahara: la tradicional simpatía de la extrema izquierda española por la causa del Polisario y la labor, según su versión, de un influyente lobby ‘pro saharaui’ que operaría en el entorno de Bruselas.

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.