viernes, 23 abril, 2021

DEBACLE EN MADRID LA PÉRDIDA DE IMAGEN SACA A Cs DEL MAPA

Las encuestas filtradas por Cs dejan ‘tocado’ el liderazgo de Inés Arrimadas

YA HAY APUESTAS EN EL PP DANDO PLAZO DE SALIDA A MUCHOS DE LOS Cs

AL ÚNICO DE Cs QUE NO QUIEREN EN EL PP ES AL ‘TRAIDOR’, ANGELITO GARRIDO

Los nervios en el cuartel general de la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas son un hecho. La estrategia de presentar a Ciudadanos como indispensable en Madrid y los esfuerzos de comunicación de Arrimadas, no han conseguido contrarrestar la pérdida de imagen. Mientras, los populares han abierto la veda.

No hay mal que por bien no venga parece ser la frase instaurada desde la semana pasada en el cuartel general del Partido Popular. Y es que la moción de censura intentada en Murcia para descabalgar al presidente de la Región, Fernando López Miras, apoyo constante de Pablo Casado y Teodoro García Egea, parece haber sido contrarrestada gracias al intenso trabajo del secretario general.

Una labor que, según advierten fuentes populares, obligó a García Egea a multiplicarse, ya que el embate de la pinza Cs-PSOE amenazaba precisamente su feudo y región natal, y, ¿cómo iba a consentir Teo que pasase esto?

El patinazo de Ciudadanos ha cerrado filas en el PP en torno a Casado, en momentos débiles tras las elecciones catalanas y la reaparición del fantasma de las confesiones de Luis Bárcenas. Además, ha servido para terminar de decidir a aquellos que no veían la necesidad de una confrontación con los restos del partido naranja, hoy profundamente dividido gracias a la errática gestión de Inés Arrimadas.

En ese sentido, Casado ha activado la ofensiva para empujar el débil liderazgo de Arrimadas en Cs. Los populares saben que tienen controlados a los principales núcleos fuertes del partido naranja en Andalucía (Juan Marín) y Castilla y León (Francisco Igea), así como en el Ayuntamiento de Madrid, donde Begoña Villacís, aunque no crítica en público, sigue empeñada en mantener la coalición con el PP. Desde esas posiciones, y con una contestación interna y externa cada vez mayor, Génova ha intensificado los contactos con miembros ‘criticos’ y ha lanzado sus dardos.

De hecho, los argumentarios populares han tenido buen cuidado en enfocar el fuego de las baterías sobre Arrimadas, personalizándolo, más que en Ciudadanos. La idea es presentar a la dirigente de Cs como una “traidora” a las esencias del partido y como una “muleta” de un Pedro Sánchez respaldado por la extrema izquierda y los separatistas, cuando no terroristas.

Arrimadas, por su parte, no está consiguiendo superar la ola a pesar de haberse volcado mediáticamente. La valoración objetiva de las entrevistas otorgadas por la líder naranja es negativa. Sus trackings internos arrojan un resultado desfavorable en percepción, y, a pesar de la filtración de encuestas propias de cara a las elecciones del 4-M con sesgo favorable a su partido, la realidad parece encaminarse hacia el desastre en la Comunidad de Madrid, donde Ignacio Aguado y sus consejeros han quedado descolgados del Gobierno. Un resultado como el aventurado por las encuestas, sería otro torpedo directo a la línea de flotación de Arrimadas.

La situación de Arrimadas se sostiene en torno a un núcleo situado en el Congreso, con Edmundo Bal al frente, y al control del aparataje del partido a nivel nacional. Otra cuestión distinta es en los ámbitos autonómicos, donde la autoridad de la presidenta, tras lo sucedido, se ha resentido, especialmente en aquellos núcleos donde se mantienen acuerdos de Gobierno y el liderazgo local y autonómico es fuerte.

Seguiremos Informando…

Pequeña reflexión del autor: ‘se irán todos, más pronto que tarde’. Pero, ¿dónde irán?

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.