ANÁLISIS

Las radios se preparan para la nueva temporada tras la caída generalizada

ONDA CERO FUE LA ÚNICA EMISORA CAPAZ DE SUMAR OYENTES

La última ola del EGM arrojó unos resultados que hicieron saltar las alarmas en la mayoría de las radios generalistas de nuestro país. De cara a septiembre, emisoras como la SER o COPE tendrán que reajustar sus hojas de ruta para reponerse de la espantada generalizada de oyentes.

Publicidad

La nueva temporada radiofónica arrancará en septiembre con su frenesí habitual. Aunque ahora pueda parecer lejano, las principales radios de nuestro país tienen la vista puesta en este momento con la intención de mejorar sus resultados de julio.

La última ola del Estudio General de Medios reflejó un batacazo generalizado del que sólo se libró Onda Cero, que fue la única emisora capaz de sumar oyentes. Todas las demás perdieron adeptos. Desde la SER, pasando por COPE, hasta RNE. Una situación que las obliga a remontar de cara a la tercera y última ola del EGM. Así pues, cabe preguntarse qué aspectos debe mejorar cada radio, cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles.

La SER, obligada a reponerse del batacazo

Empezando por orden, observamos cómo la SER perdió 226.000 oyentes respecto al mes de abril. Una caída sustancial que, sin embargo, no le privó de seguir siendo la emisora más escuchada de nuestro país. El descenso en audiencia se reflejó especialmente en programas como Hoy por hoy, que perdió 140.000 adeptos, o en La ventana, con 106.000 oyentes menos que en abril.

Hora 25 tampoco pudo sortear la caída generaliza de la SER. 73.000 personas dejaron de escuchar a Aimar Bretos en las noches informativas de la emisora de Prisa. Así, observando los datos llegamos a una conclusión. Si la emisora de Prisa quiere seguir siendo la más escuchada tendrá que potenciar sus espacios al máximo. Sin ir más lejos, la caída de Hoy por hoy puede dar alas a Herrera en COPE, que busca superar al prorama de Àngels Barceló.

Asimismo, tampoco debe descuidar las noches deportivas, pues después de liderar de nuevo en abril, El Larguero ha vuelto a sucumbir ante El Partidazo de Juanma Castaño. El espacio que presenta Manu Carreño en la SER no atraviesa su mejor momento y tras cerrar la temporada sin ser líder su permanencia podría estar de nuevo en entredicho.

COPE buscará mejorar para intentar de nuevo el ansiado ‘sorpasso’

Los malos resultados cosechados por la COPE han eclipsaso, en buena medida, la caída de la SER. Si la emisora de los obispos hubiera sido capaz de sumar oyentes habría puesto contra las cuerdas a su principal rival. No obstante, COPE perdió 66.000 adeptos, contagiándose quizá de la tónica general en este cierre de temporada.

De cara a septiembre, dos de sus principales referentes informativos tendrán que apretar para mejorar sus prestaciones. Y es que tanto Carlos Herrera como Ángel Expósito han registrado caídas en esta última ola del EGM. Mientras que Herrera ha perdido más de 100.000 oyentes, Expósito ha hecho lo propio en las noches con 178.000 adeptos menos que en abril.

Onda Cero quiere asentarse en los dos millones de oyentes

La de Atresmedia ha sido la única radio capaz de sumar oyentes al término del curso radiofónico. Concretamente, Onda Cero ha despedido la temporada con 138.000 nuevos adeptos. Además, ha conseguido situarse por encima de los dos millones de oyentes diarios, algo que no ocurría desde 2019. El objetivo de Onda Cero, por tanto, no es otro que mantenerse por encima de esta cifra.

Para lograrlo cuenta con dos importantes bazas. La principal es Carlos Alsina. El periodista madrileño ha sumado una nueva subida en este cierre de temporada, convirtiéndose en un referente informativo para más de un millón y medio de personas. Un nuevo resultado positivo en diciembre acercaría a Onda Cero a su objetivo. En este también juega un papel destacado Julia Otero. La gallega registró una nueva subida en las tardes, alcanzando su segundo mejor dato histórico.

RNE, ¿capaz de recuperar músculo?

La situación de la radio pública es harto compleja. En la última ola del EGM ha perdido 150.000 fieles, bajando así por primera vez del millón de oyentes diarios. La caída más significativa se produce en la matinal. Las mañanas de RNE se deja 111.000 oyentes respecto al mes de abril. Además, baja por primera vez de los 800.000 oyentes, situándose en 783.000 fieles.

 Sin embargo, desde la Corporación no tienen una hoja de ruta para revertir los problemas que acusa la radio pública. La crisis que sufre es fruto de las últimas decisiones que se han tomado en la cúpula de RTVE. Sin ir más lejos, la llegada de Pérez Tornero a la presidencia del ente público supuso la eliminación de la figura del director de RNE. Así las cosas, resulta complicado pensar en una mejora de cara a la nueva temporada.

Seguiremos Informando…

Publicidad
Publicidad

Salir de la versión móvil