Lunes, 14 Diciembre 2015 13:14

NeoEribulin presentado en el Simposio de Cáncer de Mama de San Antonio, EE. UU.

Escrito por

El subtipo molecular del cáncer de mama puede modificarse hacia otro de mejor pronóstico en un tipo determinado de tumor de mama gracias al tratamiento neoadyuvante (previo a la cirugía) con el fármaco eribulina, según conclusiones preliminares del estudio exploratorio SOLTI1007 NeoEribulin, desarrollado por el Grupo SOLTI y presentado durante el Simposio de Cáncer de Mama de San Antonio (Texas, Estados Unidos). Un 85,7 % de las pacientes que al diagnóstico presentaban un tumor luminal B y cambiaron de subtipo después del tratamiento, lo hicieron a luminal A. Aunque el cambio del subtipo molecular en el tumor de mama es una circunstancia que puede darse en el transcurso de la enfermedad, se trata de un hecho no muy frecuente. Conocer el subtipo molecular del tumor de mama podría aportar datos útiles en la toma de la decisión terapéutica. La técnica de caracterización molecular PAM50 ha permitido mejorar la definición de dos subtipos de tumores hormonosensibles: luminal A y luminal B. Los tumores luminal A son, en general, de buen pronóstico y suelen ser tratados con tratamiento hormonal, mientras que los tumores luminal B requieren, en la mayoría de casos, la administración de quimioterapia.El estudio SOLTI1007 NeoEribulin, promovido por SOLTI, contó con la participación de 27 centros de España, Portugal y Alemania, así como con la financiación de Eisai. Se trata de un ensayo farmacogenético exploratorio en el que se incluyeron pacientes con cáncer de mama sin sobreexpresión de HER2 en estadio I-II operable, las cuales recibieron eribulina en monoterapia como tratamiento neoadyuvante. El objetivo principal era identificar biomarcadores de respuesta a eribulina, un fármaco que inhibe la proliferación celular, y así dirigir el uso de este fármaco a la población que más se beneficie, evitando tratamientos innecesarios. La administración de fármacos en neoadyuvancia permite evaluar rápidamente su eficacia en enfermedad temprana, así como en subpoblaciones.

El estudio fue diseñado por el Dr. Javier Cortés, jefe de la Sección de Cáncer de Mama y Tumores Ginecológicos del Hospital Ramón y Cajal, quien ha estado involucrado en estudios clínicos clave para la aprobación y el posicionamiento de la eribulina en cáncer de mama metastásico, así como por el Dr. Aleix Prat, jefe del Departamento de Oncología Médica del Hospital Clínic y coordinador del Comité Científico de SOLTI. El Dr. Prat colabora con el grupo del Dr. Charles Perou, creador de la técnica PAM50, un test genético que permite clasificar el cáncer de mama a nivel biológico. En el estudio SOLTI1007 NeoEribulin se caracterizó el perfil de expresión genética del tumor de 173 pacientes, utilizando la prueba PAM50 en tres momentos del estudio: al inicio, durante el tratamiento con eribulina, y después de la cirugía. Los resultados presentados en el Simposio de Cáncer de Mama de San Antonio se basan en los datos de las 101 pacientes cuyos tumores eran luminales. En la actualidad se está llevando a cabo el análisis de los datos correspondientes a la cohorte triple negativo del estudio.

Según los resultados, “se ha observado un cambio significativo de subtipo molecular de laspacientes luminal B y se ha calculado que en un 85,7 % de estas pacientes en las que la patología ha cambiado, lo ha hecho a luminal A, subtipo que tiene un mejor pronóstico”, señalan los autores. “La combinación de eribulina con terapia endocrina parece estar garantizada, teniendo en cuenta que el tratamiento elegido para las pacientes luminal A es la hormonoterapia y el cambio de subtipo molecular que presentan las pacientes de acuerdo a los resultados del estudio”, han añadido. Por tanto, “desde un punto de vista biológico y de respuesta, las pacientes con enfermedad luminal B se podrían beneficiar más de la terapia con eribulina”, han concluido. La eribulina es un fármaco autorizado para su uso en España desde 2011, que está indicado para el tratamiento de pacientes con cáncer de mama localmente avanzado o metastásico con progresión de la enfermedad después de, al menos, un régimen de quimioterapia para la enfermedad avanzada (Fuente: AEMPS).