Miércoles, 05 Abril 2017 12:06

Los beneficios en la vida real son los objetivos centrales del tratamiento de los pacientes con EPOC y FPI

Escrito por

Durante el 22º Congreso Neumomadrid, celebrado del 29 al 31 de marzo, Boehringer Ingelheim ha hecho un simposio con la finalidad de discutir sobre cómo continuar mejorando la calidad de vida del paciente, en relación a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la fibrosis pulmonar idiopática (FPI). Como explica el Dr. Javier García Pérez, médico adjunto del Servicio de Neumología del Hospital Universitario de La Princesa de Madrid, “para mejorar el abordaje de la EPOC el tratamiento debe ser personalizado, según las características de cada paciente, y para ello también hay que efectuar una evaluación individualizada de sus síntomas y del riesgo de exacerbaciones que presenta cada caso”.

Aunque la EPOC es una enfermedad prevenible y tratable, la realidad es que en la actualidad su incidencia sigue siendo alta, y su morbimortalidad elevada. “Es fundamental reducir los síntomas porque, si los pacientes presentan importante disnea (ahogo) al hacer cualquier esfuerzo, adoptarán un estilo de vida más sedentario. Y sabemos que el nivel de actividad física es el mejor predictor de mortalidad en la EPOC; está claro que, a menor nivel de actividad física, menor supervivencia y mayores complicaciones”, apunta el experto. Puesto que incluso niveles bajos de ejercicio regular tienen un impacto positivo en la evolución de la EPOC, es muy importante mejorar este punto con ejercicios de rehabilitación y un tratamiento adecuado para reducir la sintomatología.

De este modo, actualmente hay muchos pacientes infratratados, ya que reciben un único broncodilatador, concretamente un anticolinérgico de acción prolongada (LAMA), pero éste en monoterapia no es suficiente para controlar los síntomas en estos casos. Sin embargo, la combinación de dosis fijas de un LAMA, como tiotropio, y un beta-adrenérgico de acción prolongada (LABA) como olodaterol, mejora la tolerancia al ejercicio y reduce la disnea. 

“Durante el congreso hemos resaltado el amplio programa de ensayos clínicos TOVITO®, con estudios fase III a gran escala, que incluye alrededor de 16.000 pacientes, tratados con la combinación a dosis fija de tiotropio y olodaterol mediante el dispositivo Respimat. Uno de estos estudios, con una duración de 52 semanas, demuestra cómo los pacientes mejoran tanto la función pulmonar como la calidad de vida de forma estadísticamente y clínicamente significativa. Además, en el análisis posterior de los datos del mencionado trabajo, podemos ver que los pacientes con EPOC en estadio GOLD 2 que no han recibido ningún tratamiento previo con LAMA o LABA, serían candidatos a recibir la combinación LAMA+LABA en primera línea, ya que son los que mejor responden a esta combinación. Esta pauta terapéutica resulta prometedora como una opción principal para tratar desde el inicio a estos pacientes”, detalla el Dr. García.

FPI: Eficacia tanto en vida real como en estudios

En lo referente a fibrosis pulmonar idiopática (FPI), durante el Congreso de Neumomadrid se ha hecho hincapié en cómo se está consiguiendo cambiar el pronóstico de esta patología pulmonar minoritaria gracias al uso de tratamientos como nintedanib, hasta hace poco carecía de tratamiento y presentaba un pronóstico de vida muy corto. Si en los ensayos clínicos pivotales con el tratamiento nintedanib ya demostró que lograba ralentizar la progresión de la enfermedad en un 50% en un amplio perfil de pacientes, en la actualidad, se revela el enlentecimiento de la caída de la capacidad vital forzada (CVF) tanto en los pacientes que continuaban el tratamiento, así como en los que iniciaban nintedanib, siendo similar a lo observado en los INPULSIS. Se mantiene la eficacia más de tres años, con una tolerabilidad y unos efectos adversos manejables, y sin objetivarse ningún efecto adverso nuevo.

De otro modo, se han resaltado los datos de seguridad de los que ya se dispone en la vida real, gracias a estudios desarrollados en Alemania, Reino Unido y Estados Unidos presentados en los últimos Congresos internacionales ATS (American Thoracic Society) y ERS (European Respiratory Society), en los que “se está viendo que se cumplen los niveles de seguridad y eficacia observado en los ensayos clínicos”, afirma la Dra. María Asunción Nieto, adjunto del Servicio de Neumología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. Para el director médico de Boehringer Ingelheim España, Dr. Holger Gellermann, “es fundamental que los resultados que obtenemos en los estudios clínicos se repliquen en la vida diaria de los pacientes, ya que es en este momento cuando se corrobora el beneficio real que éstos obtienen, tanto en el retraso de la evolución de su patología, como en la mejora de su calidad de vida”.