rss Canal spreaker Canal Ivoox Canal_Itunes Linkedin Google+ Youtube Facebook Twitter

Lo que bien empieza, mal acaba

Lo que bien empieza, mal acaba - 5.0 out of 5 based on 4 votes
Sanchez Luena Sanchez Luena

“Esto empieza bien” (Pedro Sánchez)

Esas han sido las primeras palabras de Sánchez tras las reuniones iniciales con cuatro formaciones políticas que no suman diputados para organizar una partida de póker. "Que no se le pongan fechas a aquél que ha desbloqueado esta situación", ha exigido a continuación como si él hubiera desbloqueado algo y no fuera otro zombi más al que, debido a la manifiesta irresponsabilidad, ostensible pasividad y notoria incompetencia del zombi Rajoy y su gueto de corruptos, le hubiera encargado el Rey la formación de Gobierno (que no la “formulación” como aseveró el erudito a la violeta) en un vano intento por salir de la parálisis en la que se encuentra sumido el país, como si su deseo tuviera una fuerza retroactiva capaz de modificar el resultado electoral que le condena al fracaso de antemano.

Pocos analistas han parecido enterarse de lo que realmente aconteció en el comité federal del pasado sábado, donde a Sánchez, tras aclararle que allí el poder está diluido y que lo del líder único es una alucinación suya, le dieron con las tablas de los mandamientos de la ley socialista en toda la cabeza y le impusieron limitaciones a su ambición personal. Reglas que impiden pueda encamarse con los secesionistas y hacen inviable un acuerdo con Podemos en los términos que, por ahora, plantean los bolivarianos. Así que por más que quiera zanjar sus diferencias con los barones llamando a la militancia a un desesperado rescate de sus aspiraciones personales, todo parece indicar que la presidencia se quedará en deseo. Que el soñador que debió dimitir la mismísima noche electoral tras cosechar los peores resultados de la historia, aspire a formar un “gobierno de progreso” con unos leninistas que lo único que desean es la desintegración del partido socialista, mientras plantean un modelo de Estado de inspiración soviética que no tiene nada que ver con el que el socialismo defiende, deja al desnudo la personalidad de quien entiende el PSOE como un usufructo que utiliza en provecho propio y contra los intereses del propio partido. Por otra parte, refugiado en su propia estupidez, ha decidido abrazar el ridículo al hacer oídos sordos a un constante ninguneo de mal estilo, pero de gran capacidad especulativa, al que le someten los abyectos populistas manipuladores de conciencias, que, mostrando de manera explícita cuáles son sus verdaderas intenciones, trabajan en pinza con esos populares convertidos en un cortejo de fantasmas y cadáveres de un partido en proceso de constante deterioro.

Claro, que tampoco el resto del PSOE es un ejemplo de lucidez y honestidad. Lo de Carmen Chacón, reprochando a “chivato acusica” Margallo tras lanzar éste una apocalíptica predicción de futuro cargada de malas intenciones, afirmando que todos los miembros del Congreso están contra el terrorismo, establece un nuevo record mundial de ingenuidad o de cara dura (según prefieran) que tardará décadas en superarse. Lo dirá por los que se negaron a firmar el tratado antiyihadista o por los miembros de Bildu...

Pinky y Cerebro 2.0

Hace un par de décadas que, con dos personajes salidos de Animaniacs, Spielberg produjo una serie en la que dos ratones de laboratorio alterados genéticamente, Pinky y Cerebro, vivían en los laboratorios Acme. Cerebro era un intelectual dueño de un cabezón descomunal que vivía obsesionado con la idea de tratar de conquistar el mundo. Para tal empresa tenía en Pinky un ineficaz colaborador, con el que no cejaba de intentarlo a pesar de su más que demostrada ausencia de lucidez. El largo Pinky, aunque se sabía despreciado por Cerebro, ponía su destino y su ambición en manos del compañero razonador e inteligente al que siempre pregunta: ¿Qué vamos a hacer esta noche?, a lo que el cabezón le respondía: Lo mismo que hacemos todas las noches, Pinky, ¡Tratar de conquistar el mundo!

Pues ahora, cambien ustedes los laboratorios Acme por Ferráz, el mundo por la presidencia del gobierno y a Pinky y Cerebro por Sánchez y Luena. Nos esperan emocionantes capítulos cargados de risas.

Antonio de La Española

newsletter

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

* indicates required

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de cookies. Acepto las cookies de este sitio.Acepto