Jueves, 14 Julio 2016 09:13

La promesa de entrar en beneficios de Barriocanal, clave en la política de no fichajes de la COPE Destacado

Escrito por
Fernando Giménez Barriocanal, presdidente del Grupo COPE

El terremoto radiofónico del pasado verano llegaba con el más que confirmado fichaje de Carlos Herrera por Cadena COPE. Lo mismo ha ocurrido en el presente, pero en esta ocasión ha sido José Ramón de la Morena el que ha dejado Cadena SER para poner rumbo a Onda Cero. Fichajes galácticos y millonarios que en el caso de la COPE pueden tener consecuencias también de cara a la próxima temporada y es que todo a apunta a que la emisora va a renunciar al mercado de fichajes este verano. Continuidad y a lo sumo movimientos internos –el último el de Juanma Castaño en sus noches deportivas- son las premisas marcadas por la dirección.

La decisión tendría su núcleo central en la promesa realizada por el presidente del Grupo COPE, Fernando Giménez Barriocanal, de entrar en beneficios a cierre del presente ejercicio después de muchos años en pérdidas. De hecho, en 2015 el Grupo de emisoras se dejó 1,8 millones de euros acumulando en el último lustro un desequilibrio de más de 23 millones de euros. Pero Barriocanal fue rotundo en la última Junta de Accionistas celebrada en junio: “las pérdidas han acabado”. El presidente del Grupo COPE resaltaba entonces el papel de Carlos Herrera. Desde la llegada del locutor en septiembre su principal emisora ha vivido un subidón de sus ingresos publicitarios y un crecimiento espectacular de sus oyentes que han situado a Cadena COPE como la segunda generalista más escuchada en España.

Fernando Giménez Barriocanal se comprometía ante los accionistas a dejar atrás los números rojos y para ello la contención de gastos resulta fundamental. Esta es la primera diferencia respecto a los cursos anteriores. No nos olvidemos que desde 2010 y en plena crisis -menos aguda en las emisoras de Radio que en otros soportes- Cadena COPE ha realizado desembolsos económicos de postín con el fichaje del reconocido y numeroso equipo de Deportes liderado por Paco González hasta la millonaria y galáctica llegada de Herrera en la presente temporada.

Es cierto que nadie pone en duda la capacidad de Carlos Herrera para generar un destacado retorno económico en la emisora, pero su alta ficha y los sueldos del equipo de González se comen la mayor parte de los ingresos de la COPE. Es por ello que este verano la premisa es no entrar en la batalla que libran Cadena SER y Onda Cero en el mercado de fichajes en el ámbito deportivo. El desembarco de José Ramón de la Morena en Onda Cero con El Transistor y el fichaje de Manu Carreño para El Larguero de Cadena SER han provocado un aluvión de movimientos de redactores y colaboradores en el que COPE no tiene previsto, a priori, entrar. El equipo es muy competitivo y salvo la incorporación de algún comentarista la plantilla está prácticamente cerrada.

La política de no fichajes, posible justificación del movimiento de Juanma Castaño 

Esta línea marcada por los despachos nobles de la emisora de la calle Alfonso XI justificaría en parte la llegada de Juanma Castaño a las noches deportivas de Cadena COPE con un espacio del que sólo falta conocer el nombre. Ante los movimientos de la competencia –De la Morena y Carreño- la emisora necesitaba un revulsivo en sus noches y para ello nadie mejor que alguien de la casa con poder mediático y televisivo como el presentador asturiano.

Además, esto evitaba la realización de fichajes galácticos, porque de haber sido así la promesa de Fernando Giménez Barriocanal de entrar en beneficios no podría cumplirse de ninguna de las maneras. Toca tirar de lo que tienen y confiar en la continuidad de la parrilla y de los principales rostros de una parrilla que con Carlos Herrera a la cabeza apenas vivirá modificaciones el próximo curso. Las cuentas así lo piden y sólo el Estudio General de Medios (EGM) de diciembre tendrá la respuesta sobre si la decisión es acertada o no.

Seguiremos Informando...