Lunes, 30 Enero 2017 17:08

La plantilla de la SER anticipa una ‘larga conflictividad social’ si se ejecutan despidos Destacado

Escrito por

La situación no es fácil en la Cadena SER ni en ninguna de las emisoras de Prisa Radio. Como adelantamos en prnoticias hace casi un mes la empresa preparaba una segregación de trabajadores para lo cual ya ha ejecutado la orden de trasladar de empresa a cerca de 150 empleados. Esto se suma a la confirmación de la dirección de realizar nuevos ajustes de plantilla este año. No obstante, entre los profesionales de la SER advierten que no se quedarán de brazos cruzados y amenazan con movilizaciones totales para combatir esta nueva oleada de recortes.

La voz de alarma la dio el Comité de Empresa de Cadena SER que confirmaba en diciembre la intención de la empresa de traspasar determinadas áreas de Prisa Radio a las empresas Prisa Servicios (PGS) y Prisa Tecnología. Un mes después el proyecto se ha confirmado con el anuncio de la lista de los 150 empleados (buena parte de la SER) de Prisa Radio que cambiarán de empresa a contar del 1 de febrero. En estos momentos la SER tiene unos 1.100 empleados en plantilla.

La segregación de empresas es vista como una estrategia de la empresa para dividir la compañía y restar derechos laborales a los afectados. Los cambios de empresa afectarán a trabajadores administrativos y servicios generales, pero no a técnicos y periodistas. Este anuncio se suma a la confirmación de la empresa de que también serán necesarios despidos en 2017, a pesar de que las cuentas de 2016 arrojaron beneficios, “mucho menores de lo esperado” según la dirección.

Estos anuncios han sido un jarro de agua fría para una compañía acostumbrada históricamente a buenos resultados económicos. De hecho, en la plantilla existía a finales del año pasado la sensación de que las cosas mejoraban y de que quizás era el momento de que se devolviesen los recortes y esfuerzos realizados durante la crisis. Muchos miran ahora con sana envidia la situación de COPE, donde desde el año pasado se ha comenzado a subir paulatinamente el salario –un 1,5%- para compensar los recortes de años anteriores.

En marzo de 2014 la Cadena SER amenazó con un nuevo ERE de 300 despidos –después de despedir a 258 personas en 2011- que finalmente no se concretó a cambio de que se aprobara el recorte de salarios de entre el 3% y el 7% para los sueldos que iban desde los 20.000 euros anuales. El recorte se hizo por tramos y con el compromiso de que el dinero se reintegraría a los trabajadores cuando la emisora comenzara a mejorar sus cuentas. En 2015 fue el último año de los despidos masivos con la salida de veinte profesionales históricos, la mitad en Madrid y delegaciones regionales.

Precisamente ese mismo 2015 la empresa registró los mejores resultados desde que comenzase la crisis en 2007. La SER ganó 21,7 millones de euros según sus datos enviados al Registro Mercantil, superando de largo los 739.000 euros que había perdido un año antes. Pero a pesar de estos datos, las condiciones laborales de la plantilla no han mejorado, al contrario, ahora se anuncian nuevos recortes. Es por ello que los representantes de los trabajadores de la Cadena SER ya han advertido que utilizarán todas las armas legales para impedir estos anunciados despidos que aún no han sido concretados.

También han dicho públicamente que la empresa se expone a una larga etapa de conflictividad social. Una opinión compartida por buena parte de la plantilla, que no está dispuesta a enfrentar nuevos procesos de despidos, sin más justificación que unos beneficios que no han estado en la línea de lo esperado. De hecho, muchos están dispuestos a repetir las manifestaciones que finalmente frenaron en 2014 el ERE que pensaba hacer la compañía, lo que incluyó protestas, paros parciales y ruido mediático.

Mientras, la dirección no mueve ficha y mantiene el silencio respecto de los despidos. De hecho, el propio Juan Luis Cebrián Presidente del Grupo Prisa y por extensión de Prisa Radio dijo públicamente desconocer estas salidas y planes de ajustes. La propia compañía se niega hacer comentarios con medios de Comunicación, pese a que han hecho pública de manera interna la lista de los empleados que serán trasladados de empresa y que han confirmado al Comité de Empresa que serán necesarios más despidos.

Seguiremos Informando...