rss Canal spreaker Canal Ivoox Canal_Itunes Instagram Linkedin Youtube Facebook Twitter

Día Mundial del Asma: 10 recomendaciones para controlar esta patología

redes sociales Comparte en Twiter Comparte en Facebook Comparte en Google+ Comparte en Whatsapp Comparte en Men&aecute;ame Sigue nuestro feed
Destacado Día Mundial del Asma: 10 recomendaciones para controlar esta patología

Cada 7 de mayo el sector de la salud celebra el Día Mundial del Asma, fecha organizada por la Iniciativa Global para el Asma (GINA, por sus siglas en inglés), que busca otorgar al paciente la información necesaria sobre la patología que padece y las herramientas para tenerla bajo control para que así pueda llevar una vida sin limitaciones.

El lema utilizado por GINA desde el 2008 hasta la actualidad ha sido “Puedes Controlar tu Asma (You can control your asthma)”, el cual pretende motivar a las personas afectadas a tomar el control de su enfermedad. Sin embargo, la entidad mencionada ha optado por promover este año la palabra ‘STOP’, con el objetivo de hacer un llamado internacional para detener el asma. Cada letra de la palabra publicitada representa una clave para saber cómo se podría parar, o en dado caso, controlar la patología en cuestión.

Síntomas a evaluar.

Testar la respuesta de prueba, es decir, aquella que se obtiene con las medidas ambientales y la medicación.

Observar y evaluar

Proceder a ajustar el tratamiento

El asma, una problemática mundial

Datos publicados por la Sociedad Española de Neurología y Cirugía Torácica (SEPAR) indican que la prevalencia del asma ha aumentado entre un 8% y un 10% en los países industrializados durante los últimos 10 años. En España, se registra un total de 3 millones de asmáticos, situación que alerta a los expertos en salud debido a que esta patología respiratoria afecta cada vez más a una parte considerable de la población.

Una experta en medicina del laboratorio Cinfa, la Dra. Alicia López de Ocáriz, ha explicado que “el asma es una enfermedad crónica que se produce cuando la exposición a ciertas sustancias o determinadas circunstancias inflaman los bronquios. Estos se estrechan y pueden llegar a obstruirse, lo que puede provocar problemas para respirar que, en ocasiones, suponen un gran riesgo vital para el afectado”.

Otros de los síntomas mencionados por la experta son la tos, los pitos o silbidos en el pecho al respirar y la secreción de un moco espeso, que normalmente es difícil de expulsar. De igual modo, puede asociarse a rinitis y sensación de dolor u opresión en el pecho.

Factores que influyen en la aparición del asma

Un consenso realizado dentro de la comunidad científica ha revelado los factores que dan pie a la aparición del asma en una persona, siendo la contaminación ambiental una de las principales causas de esta enfermedad, además de también agravarla. Otros desencadenantes suelen ser el tabaco, los alérgenos, el reflujo gastroesofágico y las infecciones respiratorias como el resfriado o la gripe.

A pesar de que los profesionales de la salud sostienen que el asma es una de las patologías que aún no registra cura alguna por múltiples razones, lo cierto es que puede controlarse en pro de la calidad de vida del paciente. Es por esto, que el laboratorio Cinfa ha dado a conocer una lista de recomendaciones para que un individuo logre controlar el asma. Dicha lista es la siguiente:

10 consejos para controlar el asma

1. Tomar todos los días la medicación, incluso aunque no se sufra aún los síntomas. Para lograr controlar el asma y disfrutar de una buena calidad de vida, es muy importante tomar la medicación que el médico haya prescrito en la dosis, frecuencia y duración indicadas.

2. Aprender a usar bien el inhalador. Siempre se debe abrir el dispositivo, prepararlo (agitarlo, rotarlo o cargarlo), vaciar los pulmones de aire, bloquear la respiración, colocar el orificio del inhalador en la boca, inhalar a fondo, contener la respiración de cinco a diez segundos y volver a respirar con normalidad. En el caso de los bebés o niños pequeños, existen cámaras de inhalación para facilitar que lleven a cabo adecuadamente este proceso. Por último, si el medicamento contiene corticoide, enjuágate la boca al terminar.

3. Nunca abandonar el tratamiento por voluntad propia. Se recomienda preguntar al médico cualquier duda que se pueda tener sobre cómo seguirlo o los posibles temores ante efectos secundarios, pero nunca se debe dejar de tomar la medicación por iniciativa propia.

4. Consulta siempre a tu médico antes tomar nuevos fármacos. Nunca te automediques e informa a tu médico de nuevas prescripciones que otros especialistas hayan podido indicarte. En todo caso, comunica siempre a tu farmacéutico, dentista y médicos tu condición de persona asmática para evitar interacciones con otros medicamentos.

5. Aprende a reconocer y actuar en las crisis. Pide a tu médico que te enseñe a detectar los síntomas de empeoramiento -para lo que, a veces, puede ser necesario un medidor de flujo espiratorio- y elabora con él un plan de acción escrito, que te indique con exactitud cómo debes reaccionar en caso de crisis grave (aumentar la dosis de medicamento, tomar otro nuevo o acudir a Urgencias). Conocer bien las pautas de actuación puede llegar a salvarte la vida.

6. Realiza ejercicios respiratorios habitualmente. Aprende y practica de manera regular ejercicios de fisioterapia, porque te ayudarán a controlar la respiración y la ansiedad cuando llegue una crisis. Si esta se produce, toma la medicación, busca una postura cómoda -generalmente, sentado con los brazos apoyados en una mesa o barandilla-, relájate, saca el aire con los labios fruncidos y respira sin ansiedad, sirviéndote del abdomen.

7. No fumes y aléjate de los ambientes con humo. El tabaco es el principal desencadenante del asma, porque incrementa la inflamación bronquial. Por lo tanto, no fumes y tampoco permitas que lo hagan junto a ti.

8. Evita los alérgenos que más te afecten. Además del tabaco, debes mantener tu entorno libre de todas las sustancias que pueden empeorar tu asma, como pólenes, polvo, ácaros, hongos o el pelo de los animales. Recuerda también que alrededor del 10% de los adultos asmáticos son intolerantes a la aspirina y a los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) como el ibuprofeno, por lo que deberás tener especial precaución con estos fármacos.

9. Sí al deporte, pero con precaución. Realiza ejercicios de calentamiento y aclimatación antes de comenzar a practicar cualquier actividad física e incrementa poco a poco la intensidad del entrenamiento, con el fin de preparar las vías aéreas para el esfuerzo. No olvides que los deportes en ambientes húmedos, como la natación, o en salas cerradas, están más indicados para los asmáticos.

10. Llévate el sentido común cuando viajes. Siempre que el asma esté bien controlada y sea estable, una persona asmática puede viajar como cualquier otra, pero ha de llevar siempre consigo sus medicamentos habituales, el plan de acción por escrito que ha elaborado con su médico y los fármacos que pueda necesitar en caso de empeoramiento o crisis.

Seguiremos Informando...

 

Modificado por última vez: Martes, 07 Mayo 2019 10:15

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de cookies. Acepto las cookies de este sitio.Acepto