rss Canal spreaker Canal Ivoox Canal_Itunes Instagram Linkedin Youtube Facebook Twitter

II Jornada de Unidades de Hospitalización breve de psiquiatría

redes sociales Comparte en Twiter Comparte en Facebook Comparte en Google+ Comparte en Whatsapp Comparte en Men&aecute;ame Sigue nuestro feed
Unidades de Hospitalización Unidades de Hospitalización

En contra del estigma de involuntariedad asociado a las Unidades de Hospitalización breve, la mayoría de los ingresos en estas unidades se hacen de “manera voluntaria” y tienen una duración media de entre 12 y 20 días, esta ha sido una de las conclusiones en la II Jornada de Unidades de Hospitalización breve de psiquiatría, organizada con el apoyo de la Alianza Otsuka-Lundbeck, ha reunido a más de 200 especialistas de las unidades de agudos.

Durante el encuentro, celebrado este viernes en el Auditorio de la Pedrera en Barcelona, los asistentes han analizado y compartido sus experiencias, destacando la importancia de manejar adecuadamente la fase aguda para estabilizar la patología en un futuro.

Para el Dr. José Martínez Raga, psiquiatra y profesor asociado del Hospital Universitario Doctor Peset de Valencia; “Existe el estigma de que el paciente que ingresa en estas unidades está continuamente en estado psicótico, pero según mi experiencia el 75% de los ingresos son voluntarios, por lo que la comunicación con el paciente es fundamental para la evolución de la patología y su seguimiento posterior”.

Además, la totalidad de los pacientes que son ingresados de manera involuntaria, una vez mejoran de su patología, aceptan voluntariamente el ingreso y entienden y agradecen las medidas sanitarias previamente realizadas.

En esta dirección, explicar adecuadamente las decisiones respecto al tratamiento y compartir las distintas opciones de tratamiento y tomar las decisiones de forma conjunta, puede mejorar la alianza terapéutica con pacientes y familiares, mejorando directa e indirectamente los resultados del mismo. No obstante, la comunicación no será igual en todos los casos y variará en función del tipo de paciente y su patología.

Roberto Rodríguez-Jiménez,  Jefe de Sección de la Unidad de la Hospitalización de Psiquiatría en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid señala: “Es necesario potenciar la comunicación en las unidades de agudos tanto con el propio paciente (y con su familia en los casos que lo requieran), así como con otros dispositivos asistenciales (hospitales de día, centros de salud mental, etc.) imprescindibles para una adecuada continuidad de cuidados en el ámbito ambulatorio, especialmente de los pacientes con patologías graves. Este foro nos permite compartir nuestras experiencias de éxito y poder mejorar el abordaje del paciente, de su núcleo primario de apoyo, y la coordinación con otros dispositivos asistenciales”.

En el simposio se ha profundizado en tres perfiles concretos: el paciente que presenta un primer brote psicótico, el que sufre problemas de adherencia al tratamiento y los casos de patología dual, con una mayor complejidad. En referencia al primero, destacar que los primeros síntomas en los trastornos psicóticos comienzan de manera habitual en la infancia o adolescencia entre los 15 y 30 años, por lo que un adecuado acercamiento inicial al paciente es especialmente importante de cara a su evolución futura.

Concretamente, los datos disponibles demuestran que una intervención temprana mejora el pronóstico clínico y funcional y es más eficiente en términos económicos. A pesar de la priorización de la prevención de recaídas como objetivo de tratamiento, la tasa de recaídas en los pacientes con un primer episodio es muy alta y varía según los estudios, llegando hasta el 80% de los pacientes en los primeros 5 años de tratamiento.

En cuanto a la adherencia al tratamiento psicótico, los pacientes que toman antipsicóticos orales para la esquizofrenia tienen una tasa de adherencia estimada de menos del 60% por lo que la tasa de abandono del tratamiento es muy alta, con un alto riesgo de recaídas y el grave deterioro personal, socio-familiar y académico-laboral consecuente. Por este motivo, los estudios apuntan que involucrar al paciente y a su familia en el tratamiento, mediante una adecuada comunicación y una fuerte alianza terapéutica, mejorará la adherencia del paciente, que entenderá mejor su enfermedad y presentará una actitud más positiva respecto al tratamiento. 

En los casos de patología dual, el tratamiento psicótico debe abordarse de manera específica y en paralelo a su problema adictivo. Cabe destacar, que casi la mitad de los pacientes con esquizofrenia presentan un diagnóstico de dependencia a sustancias psicoactivas a lo largo de su vida.

La importancia de esta elevada comorbilidad radica en los peores resultados pronósticos de los pacientes que presentan ambos trastornos y dificulta el tratamiento de estas personas porque las sustancias utilizadas pueden agravar la psicosis o interferir con los efectos farmacológicos o psicológicos del tratamiento.

Por ello, los expertos han puesto de relieve que el abordaje terapéutico del trastorno mental y el del trastorno adictivo han de ser simultáneos y se han de realizar por el mismo equipo terapéutico para asegurar una mayor adherencia.

Modificado por última vez: Lunes, 23 Octubre 2017 10:03
newsletter

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

* indicates required

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de cookies. Acepto las cookies de este sitio.Acepto