rss Canal spreaker Canal Ivoox Canal_Itunes Instagram Linkedin Youtube Facebook Twitter

Julio Ariza, Román Cendoya, Albert Rivera, Libertas y la trama Gürtel

Julio Ariza, Román Cendoya, Albert Rivera, Libertas y la trama Gürtel - 5.0 out of 5 based on 2 votes
Destacado Albert Rivera Ariza Gurtel Albert Rivera Ariza Gurtel

Enrique de Diego.- Albert Rivera ha reconocido, en declaraciones a El Plural, que fue un error la operación Libertas-Ciudadanos, en las elecciones europeas de 2009, pero lo ha hecho con el cinismo de la vieja política introduciendo dos groseras manipulaciones: que se trató de un pacto y que es un hecho del pasado. Libertas no era un partido; Libertas era simple y llanamente el multimillonario irlándes, Declan Ganley, como financiador de una operación paneuropea. Albert Rivera no entró en una coalición, sino que Ciudadanos fue la franquicia en España de Libertas, a cambio de financiación, que iba a ser abundante, como el propio Rivera adujo como principal motivo. Cierto que Albert Rivera y Ciudadanos se encontraban en una situación desesperada, pero el hecho es que Rivera y Ciudadanos se vendieron al mejor postor y eso no dice nada bueno de un político. En cuanto a que la financiación fue legal, lo que debe hacer Albert Rivera es hacer públicas las cuentas. La sospecha es legítima.

Libertas-Ciudadanos se presentaba con unas ideas bien precisas que no son las que ahora propugna Albert Rivera. Tenía un alto contenido euroescéptico, de hecho Declan Ganley se presentaba como quien había conseguido el no de Irlanda al referéndum sobre el Tratado de Lisboa. Y una clara posición a favor del derecho a la vida, contra el aborto, que se manifestaba claramente con la presencia en el puesto seis de la lista del prestigioso psiquiatra Jesús Poveda, líder del Movimiento Pro-Vida en España y organizador de las sentadas ante la Clínica Dator. Ahora, Ciudadanos considera que la Unión Europea es la panacea y se presenta como un euroentusiasta y tiene una postura favorable al aborto. ¿Ha habido una evolución ideológica? Necesita explicarlo. Porque, en otro caso, estamos ante un simple oportunista que responde bastante bien a lo de Groucho Marx: Rivera tiene unos principios, pero bien puede cambiarlos. En este caso, por otros completamente distintos, en las antípodas. De hecho, Ciudadanos es un partido que en sus Estatutos se define como de centroizquierda, ahora se postula de centro y, en ocasiones, se sitúa la derecha. Demasiados vaivenes.

Lo que sí hace Albert Rivera es, por un lado, fichar a Miguel Durán, con la mediación de Julio Ariza, pero por propia iniciativa y pactar con dos partidos: Unión del Pueblo Salmantino y el Partido Socialdemócrata, de José Luis Balbás, que surge como la exaltación máxima del transfuguismo del “tamayazo”. El número tres de la lista, Francisco García Ortuño, es de ese Partido Socialdemócrata y José Luis Balbás asiste a la presentación de la candidatura. ¿Qué credibilidad va a tener Albert Rivera en todo lo relativo al transfuguismo?

De hecho, Libertas-Ciudadanos fue lo más parecido a una sucursal de la trama Gürtel. El secretario de Comunicación de la candidatura era el periodista Román Cendoya, amigo íntimo de Francisco Correa. José Luis Peñas el exconcejal de Majadahonda que denunció la trama Gürtel con grabaciones, sitúa a Román Cendoya como el ‘topo’ de Correa para transmitirle lo que se dice él y los movimientos internos del PP. Una de las grabaciones es una conversación con Francisco Correa y Román Cendoya en la Calle Serrano 40, sede de Gürtel. De hecho, en la contabilidad de la trama figura un pago de 12.000 euros a Román Cendoya y también el regalo de entradas para el Máster de Tenis. Cendoya protagonizó un reportaje-entrevista delirante a Francisco Correa en la cárcel, que fue profusamente difundido por los medios de Intereconomía, en el que le situaba como víctima. Cendoya afirmaba que se habían “violado los derechos” de Correa y que con él se había cometido una injusticia por la que “España le va a tener que reparar”. Cendoya también fue el responsable de prensa de abogado y exfiscal, Ignacio Peláez, en su candidatura a la presidencia del Colegio de Abogados. Ignacio Peláez es quien presenta la querella contra Baltasar Garzón pidiendo amparo al Tribunal Supremo “en defensa del libre ejercicio de la abogacía” y con la finalidad de apartar al juez Garzón de la investigación. Cosa que se consiguió con la colaboración de Julio Ariza e Intereconomía. Andando el tiempo, hete aquí que Miguel Durán es el abogado de Pablo Crespo, el número dos de la trama. Y Julio Ariza ha tenido entre sus más estrechos colaboradores a Álvaro Pérez, alias “el Bigotes”, de Orange Market, la trama valenciana de Gürtel.

Es posible que Albert Rivera no conociera nada de las relaciones de Francisco Correa con Román Cendoya, pero sí conocía a la fuerza, por la notoriedad del tamayazo, la relación de José Luis Balbás con el mayor escándalo de transfuguismo, con un trasfondo de hedor insoportable a intereses urbanísticos. Así que Albert Rivera tiene responsabilidad in eligendo e in vigilando. Rivera no es ningún ingenuo. Ha demostrado ser muy capaz en el darwinismo político. Ha fagocitado, por ejemplo, a UPyD, que era un partido más serio, más autónomo y que luchaba contra la corrupción; ha hundido a Rosa Díez. No ha combatido, de hecho, la corrupción para recibir el apoyo de la Banca. También ha traicionado a sus aliados en las últimas europeas, la coalición de partidos localistas independientes, CAPI-Tercera Vía y lo ha hecho, precisamente, con la ayuda de una persona que ya estaba en la lista Libertas-Ciudadanos. Rivera sabía en lo que se metía al dejarse comprar por Declan Ganley y situar a Ciudadanos como la franquicia de Libertas en España.

Recomiendo vivamente el libro de Carlos Delgado, portavoz de Unión de Leganés “Albert Rivera es un lagarto de V”. Cuentas anécdotas terribles y patéticas de Albert Rivera y otras ilustradoras. Aporta algunos datos claves que completan la intrahistoria de Libertas-Ciudadanos, porque no se trata de pasado, sino que el actual Ciudadanos surge, en buena medida, de esa experiencia. Por de pronto, dos de los candidatos de Libertas-Ciudadanos son altos cargos en la actual formación “centrista”: José Manuel Villegas, vicesecretario general, personaje torvo y maquiavélico, a tenor de quienes le han tratado, que iba de número dos de la lista y en el número 7 iba Luis Fuentes, que hoy en día es portavoz de Ciudadanos en las Cortes de Castilla y León y miembro de la ejecutiva nacional. Luis Fuentes es situado como el “topo” que traiciona desde dentro a la coalición de partidos independientes locales CAPI-Tercera Vía, que, mediante acuerdo firmado, apoya a Ciudadanos en las elecciones europeas de 2014 y es decisiva para que obtenga dos eurodiputados, uno de los cuales, Javier Nart tiene una saneada cuenta en Suiza, aunque al ser de Ciudadanos se supone que es una cuenta regeneracionista. Pues bien, Luis Fuentes entra en Ciudadanos y Albert Rivera traiciona a CAPI desde fuera, rompiendo unilateralmente el acuerdo nada más pasar las europeas, cuando ya les ha sacado el jugo y el pago que les da es segarles la hierba, pasar a competir en sus localidades, algo taxativamente prohibido en el acuerdo firmado, roto unilateralmente. Rivera no sólo es alguien que no cumple su palabra, incluso rompe sus compromisos escritos; utiliza a la gente en aras de su ambición de hombre acomplejado. Como dice Carlos Delgado de Albert Rivera y su mediocre equipo de diseño, “son personas sin escrúpulos, sin gratitud y poco fiables”. Si han traicionado a unos centenares de alcaldes y concejales que se entregaron -¡con ilusión!- a ellos, “¿qué no harán si tienen alguna responsabilidad de gobierno o gestión de España?”.

Una parte del pago por convertir Ciudadanos en la franquicia española de Libertas fue un claro trato de favor por parte de Intereconomía, de modo que Albert Rivera se convirtió en un habitual de todos los programas de debate y en los términos más amistosos de preservación y lanzamiento. Más que a debatir, iba realmente a un spa catódico. Esa relación se hizo mediático-económica. Así, con la empresa de Begoña Villacís, Interereconomía estableció un intercambio publicitario muy estrecho. Y también se procedió a su lanzamiento televisivo, junto con el de Ignacio Aguado, el tándem madrileño lo cual indica que la alianza entre Julio Ariza y Albert Rivera se prolongó durante años. Begoña Villacís, que se afilió dos meses antes de las falsas primarias, descabalgó al entonces coodinador de Política Municipal de Ciudadanos, Francisco Trabuchelli, al que se hizo la vida imposible porque Begoña Villacís era “más mediática”. Es el vacío culto a la imagen que impera en Ciudadanos, ese partido de aluvión que es la exuberancia del trepismo y que no ni viene ni llega con las manos limpias.

Seguiremos Informando...

Modificado por última vez: Miércoles, 16 Diciembre 2015 10:36
newsletter

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

* indicates required

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de cookies. Acepto las cookies de este sitio.Acepto