Martes, 09 Junio 2015 17:20

Coloquio creaCultura: La adaptación de obras literarias a la televisión y al cine

Crea Cultura, Feria del Libro

El movimiento creaCultura, una iniciativa de Atresmedia, ha aprovechado la celebración de la Feria del Libro de Madrid para llevar a cabo un debate sobre la propiedad intelectual en el proceso de adaptación de una obra literaria a la televisión o al cine. En el coloquio, han participado Luz Gabás, autora de la novela Palmeras en la nieve (Planeta), que Atresmedia Cine, ha llevado a la gran pantalla y su director Fernando González Molina; Miguel Sáez Carral, autor de Apaches (Planeta), novela que están siendo adaptada a la televisión por Series Atresmedia y de cuyo guion también es responsable Carral. La escritora Dolores Redondo, autora de El guardián invisible (Destino), también ha participado en el debate. La primera parte de la trilogía del Batzán ha sido adquirida por Atresmedia Cine. Junto a ellos, han charlado Mercedes Gamero, directora general de Atresmedia Cine, y Nacho Manubens, adjunto a la dirección de ficción de Atresmedia Televisión.

Durante la charla tanto los autores de las novelas como el cineasta Gómez Molina y los responsables de Atresmedia Cine y ficción de Atresmedia Televisión, Mercedes Gamero y Nacho Manubens, respectivamente, han resaltado las importancia del respeto a la autoría y la propiedad intelectual dentro del proceso creativo de adaptación de una obra literaria.

Sobre cómo arranca el proceso de adaptación de su novela, Luz Gabás ha explicado que escribió Palmeras en la nieve 'entre 2009-2011, me costó un año y medio encontrar editor. Antes de que la novela estuviera en las librerías, ya se había enamorado alguien de la novela: Atresmedia. Esto fue el principio de todo'. 'Cuando me preguntan por la película, parece que la he hecho yo. O yo me emociono fácilmente o vosotros habéis conseguido mantener la ilusión', explica. La autora va más alla: 'Tenerlo en libro y en cine enriquece, yo he aprendido cosas de mi novela con la película'. Gabás está contenta con el resultado final de la adaptación: 'Me gustaría que hiciesen una película de la segunda novela. Y de todas las que escriba. Soy cinéfila, es sueño sobre sueño'. 'En todas las entrevistas me preguntan si tengo miedo… yo digo que soy responsable de mi novela. La película la tiene que defender Fernando'. 'Que Dolores escriba thriller es muy interesante, aquí hay que agradecer la visión de los editores y editoras, que pensaron que hay muchas perspectivas desde las que narrar historias. Hoy escribes un guion, que se hace película y de la película se escribe una novela… Esto es muy distinto al escritor encerrado en su torre de marfil. Yo necesito retroalimentarme con la gente. Percibir lo que emocional, lo que conmueve a los lectores'. 'La postmodernidad es criticable, pero tiene esta gran virtud de la pluralidad de perspectivas y que lo minoritario ya no es minoritario'.

Precisamente sobre la adaptación de Palmeras en la Nieve, Mercedes Gamero explicó que 'Belén López y su equipo nos hicieron llegar la novela y vimos que había ahí algo muy especial'. 'Nos apetecía, a través de los personajes de la novela, llevar al espectador a ese viaje épico de descubrir un país muy exótico, lejano pero a la vez, cercano… Nos parecía que el melodrama es un género que se había abordado mucho en el cine norteamericano o inglés, pero en el cine español, por su dimensión presupuestaria o épica, no se había abordado…'.

Fernando González Molina, que dirige la adaptación de la novela de Luz Gabás, explica que 'Después de dos adaptaciones literarias seguidas, quería hacer una historia con guion original, pero llegó Palmeras… claramente nos pusimos a trabajar en ello. Leí la novela, les dije que sí a los tres días. Me encantó. Pensé que era una adaptación muy complicada, con la colaboración de guionistas experimentados en su género… Es muy interesante este tipo de trabajo. Trabajar en una novela compleja con alguien experto en guion…'

Mercedes Gamero explicó que 'Lo difícil de Palmeras en la nieve, fue localizar. Allí sólo pudimos irnos a inspirarnos, a tomar fotografías… porque en Guinea no se puede grabar, tuvimos que recrearlo. Es algo que existe, porque la finca Sampaka existe y la sigue regentando un español…'.

Dolores Redondo, autora de El guardián invisible, explicó que 'No podía imaginar que mi historia, algo tan local, pudiera ser tan universal. Que alguien en Japón o en Sídney pudiera sentirse identificado… No pensé en escribir un bestseller…'. A la hora de arrancar la producción, explicó también que 'Es una tranquilidad ver cómo Atresmedia ha tratado otras novelas, Federico Moccia está encantadísimo con cómo han adaptado su novela… Es verdad que cada uno cuando lee una historia la hace suya'. Tras su éxito y la adaptación cinematográfica, explicó 'Cuando llevo diez minutos escribiendo estoy en el Baztán'.

Sobre la adaptación que Atresmedia Cine ha hecho de El Guardián Invisible, Mercedes Gamero explica que 'nos vino de la mano de Peter Naderman, que adaptó en su día los derechos de la franquicia Millenium. Él compró los derechos de la novela de Dolores y nos lo propuso. No pudimos decir que no. Contar un thriller dándole la personalidad del bosque, del pueblo, la atmósfera que rodea a los acontecimientos narrativos…'.

Sobre las adaptaciones, Gamero explica que 'cuando trabajas con un bestseller, tienes una parte ganada que es la conexión con el público, pero no puedes defraudar al lector y a los autores'. Adaptar una novela al cine es un proceso que Fernando Gómez Molina define como complicado 'Para mí, la mejor manera de trabajar es hacerlo con un guionista. Me da buenos resultados, es mi manera de trabajar. La máxima complicación para adaptar una novela no es técnica, es encontrar mi voz, convertir Palmeras en la nieve en una película mía. Encontrar el equilibrio entre mi yo director contando una historia y el suyo autora contando una historia, es lo difícil'.

'En el caso de Palmeras, lo más difícil era condensar toda la complejidad narrativa en dos tiempos, con dos personajes que recorren décadas… queríamos contar vidas, dándole el tempo necesario… Fue complicado. Optamos por contar dos viajes y seguir a los dos personajes'. 'Para hacer el viaje que el lector hace en la novela es necesario mucho trabajo. Trabajo, trabajo y trabajo', resume Gómez Molina.

El director también comenta el caso de El Guardián invisible. 'En el caso de El Guardián, lo más complicado es ser fiel al tono de la novela. Thriller policiaco, invernal del norte, película de mujeres, la mezcla con lo sobrenatural… no está siendo tan fácil, es un trabajo muy fino de guion. Poder inventarnos Sampaka, inventarnos Guinea… fue divertido'.
Sobre los actores que dan vida a los personajes literiarios, 'En el caso de Palmeras, sólo Mario Casas estaba en el proyecto desde el principio. El resto, fue un trabajo de casting cuya máxima complejidad fue encontrar todo el universo de actores de color para crear el universo guineano. En Barcelona, en Madrid, en Canarias… Los personajes hablan en varios idiomas… Ha sido un proceso gigante de búsqueda', explica Gómez Molina.

Miguel Sáez Carral, autor de Apaches que lidera la adaptación a la televisión de su novela, explica que se ha ayudado haber trabajado previamente como guionista diez años. 'En 10 meses escribí Apaches. La novela llegó a Planeta, la publicó y cuando estaba en las librerías, Atresmedia quiso hacer una adaptación de la novela. Me fui de la televisión para no volver a hacer televisión, y la novela me ha traído de nuevo a la tele', explica.

'Hay una diferencia entre narrar una novela, una serie, una película… de método, de técnica, de planteamiento… pero lo importante es la historia'. 'Tener una novela te da un material que no tienes que inventar. Cuando eres guionista y empiezas una serie, partes de cero. Cuando hay novela, esos personajes y esas tramas ya están creados. En España, con una serie, tienes mucha suerte si te dan tres meses para hacer una biblia de personajes… Si tienes unos personajes que ya están creados, que ya caminan, ya tienes tu trama… es fabuloso para un guionista. El resto es trasladarlo al medio audiovisual. Yo escribí la novela y hago la adaptación de Apaches, soy el jefe de guion y el productor ejecutivo. Vamos a ver qué sale…'.

'Con Apaches, al ser una serie, tienes 14 horas para contar la historia, una posibilidad de no tener que cortar. La serie es bastante fiel a la novela. Tuvimos que pensar bien cómo adaptar al ritmo de televisión una obra literaria. Fue lo más difícil, pero lo solucionamos en un mes”, explicó. “El casting de Apaches es muy cinematográfico. El 80% de los actores nunca había trabajado en televisión. Muchos de ellos han rebajado su caché para hacer Apaches porque la historia les apasionaba'.

Seguiremos Informando...