rss Canal spreaker Canal Ivoox Canal_Itunes Instagram Linkedin Youtube Facebook Twitter

‘En la tuya o en la mía’ echa un capote a Manuel Díaz El Cordobés

  • Escrito por 
  • Publicado en TVE
Destacado En la tuya o en la mía visita a Manuel Díaz El Cordobés En la tuya o en la mía visita a Manuel Díaz El Cordobés

El programa de entrevistas de Bertín Osborne sufrió un duro revés la semana pasada, al ser desbancada por Ocho apellidos vascos como lo más visto de la noche del miércoles. La fórmula parece haberle funcionado a Mediaset, por lo que vuelve a apostar por el cine con la emisión del filme de James Cameron Avatar. Mientras que En la tuya o en la mía intentará recuperar su liderato con Manuel Díaz El Cordobés, quien ha ofrecido una conversación sincera sobre su infancia, la ausencia de su padre y sus inicios en el mundo del toreo.

Como viene siendo habitual, Bertín Osborne pregunta a Manuel Díaz por su niñez. El Cordobés tuvo mucha suerte porque se crío con su abuela Dolores, y “fuí un niño muy feliz” en esos momentos. Está orgulloso de su madre, que “fue una mujer luchadora que se enfrentó a ser madre sin estar casada”. Habla de cómo se conocieron sus padres, mientras ella trabajaba limpiando una casa en Madrid. Empezó a salir con el torero y en su casa no sentó bien. “Vino embarazada y eso fue la hecatombe” comenta Manuel Díaz. Pero cuando estaba con su abuela, “a todo el mundo le decía que era el hijo de El Cordobés”. Se siente agradecido porque nunca se le ocultó esa verdad y aprendió de su madre que “nacemos para luchar, para estar constantemente luchando”.

Manuel Díaz El Cordobés no ha sido nunca reconocido por su padre, aunque tiene la palabra de su madre “que es lo más grande que puede tener un hijo”. Y es que “los niños que nos hemos criado en mi situación, cuando vamos creciendo, tenemos muchas ausencias”. Se entristece cuando le enseña a Bertín la única foto que tiene con Manuel Benítez y que está en su salón y explica que “ese vacío que tengo yo en mi alma es muy duro”. Sobre todo cuando sus hijos preguntan por su “abuelo Benítez”. Le gustaría algún día poder decirle a su madre “me he tomado un café con él” pero ya da por perdido ese reencuentro.

 

 

Sin embargo, Manuel Díaz le explica a Bertín Osborne que tiene claro que se hizo torero para llamar la atención de su padre, ya que “le idolatro tanto que quería hacer lo mismo que él”, pero con el tiempo se dio cuenta de que le gustaba. Y confiesa que al principio de su carrera taurina le engañaron mucho, como cuando le ofrecieron dinero por saltar como espontáneo durante una corrida de su padre, lo que le llevó a pasar penurias y hambre. Sin embargo, de la noche a la mañana le llegó el éxito como torero y la fama, llegando a tener un club de fans. “Era muy fuerte cuando llegaba a un restaurante y si no había mesa... la buscaban” aunque se le llegó a escapar de las manos.

 Su primer amor fue Vicky Martín Berrocal, a la que conoció en una corrida de toros. “Empezamos como amigos durante dos años sin que nadie se enterase”, más tarde se casaron y luego llegó su primera hija, Alba. Cuando se separaron, “teníamos claro que Alba era nuestra responsabilidad y había que hacerla feliz” y su relación es muy buena. Más tarde conoció a Virginia Troconis y “el destino nos unió”, ya que ambos estaban pasando por un mal momento. “El primer beso fue medio robado” mientras el diestro asegura que la que hoy es su esposa le hizo” la cobra un par de veces”. Se casaron en Venezuela, aunque ahora residen en su finca de Sevilla junto a sus dos hijos. Virginia se sincera con Fabiola de cómo fue abandonar su país de origen:”no todo ha sido color de rosa, he tenido que ir superando y superando” aunque ahora siente que es el eje de su familia. Por su parte, el diestro explica que “como padre soy un desastre porque les consiento todo” y tiene claro que cada día aprende algo de Manu y Triana. Su único hijo parece no tener interés por los toros, lo que agradece Manuel Díaz que prefiere que su hijo no sea torero ya que “se pasa mucho”.

En la tuya o en la mía vuelve a tener como escenario la cocina y una comida preparada a ocho manos, en la que Fabiola y Virgina preparan un plato típico de Venezuela, los chicos se decantan por los huevos con patatas y jamón serrano. Durante la comida, ambas parejas descubren cómo se conocieron, sus primeras citas y coinciden en su canción favorita, My way, que es versionada por Bertín al tiempo que la velada finaliza con un baile romántico de los dos matrimonios.

Seguiremos informando...

Modificado por última vez: Lunes, 07 Noviembre 2016 16:34
Ana Pérez

Cinéfila confesa y adicta a las series de televisión. Sus gustos son eclécticos y tiene una original manera de ver la vida. Le gusta escribir historias originales y sigue la máxima de menos es más.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de cookies. Acepto las cookies de este sitio.Acepto