Imputados, racismo y homofobia: el fantasma de ‘La Noria’ vuelve a perseguir a Telecinco

Sonia Castedo
Publicidad

Los programas de Telecinco han estado estas últas semanas en el ojo del huracán. Por si no fuera poco, el revuelo causado la expulsión de ‘Los Chunguitos’ de Gran Hermano VIP el pasado jueves sus comentarios homófobos y racistas, este sábado se estrenaba como tertuliana de ‘Un tiempo nuevo’ Sonia Castedo, ex alcaldesa de Alicante doblemente putada en los casos Brugal y Rabasa. Polémicas que no han pasado desapercibidas para los anunciantes ¿Un nuevo caso ‘La Noria’?

 

 

En noviembre de 2011 comenzaba una de las peores pesadillas publicitarias para Telecinco. ‘La Noria’, el ese entonces debate político de la cadena, se quedaba sin anunciantes dos semanas después de entrevistar a Rosalía García, la madre del ‘El Cuco‘, menor putado esas fechas encubriento en el caso de Marta del Castillo, previo pago de 10.000 euros.

 

La fuga de anunciantes un hecho inédito en un programa de televisión en España se producía tras la petición de Pablo Herreros, un bloguero que solicitó públicamente este boicot y que fue apoyado gran parte de la opinión pública. Finalmente, y pocas semanas después, ‘La Noria’ echaba el cierre definitivo tras el escarnio público que sufrió pagar una entrevista a la madre de un putado.

 

Más de tres años tardó Telecinco volver a montar un debate político las noches. Tras fallidos experentos, la cadena lleva dos meses emitiendo ‘Un tiempo nuevo’, programa pulsado desde la dirección de la cadena que ha llegado para quedarse, a pesar de sus bajas audiencias que difícilmente superan con regularidad el 10% de share.

 

‘Un tiempo nuevo’ invitó el fin de semana pasado a Sonia Castedo, ex alcaldesa de Alicante, doblemente putada en los casos Brugal y Rabasa, quien según fuentes de la cadena será colaboradora ‘esádica’ del programa. En su prera aparición, Castedo aprovechó para defender su presunción de inocencia y cargar contra los medios de Comunicación alicantinos, a los que acusó de montar una campaña de desprestigio en su contra que ya no ‘estaban pagados’ el Ayuntamiento de la ciudad valenciana.

 

Esto se suma al ‘circo’ montado en Gran Hermano VIP ‘Los Chunguitos’, quienes en poco más de una semana lograron emitir todos los comentarios políticamente incorrectos existentes hasta que la cadena decidió expulsarlos ante el 31,5% de share y 4,3 millones de espectadores. En su estancia en la casa de GHVIP, el dúo musical pronunció comentarios racistas y homófobos e, incluso, los hermanos consaron haber dejado abandonado un perro en una gasolinera. Nada de lo que tengan que enorgullecerse.

 

La coincidencia de estos dos casos – y aunque en el caso de GH VIP la cadena les expulsó precisamente el revuelo causado en redes sociales ha puesto nuevamente en el punto de mira a la cadena de Fuencarral. Y no sólo bajo la lupa de sus espectadores, sino también bajo la de sus anunciantes. En momentos en que la inversión publicitaria en televisión comienza a despuntar tras crecer un 10% el año pasado, las cadenas se plantean subir paulatinamente el precio de sus anuncios, conscientes de que durante muchos años han devaluado sus productos.

 

No obstante, estas polémicas y el fichaje de putados hacen un flaco favor al departamento comercial de Telecinco. Las marcas son muy sensibles, como ya lo demostró el caso de ‘La Noria’ hace tres años, lo que son capaces de abandonar un programa si ven que los valores que intentan transmitir se ven perjudicados con algún producto televisivo. A pocos anunciantes les gustaría ver unidas sus marcas a un programa con putados, y mucho menos a otro que tolera actitudes como la intolerancia, el racismo o la homofobia.

 

Tampoco aceptarían alzas en los precios de las publicidades en medio de todas estas polémicas, a pesar de las audiencias de la cadena. Publiespaña lo tendrá difícil en una tarea la de vender publicidad y subir los precios que se ve minada desde su propio departamento de programas.

 

Seguiremos Informando…

 

Publicidad
Publicidad

Salir de la versión móvil