LAS OTRAS ‘CLOACAS’: LAS DE CUBANINO BARROSO Y JOSÉ MIGUEL, NO SE NADA, CONTRERAS

Los tres jinetes del Apocalípsis de Pérez Tornero: Barroso, Contreras y Roures

ROURES Y EL TRAIDOR IGLESIAS LANZARON SUS PERROS CONTRA TORNERO

El sanchismo se acaba. Así lo valoran incluso sus asesores áulicos en temas de medios y comunicación, Barroso y Contreras, que en los últimos tiempos han vuelto a reforzar la relación con el jefazo de Mediapro, que, a su vez, ha usado a Pablo Iglesias como ariete. Y es que se trata de que todos ganen en lo que queda de descuento. La pena es que pasará el descuento y seguirán haciendo lo que les dé la gana, porque para ello se han preparado y están atrincherándose para un largo invierno.

Publicidad

Miguel Barroso y José Miguel Contreras no son optimistas con el futuro de Pedro Sánchez, según señalan fuentes del Ejecutivo y de la Corporación pública, que adjudican la dimisión -inducida, según algunos- de José Manuel Pérez Tornero a los “susurros” de ambos directivos de Prisa en los oídos de La Moncloa, ya bastante quemados por el fracaso de audiencia de la entrevista a Pedro Sánchez en la cadena pública. ¡Otro fiasco! Con Vallés no se atreve, Ferreras y Piqueras no tienen credibilidad…

Hasta ahora, Barroso y Contreras han quedado en un discreto segundo plano -por no decir que ni siquiera han aparecido en lo publicado sobre la dimisión de Pérez Tornero- sobre las causas de lo sucedido con Pérez Tornero. Pero parece ser un secreto a voces que en la salida del presidente de RTVE han pesado bastante las intrigas de ambos, en concreto los “consejos” del catedrático José Miguel Contreras.

Según parece, el ‘modus operandi’ ha sido el clásico de los Migueles. En este caso, Contreras ha ejercido como “susurrador” en el entorno del Gobierno, bajo el manto protector de Barroso, verdadero ‘capo’ en las relaciones con el Ejecutivo de Sánchez. Al fin y al cabo, numerosos puestos clave, tras la defenestración de Iván Redondo como jefe de gabinete, están ocupados por nombres de la factoría Barroso, desde la portavocía del Gobierno, a la antecámara del propio Sánchez (Isabel Rodríguez, Óscar López, etc.).

Durante meses, la dupla Barroso-Contreras habría contribuido a alimentar un clima hostil a Pérez Tornero en los ámbitos de Gobierno y PSOE, que incluyó artículos críticos contra los contenidos de RTVE en ‘El País’, bajo control del exsecretario de Comunicación de José Luis Rodríguez Zapatero. Presidente recordado que no está, pero que sigue mandando mucho en Moncloa, las ideas de los Migueles parecen cortadas por la inteligencia a la que nos acostumbró José Luis.

Por supuesto, a la operación habría que añadir la propia gestión de Pérez Tornero, que consiguió que le colocaran un ‘vigilante’ en la persona del director de Contenidos Generales, José Pablo López, considerado muy cercano al dúo de intrigantes que abreva en Prisa, y, luchador implacable contra el PP, incluida su etapa en Telemadrid, donde demostró: poca cintura, dependencias de los que le mandan y nervios de acero para contener esfínteres cuando le llamaba Miguel Ángel Rodríguez para preguntarle: ¿Qué haces José Pablo, que no te enteras?

Lo curioso del asunto es que todavía hay quienes, en el entorno gubernamental, recuerdan cómo la dupla -especialmente Contreras- fue uno de los adalides de Pérez Tornero para su designación, apuntando a que el catedrático era ‘óptimo’ para el cargo en lugar de una Rosa María Mateo a la que se consideraba cercana a Iván Redondo. “Consideraban que Pérez Tornero era ‘sensible’ a sus intereses y cuando no lo ha sido, han optado por difundir que estaba en posiciones demasiado favorables al PP”, señalan diversas fuentes. A partir de ahí, zancadillas de todo tipo dentro y fuera de la Corporación, consejeros socialistas incluidos.

Roures (y su sicario Iglesias) son los que hacen el trabajo sucio

El asunto, según argumentan desde la Corporación, ha contado con otros actores implicados que han ejercido el trabajo sucio. Al margen de los cercanos al dúo Barroso-Contreras, el complejo Roures ha tenido su protagonismo, cómo no. El factótum del independentismo ha lanzado a sus perros de prensa contra Pérez Tornero, en una ofensiva intensificada después de haber vuelto a estrechar lazos con Barroso.

En ese sentido, los ataques indiscriminados de su empleado (“sicario”, según lo definen antiguos correligionarios de partido) Pablo Iglesias, al presidente de la Corporación, han sido una constante en los últimos tiempos, que ha corrido paralela a las acciones ofensivas de los consejeros de Unidas Podemos en RTVE. El brazo morado en la Corporación, a través de sus consejeros -especialmente Martín Medem- y de la sección de Comisiones Obreras -donde manda con mano de hierro la madre del que fuera jefe de gabinete adjunto de Iglesias-, ha lanzado una campaña puramente estalinista contra Pérez Tornero en la que todos han visto la mano de Roures. “Ha lanzado a sus perros de presa”, sentencian fuentes del Ente.

Pero, ¿a qué obedece toda esta campaña? Los objetivos serían múltiples, contribuyendo a forjar esta conjunción de intereses. Por un lado, hacerse con el control de la Corporación y aprovechar su presupuesto para generar ingresos mientras dure Sánchez en La Moncloa. Por otro, ‘vender’ a Moncloa que ahora sí controla la cadena pública -que difícilmente puede remontar el vuelo en audiencia en unos meses- y echarle una chuleta al entorno de Unidas Podemos, incluyendo la posible vuelta de Jesús Cintora, periodista de cabecera de dicho partido y que ya ha demostrado que nunca gana en las audiencias pero sí en escándalos.

Seguiremos Informando…

Publicidad
Publicidad

Salir de la versión móvil