TELEFÓNICA VENDE EL 7% DE SUS ACCIONES Y NO DESCARTA DE DESHACERSE DEL 2% RESTANTE

El adiós de Telefónica a Prisa reformula su escenario accionarial y pone en alerta a su dirección

OUGHOURLIAN, CON UN 29,8% DE LOS TÍTULOS DE PRISA, OBLIGADO A BUSCAR NUEVAS ALIANZAS

Telefónica ha dicho adiós a más de una década siendo uno de los principales accionistas del grupo Prisa. La compañía que preside José María Álvarez Pallete, ha vendido el 7% de las acciones que poseía en la editora responsable de El País y no descarta deshacerse en las próximas semanas del casi 2% que aún mantiene.

Publicidad

El cambio de roles deja a Prisa sin el que, hasta ahora, ha sido su cuarto mayor accionista y uno de los apoyos que Joseph Oughourlian – Amber Capital-ha tenido a la hora de realizar cambios en su dirección. Uno de los más significativos fue el cese de Javier Monzón como presidente de la compañía en 2020.  Un cambio impulsado por Amber gracias al apoyo de Banco Santander y Telefónica.

Por ahora, la compañía controlada por el fondo Amber Capital se mantiene con esta empresa como máximo accionista con más del 29% de sus títulos. Le sigue Vivendi, que tas descartar una ampliación de capital mantiene el 9,9%de sus acciones y en tercer lugar encontramos a Rucandio, empresa en poder de los herederos de Jesús Polanco con un 7,6%. Este escenario podría cambiar, si Telefónica termina vendiendo el 2% de las acciones que mantiene en Prisa a su nuevo accionista, Global Alconaba que ha entrado en la compañía con una compra inicial del 7% de sus acciones.

Baile de sillas

En los últimos meses, el baile de acciones en la compañía ha estado a la orden del día. Semanas antes de la reciente venta de Telefónica, el grupo mexicano Eneri Radio llegaba al accionariado de Prisa tras adquirir cerca del 3% de sus acciones. Una transacción que coincidió con el anuncio de Abdullah Al-Thani de su intención de vender el 5% de los títulos que tiene en la compañía responsable de medios como la Cadena SER.

Además, Vivendi, que se mantiene como el segundo mayor accionista, quiso ampliar su poder hace escasos meses. Barajó la posibilidad de ampliar su poder en Prisa, que ahora se sitúa en el 9,9% y ampliarlo hasta el 29,9%, operación que finalmente acabó descartando.

Lo que deja patente la salida de Telefónica y los posibles cambios que se ejecutarán a corto plazo dentro del accionariado de Prisa dejan a Amber Capital en una situación de incertidumbre y obligada a reorganizar los apoyos con los que cuenta para seguir al frente de las decisiones trascendentales de Prisa.

Seguiremos Informando…

Publicidad
Publicidad

Salir de la versión móvil