¿CUÁLES SON LAS TENDENCIAS DEL SECTOR EN 2023?

Juan Neble (Hipoges): “Invertir en políticas de satisfacción de empleado se traduce inmediatamente en un retorno de la inversión”

DESDE PRNOTICIAS.COM ENTREVISTAMOS AL RESPONSABLE DE RECURSOS HUMANOS DE HIPOGES ESPAÑA

“Las semillas son muchas y están bien plantadas… veamos si son suficientes para acabar con la cultura del presentismo. Yo, por mí parte me muestro muy optimista en esto de la optimización de nuestro propio tiempo”

Publicidad

¿Cuáles son las principales claves y tendencias en la gestión del talento en España para 2023? Desde PRNoticias.com nos hemos planteado esta y otras preguntas, en un momento en el que la gestión del talento juega un papel vital en la productividad.

Así, hemos acudido a Juan Neble, responsable de Recursos Humanos de Hipoges España, empresa del sector financiero que cuenta con más 1.200 empleados y oficinas en España, Portugal, Grecia e Italia. Desde su expertise de más de 18 años gestionando talentos, conseguimos algunas respuestas.

“En la actualidad, contar como candidato con una titulación concreta y con unos conocimientos específicos es un básico imprescindible para formar parte de ese grupo de escogidos para ser valorados en un proceso de selección’’, nos dice y agrega: “al menos ocho cualidades resultan vitales hoy en día: la resiliencia, flexibilidad al cambio, comunicación, habilidades interpersonales, actitud positiva, capacidad de sacrificio, trabajo en equipo y ética del trabajo”. Desde este interesante punto de partida, comenzamos:

-¿Qué relación hay entre satisfacción del empleado y eficiencia de la empresa?

-Son numerosos los estudios que reflejan que hay una relación fundamental entre la satisfacción del empleado, la motivación y su desempeño y por ende en los resultados de la empresa. Mientras mayor sea la satisfacción del empleado, mayor será su creatividad y productividad, mayor será el impacto positivo en la experiencia de los clientes y en definitiva mayor rédito obtendrá la organización. Se trata de una de las tendencias clave en este 2023 para los líderes de Recursos Humanos: Invertir en políticas e iniciativas de satisfacción de empleado. Una estrategia que se traducirá automáticamente en un retorno de la inversión.

-¿Qué papel juega hoy tener conocimientos tecnológicos a la hora de buscar empleo?

-Más allá de la necesidad de contar con unos conocimientos básicos necesarios derivados de que la mayor parte de la generación de empleo en España se lleva a cabo a través de Portales digitales y redes Sociales como InfoJobs y LinkedIn, y de la importancia creciente de la marca personal de los candidatos, hay factores que son diferenciales a la hora de resultar atractivo en el mercado laboral. Hoy en día, contar con conocimientos y experiencia en las áreas STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics) y especialmente la combinación de varias con un enfoque multidisciplinar son una garantía de éxito. En España, se estima que el reclamo de ingenieros y matemáticos seguirá aumentando durante los próximos años y las empresas tendrán dificultades para cubrir todas estas vacantes. En este contexto las especializaciones relacionadas con las nuevas tecnologías como la automatización, la inteligencia artificial y la robótica son las que tienen mejores perspectivas.

-¿Por qué retener al empleado y mantener alto su nivel de satisfacción profesional es uno de los grandes desafíos globales en materia de gestión del talento en este momento?

-La Gran Renuncia (o la Gran Dimisión) se ha “colado” como un punto crítico en la agenda de los responsables de Recursos Humanos. En muy poco tiempo se ha convertido en una realidad, en el caso de España, el número de trabajadores que dejaron su empleo se más que duplicó durante 2022, convirtiéndose en el dato más alto jamás registrado en España. Se trata de un fenómeno social fomentado por factores externos a las organizaciones como las consecuencias que para la salud mental ha tenido la pandemia, la generalización del teletrabajo y la necesidad de conciliación; lo cual ha implicado que los ciudadanos se replanteen sus prioridades vitales. Adicionalmente, las organizaciones están viviendo un riesgo aún más preocupante, la Renuncia Silenciosa. Es decir, la postura que toman algunos empleados que encuentran mayores dificultades a la hora de encontrar un cambio de trabajo, de “hacer lo mínimo”, sin comprometerse, sin centrarse en las tareas, para no ser despedido. La combinación de ambas tendencias, la alta rotación de perfiles demandados en el mercado y la falta de implicación del resto, resultan dañinos para las organizaciones y por este motivo son dos de las prioridades estratégicas de la gestión proactiva del talento.

-¿Qué medidas puede adoptar una pyme para mejorar la salud profesional, física y emocional de sus empleados?

-Aunque sean las grandes empresas las que lideren los titulares de prensa en esta reciente moda de la gestión del bienestar, es más que evidente que cualquier pyme con visión de futuro puede poner en práctica infinidad de medidas para mejorar la salud profesional, física y emocional de sus empleados. Hay muchas iniciativas que no tienen un impacto económico importante en la cuenta de resultados, pero sí que son de gran utilidad para transformar culturalmente la pyme y la manera en que se trabaja. Nos referimos a fomentar la conciliación familiar y el reconocimiento a empleados, desarrollar una comunicación transparente, apostar por el aprendizaje continuo en el puesto de trabajo, potenciar la flexibilidad laboral, sacar partido a la tecnología a través de las herramientas de trabajo colaborativo y a distancia, realizar un ejercicio de escucha con los empleados, fomentar hábitos saludables dentro y fuera de la oficina, predicar con el ejemplo desde la misma dirección, respetar horarios …

-¿Cómo ha evolucionado la cultura del “presentismo” en España? ¿En qué punto se encuentra en este momento y hacia dónde va?

-El presentismo o estar presente en el trabajo pero como si no se estuviera ha sido históricamente una práctica muy extendida en nuestro país. Sin embargo, más allá de lo que los optimistas podrían haber presagiado, está viviendo sus momentos más bajos. La combinación de diversos factores ha desatado en el mercado laboral la tormenta perfecta. Nos referimos a la flexibilización de horarios y espacios, la digitalización de tareas, la globalización de los puestos de trabajo, la revolución de la analítica de datos y la explotación de indicadores de rendimiento, la normalización del teletrabajo, la necesidad de conciliación, el replanteamiento de las prioridades vitales y el efecto de la gran renuncia. Sin duda alguna, las semillas son muchas y están bien plantadas… veamos si son suficientes para acabar con la cultura del presentismo. Yo, por mí parte me muestro muy optimista en esto de la optimización de nuestro propio tiempo.

Seguiremos comunicando…

Publicidad
Publicidad

Salir de la versión móvil