En la Tierra a martes, junio 18, 2024

Día 5: Despedida

LAILA

LAILA EL QADI.Finalmente conseguos llegar al puesto aduanero de Janí y entre la gran cantidad de gente que hay entrando y saliendo del país conseguos contactar con el conductor que debía entregar la carga al Padre Adonai en Haití y a Cáritas. Enrique y josé Luis entran en el despacho del jefe de aduana para solventar el problema mientras Claudio y  yo nos quedamos en las inmediaciones tratando de entender todo lo que nos rodea.

 

Resulta sorprendente cómo los encargados de comprobar la carga saben qué camión y furgoneta parar para pedir los papeles. No es fácil distinguirlos mientras se controla cierta carga que es extraída del país a mano o bien en motocicleta. El calor es insotable  y la aglomeración de personas dificulta el moverse la zona.

Otra cosa que nos sorprende es que ni a la entrada a Haití ni a la salida nos han pedido el pasate. Tampoco tará mucho que cuatro personas caucásicas entren o salgan del país siempre y cuando no introduzcan haitianos de manera ilegal. Se supone que nadie va al devastado país placer.

 

En un momento dado se solucionan los papeles, el camionero puede continuar su ruta y se decide volver a Santo Domingo. No podemos hacer mucho más y al fin y al cabo aún tiene que llegar más carga esa noche y habrá que despacharla.

 

Comienza el viaje de retorno. El aire acondicionado del coche en el que vamos no se nota del calor que hace y el cansancio empieza a vencernos aunque el asfaltado es tan malo que es posible dar una cabezadita. De repente vemos una caravana de camiones aparcados en lo que debería ser el arcén y comprobamos que hay un grupo de personas ¡disfrutando de un baño!. Como es la hora de comer nos paramos y comprobamos el olor que es una piscina natural de agua sulfurosa. Allí nos encontramos con un grupo de médicos españoles que llevan un mes trabajando sin descanso operando y atendiendo a los heridos. Nos cuentan vivencias que nos hacen estremecer y se les ve que sus secuelas psicológicas tardarán en curarse.

 

Tras el descanso continuamos la ruta de vuelta a Santo Domingo. En cada aldea que pasamos nos para el ejército dominicano para comprobar que no viaja con nosotros ningún haitiano desesperado. Horas después, conseguos llegar a Santo Domingo. Han pasado 10 horas desde que abandonamos la casa del Padre Adonai y en ese momento recibos la llamada del conductor. Ha conseguido entregar la carga y se dispone a dormir en la frontera para cruzar a prera hora de vuelta a Dominicana.

 

Exhaustos de tanto coche, calor y con la cabeza en otro lado, nos decos hasta mañana. Habrá que volver al aeropuerto a comprobar la carga que ha llegado durante los días que hemos estado en el país vecino.

 

Seguiremos informando…

NOTICIAS RELACIONADAS

Relacionados Posts

Premiados de la XX edición de 'Los mejores de PR'

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.