En la Tierra a martes, 16 abril, 2024

Twitter, a la mesa con los grandes

1Alba_Roig_para_opinin

Alba Roig es ‘Head of LEWIS Barcelona’ @AlbaRoig . Mucho ha llovido desde que los romanos utilizaran prera vez la comunicación como forma de influir en la actitud de la comunidad y, sin embargo, la propaganda en sus distintas formas sigue más presente que nunca en nuestros días. Desde su institucionalización durante la I Guerra Mundial, su traspaso al plano de la política y hasta su uso más comercial empresas y marcas, no podemos negar que los medios han sido un factor más que significativo en su proliferación. La irrupción de los Social Media ha significado una auténtica revolución en este sentido, al permitir una forma de comunicación totalmente distinta, abierta, participativa, inmediata, con multiplicidad de voces y direcciones. Y, de la misma forma que empresas y marcas los han adoptado dentro de sus planes de comunicación, también lo han hecho los partidos políticos en sus campañas electorales.

 

 

Los procesos electorales son complicados y controvertidos de sí. Se invierten millones en las campañas, los partidos copan el espectro mediático (al menos tanto como las cuotas canal se lo permiten a cada uno de ellos), en la calle se siente una cierta inquietud y en la mayoría de conversaciones el debate es un denominador común. El auge y alcance de las redes sociales no sólo ha permitido a partidos y candidatos comunicar sus apuestas y promesas a través de más canales con una audiencia tanto más amplia como segmentada; sino que (mucho más tante) ha colocado a la ciudadanía al mismo nivel permitiendo una interacción en tiempo real. Así es como las redes sociales han desbancado el oligopolio de los “mass media” ofreciendo a la ciudadanía, una nueva forma de cubrir el mundo de la política, donde los usuarios pueden expresar sus puntos de vista y necesidades, pero además, y mucho más tante, asumir el poder de influenciar a los demás con sus argumentos. Una auténtica arma de doble filo que entraña ciertos riesgos y que nos confirma que hay que tener mucho cuidado y una estrategia muy bien planificada si se decide utilizar las redes sociales y la web 2.0 como medio de comunicación y plataforma en las campañas electorales.

 

No es ningún secreto que uno de los pioneros de esta práctica fue el reelegido Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Y muy bien debió hacerlo cuando no sólo logró desembarcar en la Casa Blanca en 2008, sino que fue un paso más allá dedicando un astronómico número de recursos a la gestión del “Big Data”, para el exhaustivo análisis y cruce de datos de sus posibles votantes que le llevó de nuevo a la victoria la semana pasada. Obama cambió para siempre la forma en que los políticos se relacionan con la ciudadanía… ¡y viceversa!

 

Otro ejemplo de cómo ha cambiado el panorama han sido las recientes elecciones catalanas, con una de las campañas más intensas de su historia. La crisis ha incentivado movientos sociales y políticos, algunos más radicales que otros, y los sentientos han estado y siguen estando a flor de piel. En estas elecciones más que nunca, se ha evidenciado como Twitter ha sido un escaparate y termómetro de las emociones de los ciudadanos, tal como mostraba la infografía que publicábamos la semana pasada junto con Hydra 360.

 

Con todo ello, la realidad es que ahora Twitter se sienta a la mesa con los grandes medios de masas, aquellos que antes tenían (o creíamos que tenían) la verdad absoluta sobre lo que ocurría a nuestro alrededor y especialmente sobre lo que nos quedaba infinitamente lejos de nuestro alcance; y aún más, se está erigiendo como una nueva y poderosa herramienta para la constitución del Estado de Opinión.

 

 

 


 

Sigue en Twitter a @Clubagencias .Queremos saber tu opinión en torno al sector de la Comunicación y de las Agencias de Comunicación y Relaciones Públicas. 

NOTICIAS RELACIONADAS

Relacionados Posts

Premiados de la XX edición de 'Los mejores de PR'

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.