viernes, 30 septiembre, 2022

Losantos y la crisis económica en el grupo editorial de Libertad Digital

ACTUALIZADA A LAS 13:54 HORAS DEL 22/07: Por su interés reproducimos a continuación íntegramente la noticia publicada por el digital Rambla Libre este lunes 18 de julio y titulada Pedro Gómez de la Serna desata la crisis en Libertad Digital y escrita por Miguel Sempere. Puedes consultar el artículo original pinchado aquí.

Pedro Gómez de la Serna desata la crisis en Libertad Digital

La decisión del exdiputado del PP, Pedro Gómez de la Serna -imputado en un caso de corrupción de cobro de comisiones, junto con Gustavo de Arístegui– de vender sus acciones de Libertad Digital ha desatado una crisis en el grupo mediático de Losantos.

Pedro Gómez de la Serna es uno de los accionistas de referencia de Libertad Digital, miembro de su Consejo de Administración. Este movimiento ha provocado otros en cadena. Según ha podido saber SIERRA NORTE DIGITAL de fuentes cercanas a Libertad Digital, uno de los principales motivos por los que se ha puesto en marcha una nueva ampliación de capital se debe a que los accionistas más vinculados al Partido Popular no quieren seguir dentro de la empresa.

Estas fuentes, según publica SIERRA NORTE DIGITAL, explican que “la línea editorial desarrollada por Libertad Digital en los últimos meses ha provocado numerosas críticas por parte de los inversores cercanos al PP”. Concretamente, estas fuentes afirman que “entienden las críticas a la gestión de Mariano Rajoy e, incluso, las comparten sotto voce pero no aceptan el apoyo manifiesto que desde el Grupo Libertad Digital se está prestando a Ciudadanos”.

“Desde la desaparición de UPYD, partido al que también se apoyó efusivamente desde la calle Juan Esplandiu, el presidente y principal comunicador del grupo, Federico Jiménez Losantos, ha entrevistado y agasajado a los principales líderes de la formación naranja y ha reconocido públicamente que ha votado a Ciudadanos”.

En la guerra interna desatada, con un fondo de delicada situación financiera del Grupo, el movimiento de respuesta de Federico Jiménez Losantos ha sido convocar una ampliación de capitales para devaluar el precio de la acción. Es decir, Losantos, que tiene prioridad a la hora de comprar, estaría dispuesto a hacerlo pero barato, muy por debajo incluso del precio nominal.

Necesita conseguir liquidez porque le ha bajado la publicidad institucional de la que vivía

Libertad Digital necesita urgentemente conseguir liquidez porque ha sufrido un descenso importante, en términos de quebranto, de la publicidad institucional. Libertad Digital ha venido financiándose preferentemente de la Comunidad de Madrid, el Canal de Isabel II –de donde sacó 1,2 millones de euros- y del Ayuntamiento de Madrid, merced al alineamiento servil de Losantos con Esperanza Aguirre y con el sector aznarista. La presencia de Ahora Madrid en el equipo de Gobierno del Consistorio ha racionalizado y reducido sustancialmente el dinero público destinado a publicidad institucional. Además, Libertad Digital, que lleva acumulando números rojos en los últimos años, ya tuvo que vender parte de su patrimonio, en concreto el canal de TDT de Madrid, concedida por Esperanza Aguirre, mentora de Losantos, que éste vendió por 3 millones de euros a un grupo evangelista, a través de la intermediación de César Vidal, que luego entró en conflicto con el locutor turolense.

Las relaciones de Libertad Digital con la corrupción del PP han sido intensas, profundas y prolongadas en el tiempo. Federico Jiménez Losantos protagonizó el acto central de la campaña de Jesús Sepúlveda, el ex de Ana Mato, implicado en Gürtel, al Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón; el PP, Luis Bárcenas, compró 1270 acciones de Libertad Digital por 139.700 euros, con dinero de la caja B (por pedido de Losantos y Recarte, con la mediación de Ángel Acebes); de los 55 millones de euros que el Canal de Isabel II se gastó en publicidad, desde 2006, 1,24 millones fueron a parar a los medios de Losantos. El adalid del libre mercado y expresidente de Libertad Digital, Alberto Recarte, no sólo fue la mano derecha de Miguel Blesa, también dispuso de 139.878 euros de su tarjeta black. Otro conspicuo liberal oficial, como Juan Iranzo, gastó 46.848 euros, incluyendo lencería gruesa, y Rodrigo Rato, otrora referencia liberal, sólo con la tarjeta black gastó 99.000 euros.

RECTIFICACIÓN solicitada por Libertad Digital a la noticia reproducida por prnoticias y cuya autoría es del digital Rambla Libre como indicábamos en las primeras líneas de esta noticia: 

BUROFAX LIBERTAD DIGITAL 1

BUROFAX LIBERTAD DIGITAL 2

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.