miércoles, 5 octubre, 2022

Los resultados fase III de mepolizumab en pacientes con EPOC eosinofílica con riesgo de exacerbaciones, publicados en el NEJM

GSK ha anunciado la publicación de los resultados completos de los estudios fase III de mepolizumab en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Los datos del programa de desarrollo clínico mostraron que con mepolizumab como tratamiento de pacientes con EPOC eosinofílica, además de con el tratamiento recomendado por las guías, se reducían las exacerbaciones en estos pacientes difíciles de tratar.

Considerando los datos completos, las reuniones mantenidas con expertos externos y la necesidad médica no cubiertas en esta población de pacientes, se ha previsto la presentación para registro del fármaco para 2017. Mepolizumab no está aprobado en ningún país del mundo para el tratamiento de la EPOC.

Los resultados de los estudios METREX y METREO, junto con los datos de un metanálisis previamente especificado que combina ambos estudios, se han publicado en el New England Journal of Medicine (NEJM) y se han presentado simultáneamente en el congreso de la European Society of Respiratory (ERS) de este año.

Los estudios se diseñaron para evaluar la eficacia y seguridad de mepolizumab como terapia añadida para la reducción de exacerbaciones moderadas y graves de la EPOC en pacientes con alto riesgo de exacerbaciones y para identificar qué pacientes con EPOC son los que tienen más probabilidades de responder al tratamiento utilizando como biomarcador los eosinófilos en sangre (un tipo de glóbulo blanco que se sabe que interviene en algunas enfermedades inflamatorias).

Además, METREO investigó la eficacia y seguridad en diferentes dosis de mepolizumab. Los pacientes incluidos en los estudios tenían antecedentes de exacerbaciones frecuentes, a pesar de recibir los tratamientos de referencia óptimos y la mayoría de los pacientes se clasificaron en el Estadio D, es decir, pacientes con la enfermedad más avanzada, de acuerdo con las directrices de la Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease (GOLD) para EPOC. 

 

En general, los pacientes con EPOC con recuentos de eosinófilos sanguíneos de >150 células/µl al inicio del estudio o >300 células/µl durante el año anterior y tratados adicionalmente con mepolizumab 100 mg, mostraron una reducción continuada de 18-20% en la variable principal, tasa anual de exacerbaciones moderadas y graves.

  • La reducción en la frecuencia de las exacerbaciones observadas en el estudio METREX fue estadísticamente significativa (18%, p=0,036 tras el ajuste por multiplicidad).
  • En METREO, la reducción no fue estadísticamente significativa (20%, p=0,068 tras el ajuste por multiplicidad).

El metanálisis previamente especificado evaluó la asociación entre el recuento de eosinófilos en sangre en el momento de la selección y la respuesta al tratamiento. El análisis mostró que la tasa de reducción de exacerbaciones aumentaba a medida que aumentaba el recuento de eosinófilos en sangre periférica, lo que pone de manifiesto la importancia de los eosinófilos sanguíneos como biomarcador para ayudar a identificar a los pacientes con EPOC que más probabilidades tienen de responder al tratamiento con mepolizumab.

No hubo evidencia de un mayor efecto del tratamiento en pacientes tratados con una dosis superior (300 mg) de mepolizumab, evaluada en el estudio de determinación de dosis METREO. En el estudio METREX, los pacientes con recuentos de eosinófilos sanguíneos de menos de 150 células/µl al inicio del estudio (es decir, pacientes con EPOC no eosinofílica), no se beneficiaron del tratamiento con mepolizumab.

En relación a los objetivos secundarios, hubo un aumento de tiempo estadísticamente significativo hasta la aparición de la primera exacerbación moderada y grave en METREX, con un aumento numérico, pero no significativo, en el tiempo hasta la primera exacerbación en METREO.

No se observaron diferencias significativas entre mepolizumab y placebo en ninguno de los estudios para el resto de las variables secundarias: tasa anual de exacerbaciones que requieren atención en el servicio de urgencias y/u hospitalización, puntuación del Cuestionario Respiratorio de St. George y puntuación en la prueba de evaluación de la EPOC, CAT.

Steve Yancey, Vice President and Medicine Development Lead de mepolizumab, GSK, comenta que “Creemos que los datos publicados hoy en el New England Journal of Medicine demuestran los beneficios de un enfoque terapéutico personalizado en el tratamiento de la EPOC con mepolizumab, usando los eosinófilos sanguíneos como biomarcador. Teniendo en cuenta las reducciones clínicamente significativas en las exacerbaciones demostradas en estos estudios, tenemos previsto presentar la solicitud de registro este año”.

Por su parte, el Profesor Ian Pavord, de la Universidad de Oxford, dijo que “Para las personas que sufren EPOC, un empeoramiento repentino de sus síntomas, conocido como exacerbación, supone que tengan que luchar por poder respirar a pesar de recibir el tratamiento recomendado por las guías existentes. Actualmente, no existe ninguna opción de tratamiento para estos pacientes. Si consideramos los retos a los que se enfrentan estos pacientes, la reducción de las exacerbaciones observadas en los estudios METREX y METREO son un resultado clínicamente importante”.

Durante la revisión de los datos de estos estudios, no se han identificado nuevas cuestiones relativas a la seguridad del fármaco con respecto al perfil de seguridad ya conocido de mepolizumab. La proporción de pacientes que han experimentado acontecimientos adversos y acontecimientos adversos graves durante el tratamiento ha sido similar con mepolizumab y con placebo. En el estudio METREX, la frecuencia de los acontecimientos adversos fue del 80% en el grupo de mepolizumab 100 mg y del 82% en el grupo del placebo y la frecuencia de los acontecimientos adversos graves fue del 28% en el grupo de mepolizumab 100 mg y del 31% en el grupo del placebo.

En el estudio METREO, la frecuencia de los acontecimientos adversos fue del 86% en el grupo de mepolizumab 100 mg, del 87% en el grupo de mepolizumab 300 mg y del 82% en el grupo del placebo y la frecuencia de los acontecimientos adversos graves fue del 26% en el grupo de mepolizumab 100 mg, del 27% en el grupo de mepolizumab 300 mg y del 30% en el grupo del placebo.

 

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.