jueves, 3 diciembre, 2020

Las 8 conclusiones del estudio especial “Confianza y coronavirus” de Edelman

Durante las últimas semanas, todos hemos experimentado las consecuencias de un nivel de confianza bajo hacia los gobiernos y los medios de comunicación. Hemos sido testigos de cómo grandes grupos de gente han ignorado las medidas sanitarias establecidas, bien porque dudaban de la veracidad de la información de la que disponen o porque han confiado en la desinformación. Al mismo tiempo, muchas empresas han dado un paso adelante y han llevado a cabo acciones responsables con información extraída de fuentes fiables, incluyendo científicos y autoridades públicas sanitarias, y siendo conscientes de que sus empleados esperan actualizaciones constantes y cambios ágiles en las políticas de su lugar de trabajo.

Con el objetivo de favorecer la comunicación de nuestros clientes en medio de esta situación tan crítica, en Edelman hemos llevado a cabo un estudio durante los días 6 y 10 de marzo en 10 países: Brasil, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Sudáfrica, Corea del Sur, Reino Unido y Estados Unidos. Este estudio confirma que el papel que las empresas deben jugar es el de una fuente de información fiable y actualizada.

Están son las principales conclusiones del estudio que podéis descargaros completo aquí.

1. La fuente de información más creíble es la de los empleadores – Sabíamos que tanto el gobierno como los medios de comunicación tenían problemas de confianza al empezar esta crisis. El Barómetro de Confianza de Edelman en 2020 mostró que «mi empleador» era la institución de mayor confianza con 18 puntos por encima de las empresas en general y las ONG; y con 27 puntos por encima del gobierno y los medios de comunicación. De esta forma, podemos concluir que la comunicación de los empleadores es la fuente de información más creíble cuando se trata del coronavirus. El 63% afirmó que creería la información proporcionada a través de este canal tras una o dos exposiciones, frente al 58% que confiaría en una página web del gobierno y el 51% en los medios de comunicación tradicionales. Además, más de un tercio de las personas afirmaron que nunca creerían en la información proveniente de las redes sociales si fuera el único lugar donde la hubieran leído.

2. La fuente de información más fiable son los medios de comunicación más dominantes – Se confía en los principales medios de comunicación casi el doble que en las Organizaciones Mundiales de la Salud (OMS) o en las Organizaciones Nacionales de Salud. Tanto los amigos y la familia como las redes sociales han quedado desfasados, con la excepción de mercados en desarrollo como Sudáfrica. Los jóvenes confían de la misma manera en las redes sociales (54%) y en los medios de comunicación convencionales (56%), mientras que las personas mayores de 55 años consideran que los medios de comunicación convencionales son casi tres veces más fiables que las redes sociales. Existe una clara preocupación por las noticias y la información falsas que se difunden sobre el virus (74%).

3. Los portavoces de mayor confianza – Los científicos y los médicos son los más fiables, junto con los funcionarios de la OMS y las Organizaciones Nacionales de la Salud (las puntuaciones oscilan entre el 68% y el 83%). También se confía en «una persona como usted» (63%). Los funcionarios del gobierno y los periodistas están en la parte inferior de la clasificación, con una confianza inferior al 50%. El director general de «mi empleador» está en el 54%, justo en el medio del ranking. El 85% de los encuestados dijeron que querían oír más por parte de los científicos y menos de los políticos. Casi el 60% de los encuestados se preocupan de que se exagere la crisis para obtener beneficios políticos.

4. La necesidad de la periodicidad – Siete de cada 10 encuestados están siguiendo las noticias sobre el coronavirus en los medios de comunicación al menos una vez al día, y el 33% afirma que lo comprueba varias veces al día. La frecuencia aumenta exponencialmente en mercados como Italia, Corea del Sur y Japón, que han tenido brotes importantes. Se espera que los empleadores actualicen regularmente la información sobre COVID-19, ya que el 63% pide actualizaciones diarias y el 20% desea recibir comunicaciones varias veces al día. De la misma manera, se pide a las autoridades sanitarias que proporcionen regularmente información sobre la prevención de la propagación del virus (78%) y sobre los lugares donde se pueden realizar las pruebas (70%).

5. Mi empleador está mejor preparado que mi país – En ocho de los 10 países encuestados, «mi empleador» está considerado como mejor preparado para afrontar el virus que mi país. Esta conclusión se ve confirmada por la gran confianza en que «mi empleador» responda de forma eficaz y responsable (62%) al mismo.

6. Se espera que el gobierno y las empresas se alíen – Que las empresas y el gobierno vayan por separado no genera confianza. En la combinación de empresas y gobierno se confía el doble que tan solo en el gobierno para combatir el virus (45% frente a 20%). Las compañías por sí solas representan un cuarto de lo que se confía en el gobierno para combatir el virus.

7. Altas expectativas de actuación de las empresas – El 78% de los encuestados esperan que las empresas actúen para proteger a sus empleados y a la comunidad local. El 79% espera que las empresas adapten sus operaciones, incluyendo el trabajo a distancia, la cancelación de eventos innecesarios y las prohibiciones de viajes de negocios. Se cuenta con que las empresas (73%) adapten sus políticas de recursos humanos, concedan licencias por enfermedad remuneradas o eviten que los empleados en situación de riesgo vayan a trabajar, entre otras cosas.

8. Los empleadores deben compartir información – Los empleados quieren claridad en todo, desde cuántos compañeros han contraído el virus (57%) hasta cómo el virus está afectando a la capacidad de la organización para operar (53%). Los empleados quieren estar informados más allá de las consecuencias que está experimentando la empresa, incluyendo consejos sobre viajes y lo que se puede hacer para detener la propagación del virus. Dicha información quieren recibirla por correo electrónico o boletín informativo (48%), a través de publicaciones en la página web de la empresa (33%) y llamadas telefónicas o videollamadas (23%).

De este modo, la responsabilidad del sector empresarial cobra cada vez más importancia. “He de decir que estoy impresionado con la rapidez de respuesta de las empresas en las zonas afectadas, situándose en muchas ocasiones por delante de las medidas impuestas por el gobierno o de la expectativa pública. Por ejemplo, destaco la decisión de la NBA de suspender los partidos durante al menos 30 días, sentando el precedente necesario para que el resto de las instituciones deportivas y culturales y a los organizadores de conferencias tomaran las medidas necesarias para posponer o cancelar eventos públicos” ha declarado Richard Edelman.

Dado el bajo nivel de confianza actual, las empresas tendrán que dar otro paso adelante y cubrir el vacío de la información creíble. “Es urgente que posibilitemos decisiones basadas en hechos y que nuestros empleados se sientan parte de un amplio movimiento social para luchar contra esta plaga” ha añadido Richard Edelman. Es hora de que los CEOs organicen sesiones informativas regulares para los empleados impartidas por algún científico o médico, con el objetico de proporcionar un contenido fiable que pueda ser compartido con las familias de los empleados o la comunidad, para que el gobierno coopere en las iniciativas de trabajo en casa y para garantizar que los canales sociales de la empresa están contribuyendo al conocimiento y no al pánico.

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.