domingo, 25 octubre, 2020

100 días de Gobierno: Un relato político en continuo proceso de rediseño

Pedro Sánchez. Foto: Moncloa

Se cumplen 100 días de Gobierno. Tan solo han pasado 100 días, aunque más bien parece que han pasado 100 años. Cuando Pedro Sánchez llegó a La Moncloa, nunca imaginó que sus primeros meses estarían marcados por una pandemia mundial. La comunicación del Gobierno durante sus 100 primeros días ha estado marcada por las continuas acusaciones de ‘censura’ y por las comparecencias del Pedro Sánchez y del resto de ministros y portavoces. De forma inevitable, la estrategia de comunicación del Gobierno también se ha visto drásticamente alterada como consecuencia de una crisis que nadie preveía cuando Pedro Sánchez logró la investidura a principios de este año.

Luis Tejero, Director de Asuntos Públicos de Grayling analiza en Prnoticias la comunicación del Gobierno en sus 100 primeros días. “Si echamos la vista atrás y miramos las portadas de los periódicos de febrero, antes del estado de alarma, la agenda política y mediática estaba centrada en cuestiones como las protestas del sector agrícola, la mesa de diálogo sobre Cataluña, el feminismo, la ‘tasa Google’ o la precampaña electoral en Galicia y País Vasco” añade Tejero.

La clave de la comunicación del Gobierno desde enero hasta el momento actual ha sido su adaptación forzosa a una situación imprevista que ha obligado a ministros como Salvador Illa (Sanidad) y Yolanda Díaz (Trabajo) a asumir un papel protagonista en las ruedas de prensa. Al mismo tiempo, otros miembros del Ejecutivo que parecían llamados a tener gran visibilidad en estos 100 días, como la vicepresidenta Teresa Ribera (Transición Ecológica), están quedando en un plano más discreto ante el impacto de la crisis” revela Luis Tejero.

‘Los comunicadores públicos en tiempos de crisis deben ser transparentes’

El modelo de rueda de prensa impulsado por Iván Redondo y Miguel Ángel Oliver ha estado marcado por las continuas acusaciones de ‘censura’ por parte de los periodistas, Luis Tejero considera que: “el modelo de rueda de prensa con cuestiones filtradas a través de WhatsApp recibió fuertes críticas en un primer momento porque daba todo el control a La Moncloa, minimizando el riesgo de preguntas y repreguntas incómodas. La Secretaría de Estado rectificó y ahora leemos quejas en redes sociales porque algunos periodistas se extienden más allá de lo razonable o se permite preguntar a medios de escasa relevancia nacional. Nunca llueve a gusto de todos”, en este sentido, Tejero destaca que es preferible dejar que el periodismo cumpla su función de vigilancia al poder. “Los comunicadores públicos en tiempos de crisis deben ser transparentes y encajar las críticas con humildad, prudencia y empatía” añade.

La posición de la Secretaría de Estado de Comunicación ha sido firme desde el principio del estado de alarma, llegando a afirmar que ningún Gobierno había comunicado tanto como el de Pedro Sánchez. “No es el momento de que este Gobierno, o cualquier otro, dedique sus energías a compararse con otros. Ya habrá tiempo de analizar aciertos y errores en el ámbito de comisiones parlamentarias y futuras investigaciones académicas. Con respecto a las ruedas de prensa, es cierto que desde el inicio de la crisis nos hemos acostumbrado a un ciclo de comparecencias casi ininterrumpidas que no siempre resultan relevantes para los medios. Al propio presidente se le ha criticado, a veces desde un espíritu constructivo, por salir un sábado en horario de máxima audiencia sin tener grandes novedades que contar” alega el director Asuntos Públicos de Grayling.

Sin embargo, en un contexto tan extraordinario en el que decenas de millones de españoles están confinados en sus casas desde hace semanas, “debemos pensar que no todos los discursos están dirigidos al periodista que busca noticias de última hora o al joven urbano y bien informado que vive conectado a Twitter. Estas comparecencias están pensadas también para la señora de 87 años que vive sola en un pueblo de la España vacía y necesita unas palabras reconfortantes en medio de la incertidumbre. Eso también es comunicación política” declara Tejero.

moncloa oliver (1).jpg

‘Existe un duelo entre PSOE y Unidas Podemos para atribuirse la ‘paternidad’ de las medidas’

En este momento actual el liderazgo político es fundamental. ¿El COVID-19 ha puesto en riesgo el liderazgo de Pedro Sánchez?: “uno de los desafíos que afrontaba el nuevo Gobierno al inicio de esta etapa era cómo mantener la cohesión entre dos partidos con orígenes, sensibilidades y liderazgos diferentes. Sánchez y su núcleo más estrecho de colaboradores tenían el reto de imponer una cierta disciplina en el Consejo de Ministros para trasladar mensajes coherentes y evitar así alimentar a los medios y a la oposición con polémicas sobre discrepancias internas”.

Esa dificultad está saliendo a la luz durante la gestión de la crisis del coronavirus, Tejero revela que: “estamos presenciando un duelo más o menos evidente entre los ministros próximos al PSOE y el grupo de Unidas Podemos, encabezado por Iglesias, para atribuirse la ‘paternidad’ de aquellas medidas que más pueden satisfacer al electorado de izquierdas”.

‘Las crisis suelen ser un terreno propicio para que los gobernantes refuercen su perfil’

No cabe duda de que el Covid-19 marcará la estrategia de imagen de Pedro Sánchez, ¿debilita o refuerza su imagen?: “Desde la perspectiva de la comunicación política, las crisis suelen ser un terreno propicio para que los gobernantes refuercen su perfil y vean aumentar sus índices de aprobación. Así ocurrió, por ejemplo, con el presidente George Bush y el alcalde Rudy Giuliani en las semanas posteriores al 11-S” afirma Luis Tejero.

Aunque, por el momento, Pedro Sánchez mantiene una valoración superior a la del resto de líderes nacionales: “no parece que estemos asistiendo a un despegue en su popularidad y tampoco a un desplome evidente. En líneas generales, quien ya tenía simpatía por el presidente se muestra más comprensivo con su gestión y quien sentía rechazo probablemente sigue haciéndolo ahora”.

Sánchez ha demostrado a lo largo de su carrera una enorme habilidad para crecerse ante la adversidad, “las previsiones que hagamos en este punto pueden quedar invalidadas en cuestión de semanas. Como ocurre en los mercados bursátiles, la volatilidad se ha disparado y cualquier certeza sobre el contexto político en España puede venirse abajo de la noche a la mañana. Desde los departamentos de Asuntos Públicos de agencias como Grayling, es el momento de monitorizar, analizar y planificar la adaptación a nuevos escenarios que todavía están por llegar” manifiesta Luis Tejero, director de Asuntos Públicos de Grayling.

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.