domingo, 25 octubre, 2020

Repsol apuesta y pone la robotización al servicio de la energía

La robotización es uno de los principales vectores de Repsol en su estrategia de transformación digital. En 2020 la compañía energética realizará el primer piloto en un complejo industrial con un robot logístico para el transporte de materiales. En el caso de la robotización, la compañía está formando a sus empleados para que lideren este proceso, buscando aumentar las sinergias de la interacción hombre-máquina, de manera que las personas puedan centrarse en tareas de mayor valor añadido como la toma de decisiones.Repsol cuenta con dos hubs de robótica, uno de hardware y otro de software, para el desarrollo y despliegue de robots físicos y de software que descarguen a los empleados de tareas rutinarias o que desempeñen trabajos que puedan suponer un hipotético riesgo en las instalaciones industriales. El centro de investigación Repsol Technology Lab (Tech Lab) de Móstoles desarrolla tecnologías disruptivas para su posterior implantación en la empresa. En este centro, que acoge el hub de robótica de hardware, se trabaja en cuatro líneas: robots logísticos, sistemas de automatización de almacenes, brazos robóticos colaborativos, y brazos robóticos para la apertura y cierre de equipos industriales.
El impacto económico de la introducción de robots se estima en más de 3 millones de euros para 2021 sólo en el Tech Lab, una cifra que aumentará de forma significativa cuando la robotización se extienda al conjunto de las áreas de la firma. Robotizar transporte y almacenes El primer robot logístico de transporte autónomo (AGV, por sus siglas en inglés) de Repsol ya realiza el reparto diario de muestras y equipos entre el almacén y los distintos laboratorios del complejo de edificios del Tech Lab.
Bautizado como RobLab por los empleados del centro tecnológico, es un “robot colaborativo”, equipado con cámara 3D de profundidad, sensores de ultrasonidos y bumpers de seguridad que detectan personas y objetos para esquivarlos o detenerse. Gracias a su sistema de navegación SLAM (Simultaneous Localization And Mapping) y a un conjunto de sensores (escáner láser, giroscópicos, sistemas inerciales), RobLab se desplaza autónomamente, se comunica con los ascensores y abre puertas en remoto. Capaz de transportar hasta 100 kilos y con una autonomía de 10 horas o 20 kilómetros, recarga sus baterías de litio sin intervención humana para asegurar su disponibilidad.
Por otro lado, en julio de este año estará operativo el sistema de automatización del almacén del Tech Lab, que recibe 60.000 muestras al año desde los complejos industriales. El almacén robotizado “combina una parte de software para la automatización del Sistema de Gestión de Almacén (SGA) y una parte de hardware, con un robot AGV para el movimiento de las cargas en su interior”, continúa Alfonso García. Este sistema robotizado “se integrará con el otro robot AGV que ya hace el reparto para que se hablen entre sí y las muestras lleguen hasta el usuario final”. Brazos robóticos para mejorar la seguridad.


Automatización de tareas recurrentes


Repsol está trabajando también para automatizar procesos a partir de la tecnología RPA (Robotic Process Automation), por la que robots de software realizan tareas que hasta ahora se efectuaban manualmente o de forma semiautomática, permitiendo que los empleados se dediquen a funciones más analíticas. En una estrategia transversal para toda la compañía que lidera el hub de RPA, más de 100 procesos ya han sido robotizados en diferentes áreas.
En el centro de investigación Repsol Technology Lab son seis los procesos ya robotizados. Entre ellos la realización del informe diario de seguimiento de las plantas piloto, que funcionan las 24 horas, y que ahora realiza por la noche un robot de software. “Además de eficiencia, el robot evita errores en una tarea en la que se maneja mucha información, y, sobre todo, libra a nuestros técnicos de un trabajo muy monótono, como es ir comparando datos”, señala Alfonso García. Los procedimientos automatizados con RPA deben cumplir ciertas condiciones, como ser recurrentes, estar basados en reglas, con datos estructurados, y requerir gran cantidad de tiempo y recursos. En esta implantación, Repsol está involucrando a sus empleados para que, a través de talleres donde se emplean dinámicas colaborativas como design thinking, identifiquen qué procesos automatizar.
El objetivo es dotar a nuestros empleados de herramientas y recursos para liderar un camino en el que los robots van a jugar un papel clave en muchos de nuestros procesos de trabajo”. La convivencia entre personas y robots implica una transformación cultural que Repsol afronta con una labor de divulgación en todas las áreas de la compañía implicadas. “Los robots son un complemento que aumenta la seguridad y elimina el trabajo rutinario, pero las personas tenemos un potencial para tareas de alta complejidad, como la toma de decisiones, que un robot no puede suplir”, concluye Adolfo Andrés.


Seguiremos Comunicando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.