lunes, 28 septiembre, 2020

El veto de Sánchez a Iglesias en la negociación con La Zarzuela tensa la ‘confianza’ de la coalición

La marcha del Rey Juan Carlos ha vuelto a poner de manifiesto que el PSOE no se fia de su socio preferente, Pablo Iglesias.  Carmen Calvo, el gurú Iván Redondo y el Jefe de Protocolo de la Secretaría General de la Casa de Su Majestad el Rey, Arturo Martínez han sido las personas encargadas de diseñar la estrategia de la marcha del Rey, proceso que comenzó a principios de julio. La falta de confianza del Gobierno en su socio ha llevado a que ningñun miembro de Podemos haya estado presente en las negociaciones. De hecho, desde la formación afirman que no sabían nada, “la huida del Rey no es una decisión que haya tomado el Gobierno en coalición, sino una decisión del PSOE en La Moncloa”, afirmaba ayer Irene Montero, ministra de Igualdad.

Este hecho es un claro ejemplo de la desconfianza del PSOE en su socio. Ante el desconcierto de Podemos, Pedro Sánchez declaraba: «Son conversaciones discretas las que tengo con el jefe de Estado, en ese ámbito es donde quedan. Yo como presidente del Gobierno lo que hago es respetar la decisión de la Casa Real por todo lo que representa». “Los despachos son reservados, hay una confidencialidad entre la Casa Real y mi persona». «Como presidente del Gobierno me corresponde respetar las decisiones de la Casa Real y el momento en el que deciden hacer públicas estas cuestiones».

Por su parte, Pablo Montesinos, vicesecretario de comunicación del PP ha afirmado que: «No puede ser que un Gobierno tenga distintas visiones sobre el mismo hecho. El Gobierno está dando mensajes contradictorios. Emplazamos formalmente al Gobierno de España a que ponga orden en su gabinete y desautorice a Iglesias». Pablo Casado también se ha pronunciado y ha calificado de lamentable la comparecencia del día de ayer de Pedro Sánchez:  “Que el presidente Sánchez no defienda al Rey de los ataques intolerables de su vicepresidente. La responsabilidad de cualquier acción del Gobierno es suya, así como la de defender la Constitución de las amenazas de sus socios”.

La falta de confianza entre ambos partidos es un hecho que ha quedado bastante claro desde el minuto cero que formaron Gobierno. Ni Sánchez se fía de Iglesias, ni Pablo de Pedro. Aunque es normal que la desconfianza esté presente, ninguno de ellos son un aliado político de confianza, ni en España ni en el resto de Europa. El acercamiento de Pedro Sánchez a Ciudadanos y el rechazo a que Iglesias esté al tanto de la marcha del rey podrían darnos algunas pistas de los próximos movimiento del presidente. Recordemos que la política de la contradicción y de la conveniencia es algo intrínseco en el ADN de este Gobierno.

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.