martes, 7 diciembre, 2021

Más sombras que luces en la vacuna de Pfizer

Después del imponente anuncio de Pfizer y BioNTech sobre su vacuna contra la COVID-19, aparecen claros y oscuros sobre la viabilidad y fiabilidad de la misma. La vacuna basada en ARNm, BNT162b2 contra el SARS-COV-2,  muestra una eficacia superior al 90% en participantes sin evidencias previas de infección.

Según los datos del comunicado conjunto, este nivel de eficacia se ha logrado siete días después de la segunda dosis, es decir 28 días después del inicio de la vacunación. La fase tres del ensayo comenzó el 27 de julio y ha implicado a 43.538 participantes hasta la fecha, de los que 38.955 recibieron la segunda dosis el 8 de noviembre.

La bolsa se ha disparado con el anuncio de Pfizer y BioNTech. La vacuna ha llevado a la euforia al mercado y el IBEX 35 vive su mayor subida en diez años. Por supuesto, en Wall Street, las acciones de Pfizer reaccionan con subidas próximas al 10%. Esto equivale a una ganancia cercana a los 20.000 millones de dólares (unos 17.000 millones de euros) en términos de capitalización bursátil.

Logística para transportar la vacuna de Pfizer

Sin embargo, ¿este anuncio supone una noticia tan buena como aparenta? Alfredo Corell, profesor de inmunología, no considera que pueda ser una buena noticia para la ciencia. Según  ha explicado en el programa Cuatro al Día, “es una fantástica noticia para el mundo económico, es una noticia prometedora para la sociedad y una muy mala noticia para la ciencia. Los datos no están comunicados todavía”.

Corell afirma que “un tanto por ciento de eficacia tan alto puede ser precipitado”. Además, destaca que todavía hay demasiadas preguntas sin respuesta: ¿en qué franja de edad está funcionando mayoritariamente? ¿Qué duración tiene el efecto? Por no hablar del tema logístico, que merece una mención aparte.

La vacuna de Pfizer y BioNTech tiene que conservarse a -8º C, este hecho complica de sobre manera el transporte a todas las partes del mundo. No obstante, Alfredo Corell explica que “una de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que una vacuna se considere ideal es que no necesite refrigeración de ningún tipo. Es decir, que se pueda conservar a temperatura ambiente”.  “La presión a la ciencia no lleva a buen fin”, alerta Corell.

¿Anuncio empresarial o científico?

Por otro lado, Luis del Val, colaborador de “Herrera en COPE”, también ha puesto el foco del día en la polémica de la vacuna de Pfizer. Según contaba en el programa, “cuando Pfizer apuntó que ya estaba lista, comprobé que el anuncio procedía de la propia empresa, no de un informe publicado por una revista científica”.

Además, del Val, también hace hincapié en la gran dificultad que supone mantener la vacuna a -80º C, y pone como ejemplo: “si fuera una merluza, que esté más o menos fresca importa menos, puesto que lo más grave que te puede ocurrir es una ligera indisposición. Pero si es una vacuna que te van a inyectar o aplicar, lo de la temperatura me imagino que será algo serio. Y no vas a preguntar si la vacuna la pescaron ayer”.

Para finalizar, Luis del Val deja entrever que el momento del anuncio de Pfizer tiene cierta relación con la economía. “Los que manejan el dinero, que son más listos que yo, y poseen mucha más información, hicieron subir la bolsa. El negocio para el que comprara antes de ayer acciones de Pfizer y las venda hoy, habrá sido magnífico y se ha procurado una jubilación de lujo”.

¿Demasiadas lagunas en una vacuna precipitada?

Por otro lado, Javier Sampedro, científico y periodista, también deja claro en El País su escepticismo. “Nos hemos enterado de esta noticia a través de una nota de prensa que parece estar destinada  a los parqués bursátiles en lugar de a la comunidad científica. No aparece ninguna publicación científica revisada, donde expertos independientes evalúen el trabajo, expongas sus críticas o soliciten más datos”.

La realidad es que Pfizer se ha sometido a un comité científico independiente de manera voluntaria. Sin embargo, los resultados no pueden considerarse definitivos mientras no se siga el procedimiento convencional.

Por otro lado, la conocida viróloga, Margarita del Val, también señala otro grave problema. Y es que, según el comunicado de Pfizer, la vacuna protege de los síntomas leves de la COVID-19. Entonces, ¿qué pasa con los síntomas graves? Si no protege de este tipo de síntomas, la utilidad de la vacuna quedaría muy mermada porque casi no ayudaría a los grupos de riesgo.

Además, el comunicado no menciona que la vacuna inhiba la replicación del virus. Si esto es así, las personas vacunadas pueden seguir siendo infecciosas porque tendrán virus en sus vías respiratorias. Si todos estos detalles son así, el valor de la vacuna sería muy discutible.

¿Qué ocurre con PharmaMar y su pulso con la CNMV?

Nos remontamos al pasado 23 de octubre, día del primer requerimiento de la CNMV. Ese mismo día, PharmaMar superaba el 18% de corrección en cinco sesiones, un correctivo desatado a raíz de los récords en Bolsa alcanzados tras la presentación de «resultados positivos» de los ensayos de Aplidin como tratamiento contra la COVID-19.

La CNMV solicitó a la biofarmacéutica a dar respuesta a 12 preguntas sobre los ensayos de Aplidin como tratamiento contra el coronavirus. PharmaMar dio respuesta, el pasado 30 de octubre, a estas 12 preguntas pero la respuesta no fue suficientemente clarificadora y el organismo supervisor bursátil emitió otro requerimiento. La respuesta de PharmaMar ha llegado justo antes del fin del plazo fijado.

Con todo este cruce de misivas, las acciones de PharmaMar lideran las caídas del Ibex. No obstante, el posible adelanto de las vacunas restaría potencial de negocio a Aplidin, si se confirma su efectividad como tratamiento contra la COVID-19.

Seguiremos informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.