viernes, 23 abril, 2021

LAS MAFIAS INTERNAS APOYAN A AQUELLOS QUE TAPEN EL PASADO DE SUS CORRUPTOS SEÑORITOS

Europa exige y Economía se plantea una ley para regular los desmanes en los Colegios

HAY CONSEJEROS DISPUESTOS A DEVOLVERLO TODO CON TAL DE NO IR ANTE EL JUEZ

Todo comienza por la encarcelación del presidente del Colegio de Enfermería de Pontevedra, su esposa y su hija, por algún presunto delito directamente relacionado con el cargo que ocupa desde hace más de 30 años y con motivo de evitar la posible destrucción de pruebas, que pueden llevar a la UDEF a esclarecer estos presuntos delitos. Treinta años no es nada, pero los escándalos han sido numerosos, singulares… Al final son pequeños despistes que no se pueden tener en cuenta, y mucho menos (jajajajajajajaaj) en profesionales que viven con este estrés que, los lleva a trabajar hasta más de una hora al día…

Pero, dos días más tarde de este interesante escándalo, aparece en medios de comunicación que el presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Enfermería, a la sazón presidente del Colegio de Córdoba y presidente del Consejo General, presenta su dimisión del cargo autonómico, ante la investigación que se está llevando a cabo por una denuncia investigada por el juzgado de instrucción numero 31 de la Comunidad de Madrid.

Pero, no hemos dejado de meditar la cola que puede traer una acumulación de cargos por una persona, asociada a la cantidad de años que se pueda estar en los mismos, cuando nos atrae otra noticia que anuncia que el ex presidente del Consejo General de Colegios de Enfermería “desvió fondos para pagar las bodas de sus hijos” (El Mundo 17/03/2021), pequeño despiste, seguro. Como otros miles que saldrán delante del juez, porque ahí, véase el Caso Bárcenas, ante su señoría, todos cantan de plano, y empiezan a mejorar su memoria de forma sorpresiva…

Y las preguntas pueden ser muchas. Pero, nos llama la atención saber cuál debe ser el atractivo que tienen los colegios profesionales, para que un perfil profesional, en algunas ocasiones de éxito, prefieran ejercer administrando los bienes de sus compañeros, que trabajando en su profesión. No tendría más sentido que contratasen profesionales, que moverse por impulsos para hacer regalos, comprar fincas, promover edificios, agencias de viajes, compras de todo, todo, todo… sin ser responsable de nada. Y, eso de la deontología, ¿dónde queda?

La punta del iceberg de los colegios profesionales siempre ha estado visible: Se consigue un gran posicionamiento social, consiguen relacionarse con políticos… es un medio instrumental para generación de altas relaciones y para la puesta en marcha de negocios con los amiguetes, ¡como Torrente! Y de paso, que esto es lo que no se cree nadie: servir al compañero colegiado que paga su cuota mensual, para que consiga los mayores beneficios. A colación de esto se me ocurre una maldad: Un colegiado de un colegio de 300.000 colegiados. Si con un sueldo medio de 3.000 euros al mes, le cargan 10 euros de más, por una supuesta regulación de la cuota, el profesional ni lo mira, pero, el ingreso ‘atípico’ sería de tres millones de euros fuera de control. ¿A que es fácil? Pues de éstas me sé mil.

LO BIEN QUE SE LO HAN PASADO, PERO TOCA RENDIR CUENTAS DE ESTAS GRANDES FORTUNAS INEXPLICABLES Y APLAUDIDAS POR MUCHOS PERIODISTAS QUE TAMBIÉN HAN VIVIDO Y VIVEN DE ELLO.

¿Que hay debajo de este iceberg? A buen seguro una montaña de hielo multiplicada por MIL.

De los sueldos que perciben por sus consejerías dominicales. Se haría indiscutible para aquellos que lo tengan establecido estatutariamente. Contando, cómo no, con dietas por asistencia a actos de todo tipo, incluso los de entronización de sus presidentes. Y, esto no está mal, ya que dedicas tu tiempo a defender los intereses legítimos del colectivo que representas. Pero hay que ver como lo haces, con que transparencia aparece en los estatutos, en las cuentas anuales, y en los informes de Gestión. Otra más el 99,9% son hombres en estos consejos tan duros, en los que digerir la comida les lleva hasta la cena.

Hace unos años ya intento el ministro de economía la regulación exigida por Europa de los colegios profesionales, pero fue paralizada por poderes colegiales muy cercanos al ex presidente Mariano Rajoy. Y quien dice poderes colegiales muy cercanos, puede querer referirse a poderes que ostentan los cargos colegiales colocados estratégicamente en los diferentes consejos de administración.

En las mas frías profundidades del Océano (qué poético para tanta basura acumulada), se esconden los intereses personales de miembros de las Juntas directiva de los colegios, que confunden el patrimonio propio (cuando entran en sus nuevos cargos, suele ser bastante rancio), con el de la profesión a la que representan. Una duda para los que saben: un presidente de un colegio profesional que se encuentra colocado en una compañía, y representando a su colectivo, ¿no seria un ‘consejero dominical’? al parecer, tampoco es así.

Y, de la remuneración obtenida por un ‘consejero dominical’, la pregunta sería si ésta, ¿no pertenecería al colectivo que lo mantiene como representante de la institución? Pues no…

Y, lo más triste de esto, es que en el caso de la sufrida profesión de la enfermería, tengan que estar escuchando esto de sus dirigentes, muchos de ellos colocados de manera casi eterna en sus posiciones de privilegio, mientras los compañeros a los que representan sufren estrés, maltrato laboral, derrumbe psicológico, separación de sus familias y horas de guardia interminables, a causa de la Pandemia provocada por el SARS.-CoV-2. Y, todo ello con un salario ridículo, para la altísima responsabilidad que desempeñan.

Hay publicaciones que hablan de 45.000 euros anules, por coordinación de la formación andaluza durante 17 años por parte del Presidente Andaluz, se me hace muy poco viendo lo que cobran otros, y cómo lo gastan con sus cercanos y empresas proveedoras. Hay fuentes que hablan de un supuesto fraude de 11 millones de euros del presidente de Pontevedra, y otras cuentan que el ex presidente, todopoderoso, del Consejo General de Enfermería pago con dinero de la corporación la boda de sus hijos y hasta el entierro de su padre. Unos zapatos que llegaban de EE UU, y bolsos… Poco es, para lo mucho que se sabe de las andanzas de estos ‘presidentes’, que son ricos para las próximas diez generaciones, dedicándose a medrar y que guardan con indecencia lo que no es de ellos. Un fiscal con ganas de destapar, se hincha.

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.