martes, 22 junio, 2021

DESDE TBS EN BARCELONA ALERTAN DE QUE ESTE MOVIMIENTO CONLLEVA TANTO OPORTUNIDADES COMO RIESGOS PARA LA SOCIEDAD

Levantar las patentes de las vacunas contra la COVID-19: riesgos y oportunidades

ESTADOS UNIDOS Y LA UNIÓN EUROPEA PASAN DE DEFENDER LAS PATENTES DE LAS VACUNAS A PROMOVER UNA SUSPENSIÓN

Los Estados Unidos y la Unión Europea han hecho público un cambio de tendencia que hace un mes parecía imposible. Ambas potencias han propuesto la suspensión de las vacunas contra la COVID-19 de cara a un futuro próximo.

Tras el cambio de tendencia por parte de Estados Unidos y de la Unión Europea en relación a la liberación de las patentes de las vacunas contra la COVID-19, desde TBS en Barcelona alertan de los riesgos que puede conllevar esta decisión.

El profesor Yancy Vaillant, profesor de Estrategia, Emprendimiento e Innovación en TBS en Barcelona y experto en patentes y su aplicación en el emprendimiento, afirma que “se trataría de determinar si dichas inversiones estaban solamente destinadas a estimular la labor de I+D, o eran un esfuerzo de co-creación para la producción y comercialización de las vacunas”.

Además, el profesor explica que, en el caso de una alianza de co-creación publico-privado, el sector farmacéutico “no tiene legitimidad para apoderarse de los frutos de la inversión pública”. Mientras que las administraciones “tienen mucho más poder y control” sobre la explotación comercial de las vacunas.

Patentes de las vacunas a examen

“Vista la urgencia cuando surgió la epidemia y el poco poder de negociación que tenían las instituciones públicas para imponer sus condiciones de comercialización en un principio, es poco probable que lo privado hubiera sido incentivado en reorientar todo su efectivo a esa vacuna, sin las expectativas de importantes retornos en el caso de éxito”, afirma Vaillant.

Por otra parte, según el experto, “si las presiones públicas hacen que se diluya el potencial premio para el proceso de I+D que pueda generar una patente exitosa, especialmente ahora al final del proceso (cambiando las reglas a mitad del partido), generará expectativas aún más negativas que pueden resultar muy desfavorable para el bienestar público la próxima vez que la sociedad se encuentra con una pandemia o otra crisis similar”.

La industria farmacéutica ha aportado “importantes cantidades de recursos humanos, financieros y materiales. Además del coste de oportunidad de haber abandonado otras líneas de investigación para dedicarse casi en exclusiva al desarrollo de una vacuna para la COVID-19”. Aún así, “sólo muy pocos han conseguido patentar sus productos y aún menos se llegará a tiempo para poder rentabilizar sus inversiones”. Además, Vaillant asegura que “Estos fracasos han creado expectativas que afectarán la forma en la que reaccionarán dichas empresas en un futuro”.

Seguiremos informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.