domingo, 5 diciembre, 2021

SEGÚN EL BLOG DE COFARES

¿Cuáles son los principales tipos de sudoración y cómo ayudar desde las farmacias?

EXISTEN PRINCIPALES TIPOS DE SUDORACIÓN DEPENDIENDO DE SU ORIGEN

Una vez conocida la causa del problema, el farmacéutico, además de asesorarle sobre tomar medidas complementarias al tratamiento como la ducha diaria, la hidratación y una alimentación adecuada, plantea al paciente el producto más adecuado en función de sus características y necesidades.

Algunos pacientes llegan a la farmacia preocupados por sufrir un exceso de sudoración. Ante una situación como esta, el farmacéutico debe reconocer la causa del problema e informar a paciente sobre las medidas y cuidados a tener en cuenta para ponerle freno o reducir este exceso de sudor y sus efectos desagradables.

Según explican en el Blog de Cofares, la sudoración es un proceso completamente natural. Se trata de una respuesta fisiológica que tiene diferentes funciones: termorreguladora, excretora de sustancias (ácido láctico, urea) y antiséptica (tiene un pH relativamente ácido, además de inmunoglobulinas).

Principales tipos de sudoración

Térmica: ocurre cuando la temperatura exterior es superior a 37 grados. Empieza a notarse en cuello, partes ventrales y dorsales del tronco.

Psíquica: responde a estímulos nerviosos. Aparece en la frente, palma de las manos, planta de los pies y axilas.

Producida durante el esfuerzo muscular: depende de una combinación de elementos térmicos y nerviosos. En el momento de afluir, tanto el sudor ecrino (las glándulas ecrinas lo vierten al exterior, epidermis), como el apocrino (las glándulas apocrinas lo vierten al interior de un folículo piloso) son inodoros y estériles.

El olor se produce después por acción de las bacterias sobre el sudor apocrino. Sin embargo, el sudor ecrino es una solución acuosa muy diluida y no tiene importancia práctica en el desarrollo del olor corporal.

Productos higiénicos, ¿sí o no?

Cuando el farmacéutico identifique la causa del problema podrá plantear al paciente el producto más adecuado en función de sus características y necesidades. Además de asesorarle sobre tomar medidas complementarias al tratamiento como la ducha diaria, la hidratación y una alimentación adecuada.

Preparados antitranspirantes. Provocan una ligera inflamación de los canales sudoríparos, lo que origina una disminución de la luz del canal. Además, provocan la coagulación de proteínas y la retracción del canal de manera directa (astringencia). Algunos de los componentes activos de estos antitranspirantes son: clorhidrato de aluminio, cloruro de aluminio, sulfato de aluminio y sales de Zn.

Preparados desodorantes. Presentan una acción antimicrobiana y neutralizadora de malos olores, las sustancias activas que poseen absorben las bacterias productoras de olor o retrasan su producción. Los componentes activos de los desodorantes se dividen en sustancias antimicrobianas como alcohol etílico, triclorocarbanilida, bromoclorofeno y triclosán, y agentes secuestrantes como el ricinoleato de zinc, óxido de zinc y derivados de ácido láctico o tartárico. No obstante, es importante encontrar un antitranspirante o desodorante que se adecúe a las necesidades del paciente y a su tipo de piel.

El farmacéutico es el profesional ideal para llevar a cabo un asesoramiento correcto e individualizado, así como un seguimiento riguroso de todo el tratamiento.

Fuente: El Blog de Cofares

+ de 21 AÑOS diciendo

Seguiremos informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.