viernes, 2 diciembre, 2022

EL CÁNCER DE MAMA UNO DE LOS MÁS DETECTADOS EN EL MUNDO

El cáncer de mama supuso el 12,5% de todos los cánceres que se detectaron en todo el planeta en 2020

LOS TUMORES MAMA OCUPAN LA PRIMERA POSICIÓN ENTRE LOS CÁNCERES MÁS FRECUENTEMENTE DIAGNOSTICADOS EN EL MUNDO EN EL AÑO 2020, SEGUIDOS DE EL DE PULMÓN, COLON Y RECTO, PRÓSTATA Y ESTÓMAGO, TODOS ELLOS CON MÁS DE UN MILLÓN DE CASOS.

El cáncer es una enfermedad que, por desgracia y cada vez de forma más frecuente, nos resulta familiar a la mayoría de las personas. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) después de las enfermedades del sistema circulatorio, los tumores son la principal causa de muerte en España siendo culpables del 22,8% de las defunciones en 2020. Además, en este 2022 se calcula que se diagnosticarán unos 280.100 casos de esta enfermedad en nuestro país. Este dato puede encontrarse en el informe Las cifras del cáncer en España 2022 que ha publicado recientemente la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Todo diagnóstico de cualquier tipo de cáncer supone una situación complicada tanto para la persona afectada, como para sus familiares. Momentos muy delicados que todos hemos vivido de forma cercana y con cierto temor a ser los siguientes afectados. En el caso de las mujeres, los tumores de mama son los más temidos y a la vez los más frecuentes , de hecho, según el informe de la SEOM ya citado, supuso el 12,5% de todos los cánceres que se estima que se detectaron en todo el planeta en 2020 en ambos sexo.

Ahora bien, en el caso concreto de las mujeres el diagnóstico del cáncer de mama se puede ver agravado al coincidir con ciertas situaciones delicadas, como puede ser un embarazo.

Cáncer de mama en embarazadas

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) destaca en su página web que el embarazo no es un factor de riesgo a la hora de contraer cualquier tipo de cáncer: “Es decir, las mujeres embarazadas no presentan mayor susceptibilidad que las no embarazadas para padecer esta enfermedad”. Pero, existen ciertos tipos de cáncer que se diagnostican con más frecuencia durante la gestación y, entre ellos, destaca el cáncer de mama.

Según Isabel Echevarría, secretaría científica de la SEOM y oncóloga médica del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, los cánceres de mama suponen en torno al 40% de los que se detectan durante el embarazo. Una cifra que a primeras parece elevada, pero que según Echevarría, no supone un fenómeno frecuente, aunque si podría aumentar en los próximos años dejando de ser casos aislados.

Esto se debe, en palabras de Echevarría, a que “el riesgo se incrementa con la edad y en la sociedad occidental se ha producido un retraso en la edad de maternidad”. La AECC, por su lado destaca que los cánceres de mama en el embarazo pueden detectarse en fases más avanzadas debido a los cambios fisiológicos que se producen, como el aumento del tamaño o densidad del pecho durante el periodo, lo que puede suponer una mayor dificultad en la detección de masas anormales de pequeño tamaño.

Esperanza para el feto

Además del cáncer de mama, también pueden observarse en las embarazadas como más frecuentes los linfomas, leucemias, cánceres de ovario o también sarcomas, tumores digestivos o melanomas, aunque en casos más aislados. El pronóstico para la madre en estos casos es variable; dependerá del tipo de tumor y del estadio en el cuál se detecte.

En cambio, para el feto, las expectativas son mejores. Aunque, como advierte Echevarría en una entrevista para El Español, “Es cierto que hay mayores tasas de prematuridad y necesidad de ingresos en UCI neonatal en los recién nacidos de madres diagnosticadas de un cáncer durante el embarazo”. Al final, el manejo de este tipo de cánceres se basa en dar el tratamiento adecuado a la madre y que este, a la vez, garantice la seguridad del feto. En este sentido, los tratamientos y las pruebas diagnósticas deben restringirse para que el proceso sea lo más seguro posible.

Menor número de pruebas

En el caso de la quimioterapia, “está contraindicada durante el primer trimestre del embarazo, pero puede administrarse a partir de la semana 12”, asegura la oncóloga.

Sin embargo, otros tratamientos como la radioterapia, las terapias dirigidas, la inmunoterapia y la hormonoterapia están contraindicadas durante todo el embarazo. Eso sí, las cirugías, excepto aquellas que se realizan sobre ciertos tumores ginecológicos, son bastantes seguras a lo largo de toda la gestación.

Otro de los aspectos de mayor relevancia a la hora de abordar los tumores son las pruebas diagnósticas. En este sentido, el embarazo también puede ser un factor limitante. Las más seguras son, según indica este artículo de El País, las mamografías y las ecografías, pero las resonancias magnéticas no se pueden llevar a cabo hasta el segundo trimestre, y en los TAC debe utilizarse siempre herramientas de protección.

Ahora bien, aunque, según el informe de la SEOM, el cáncer sigue constituyendo una de las principales causas de morbi-mortalidad del mundo, en la actualidad cada vez existe un mayor conocimiento sobre la manera en la que deben manejarse estos casos.

+ de 21 AÑOS diciendo

Seguiremos informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.