martes, 29 noviembre, 2022

MÁS DE 60 PINCHAZOS A MUJERES 

El alcohol, la droga más común en la sumisión química

NI BURUNDANGA, NI ÉXTASIS 

El alcohol es, por tanto, el tóxico más detectado en los casos de agresión sexual bajo el influjo de sustancias

El pánico ante los pinchazos a mujeres en discotecas continúa extiéndose por España. Hasta la fecha, se han registrado más de 60 denuncias, repartidas entre País Vasco, Cataluña, Asturias, Cantabria, Aragón, Comunidad Valenciana, Baleares, Castilla-La Mancha y Andalucía.

Las víctimas que han querido contar su experiencia explican que, tras notar el pinchazo, comenzaron a sentirse mareadas, con pérdidas de conciencia y malestar general, lo que ha vuelto a poner sobre la mesa el uso de la sumisión química con fines sexuales.

Ahora bien, hasta el momento, no se ha detectado ninguna sustancia en los casos denunciados, a excepción de una menor de Gijón, en la que se encontró MDMA. Por eso, expertos piden prudencia a la hora de hablar de sumisión química, ya que puede ser que los atacantes no estén inyectando ninguna droga.

Los tóxicos que se emplean para llevar a la víctima hacia la sumisión química son varios y, por desgracia, muchos. “Todas las sustancias empleadas tienen algo en común, actúan sobre el sistema nervioso central y son tanto depresoras como estimulantes”, reza la Guía informativa para jóvenes y adolescentes sobre este tema. Sin embargo, su autora, Esperanza López Hidalgo, médico forense, ha declarado a EL ESPAÑOL que hay una que prevalece por encima de todas: el alcohol.

La sustancia más implicada

Según los datos que presentó el 8-M la ministra de Justicia, Pilar Llop, de las 3.001 agresiones sexuales constatadas por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF), en 994 se hizo un análisis ante la sospecha de utilización de sumisión química. El 72% de los casos dio positivo en sustancias y, de estos, en la mayoría (el 39%) el test toxicológico dio positivo en alcohol etílico. Además, lo normal es que aparecíera también mezclado con otros fármacos o estupefacientes, como benzodiazepinas, cocaína o cannabis para aumentar su efecto.

Además, se ha podido conocer también, que la droga menos frecuente, aunque es la que tiene más fama, es la escopolamina, más conocida como burundanga. De hecho, una investigación del Hospital Clínico San Carlos de Madrid con el Instituto Nacional de Toxicología confirmó que, de entre 292 casos analizados con sospecha de sumisión química, sólo había uno con burundanga y ni siquiera respondía a una agresión sexual, sino que se trataba de un hombre de 34 años contra el que se había cometido un delito contra la propiedad.

Ante tales datos, trabajadora en la Unidad de Valoración Integral de Violencia de Género del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Málaga, López Hidalgo explica que hay que intentar desmitificar el concepto de que existe una droga de los violadores, en tanto en cuanto ha quedado demostrado que, entre las muchas sustancias que pueden estar implicadas en la sumisión química, la principal es el alcohol.

Así, hay que poner atención en esta droga puesto que es un aspecto relevante, ya que las violaciones por sumisión química parecen haberse puesto de nuevo en auge.

El perfil más afectado

Entre las personas más vulnerables ante estos nuevos sucesos, encontramos un perfil de gente joven. López Hidalgo lo justifica por dos razones, la primera, la fisiología hace que les afecte más. La segunda, son mucho más inexpertos y nos saben las situaciones en las que se pueden encontrar.

Y es que, el agresor por sumisión química lo que busca es propiciar una posición de soledad. Es común que este tipo de victimarios, después de practicar su técnica de sumisión, esperen a que la víctima se separe del grupo para atacar.

Actualmente, según el artículo 181 de la Ley Orgánica 11/1999, este tipo de delitos se castiga como abuso sexual de tipo agravado por acceso carnal y se contemplan entre cuatro y diez años de prisión. Si finalmente entra en vigor la Ley ‘Sólo sí es sí’, serán una agresión sexual, con el consiguiente aumento de pena. Mientras tanto y hasta que las autoridades actúen no queda más opción que aplicar políticas de autodefensa y continuar luchando por la seguridad de todos.

Seguiremos informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.