En la Tierra a lunes, 26 febrero, 2024

UN ‘1984’ MEDIÁTICO PARA PEDRO SÁNCHEZ CON PODEMOS AMENAZANDO

La salida de Prado, la ‘toma’ de EFE y la “disidencia controlada” de ‘El País

LA IMPORTANCIA DEL RELATO Y EL CONTROL TOTAL DE LOS MEDIOS

La Moncloa no da puntada sin hilo. En apenas dos semanas, el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez, enfrentado a una crisis sistémica de nacimiento, ha empezado a mover fichas para controlar el “relato”, considerado fundamental para mantener, en lo posible, esta legislatura.

Publicidad

El Gobierno de Pedro Sánchez ha lanzado los dados sobre el tapete mediático español. Su objetivo, controlar el llamado “relato” sobre el nuevo Ejecutivo de coalición y atenuar, en la medida de lo posible, el desgaste que pesa sobre él, a pesar de su reciente formación. Con independentistas de todo tipo y Podemos apostando por tensar al Gobierno de coalición y con buena parte de la derecha sociológica -e incluso una parte de la izquierda- con un notable enfado, los gurús de Moncloa creen que se impone un ‘pressing’ sobre los medios si se quiere mantener el rumbo.

La estrategia comenzó a fraguarse el pasado verano, durante la campaña electoral, cuando Sánchez inició una cruzada en diversos medios, tras denunciar la deriva de los mismos. La iniciativa contó con el apoyo de los medios sanchistas y, sobre todo, con el visto bueno de José Miguel Contreras, el catedrático mediático que lo mismo pesca en RTVE que en Prisa o en Moncloa. Este ubicuo personaje, considerado en realidad recadero de los mandatos del verdadero asesor del Gobierno, Miguel Barroso, alentó la operación con firma incluida. No desveló, entonces, su papel como susurrador y preparador de un debate, el de Atresmedia, que Sánchez perdió. Tampoco que su siembra de detritus sobre el mismo tenía un objetivo claro: preservar su supuesta ‘seniority’ al respecto como experto en comunicación política. Pero de Contreras ya se hablará en profundidad en otro momento.

Borja Prado: con pena y sin gloria

Uno de los primeros damnificados de este asunto ha sido Borja Prado, el hombre que se creyó lo que no era. En apenas medio año, Prado ha pasado de presentarse como el que dio un giro total a Mediaset a tener que coger la puerta. El gesto no ha extrañado a nadie en el sector, y a poco que se supiese hilar algo fino, no podía sorprender que Prado ligase su destino a la situación política. No Feijóo, no Prado, podría haberse dicho. Pasó lo que pasó, y encima con cachondeo de un fracasado como Jorge Javier Vázquez. “Se nos van los mejores”, se choteó el sujeto, experto en lenguaje viperino y suspenso en audiencias.

Pero es que Prado se lo creyó. Ligó a Mediaset con un giro conservador y eso le mató. También sus propios movimientos internos, después de que Paolo Vasile -libre de cadenas- viera claro que el hijo del manco le hizo bien la cama. Y Vasile, que será lo que sea, todavía es escuchado en Italia por los que mandan gracias a los millones que les hizo ganar durante años. El destino de Prado estaba sellado y con él, sus sueños de convertirse en un Polanco conservador. Por la puerta de salida de Mediaset se iban también los sueños del multimedia, del control de Prisa y la Cadena SER vía Vivendi y otras hierbas. Para rematar, establecimiento de una línea pro-PSOE en los Informativos con Paco Moreno y una copia, en versión ‘progre’ de Vicente Vallés: Carlos Franganillo.

La ‘toma’ de EFE

Segundo acto de la función: el control absoluto y total de la Agencia EFE con la situación, como presidente, de todo un exsecretario de Estado de Comunicación como Miguel Ángel Oliver. Un movimiento muy propio de este Gobierno -ya lo ha demostrado en el terreno de lo judicial, con mejor o peor éxito- que, en este caso, ha escandalizado hasta al ‘Gran Berta’ del sanchismo mediático, El País.

El lanzamiento de un editorial crítico con la medida no encubre, como dice el refrán, que las ramas impidan ver el bosque. En realidad, y según se da por hecho en el sector mediático, tan sólo sería una excusa para cubrirse ante dicha medida. En la práctica, ni El País ni Prisa van a movilizarse contra Oliver.

En la agencia, sin embargo, temen lo peor y apuntan que si Gabriela Cañas, nada sospechosa de simpatías con el centroderecha, no les servía, eso supone que Oliver va a jugar duro en la poltrona de la Avenida de Burgos. Al menos con Cañas, que sepamos, tuvieron más diplomacia que con Fernando Garea, al que despacharon en un Rodilla. Tal vez tampoco merecía más.

Lo que sí está claro es que Sánchez y sus muchachos han tocado la corneta. Los movimientos serios, según apuntan diversas fuentes, todavía no han comenzado. Pero ya han iniciado las operaciones. Posibles compras y fusiones, apoyos a medios afines, establecimiento de una unidad de publicidad institucional en Moncloa, asesores de colmillo retorcido en el entorno de Moncloa… Veremos. Es sólo el principio de lo que está por llegar.

Seguiremos Informando…

Publicidad

Premiados de la XX edición de 'Los mejores de PR'

NOTICIAS RELACIONADAS

Relacionados Posts

Noticias recientes

Publicidad

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.