En la Tierra a viernes, 23 febrero, 2024

ANTE EL PROYECTO DE LEY DE PREVENCIÓN DE LAS PÉRDIDAS Y EL DESPERDICIO ALIMENTARIO

Too Good To Go: “Prevenir el desperdicio alimentario es prioridad”

PR NOTICIAS CONVERSA CON VICTORIA ALBIÑANA, GLOBAL PUBLIC AFFAIRS MANAGER DE TOO GOOD TO GO

“Hay que incentivar el consumo productos no estéticos, y almacenamiento. El 80% de los consumidores ve muy útil este tipo de medidas”

Publicidad

El Consejo de Ministros ha aprobado el proyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario. El texto entrará en vigor el 1 de enero de 2025, según el calendario previsto. Pero, sobre este, ¿qué opinan las plataformas que luchan contra el desperdicio alimentario?

Desde PRNoticias conversamos con Victoria Albiñana, Global Public Affairs Manager de Too Good to go, la aplicación móvil que hace de intermediaria entre restaurantes o tiendas que ponen a la venta productos o alimentos que no han vendido al servicio de los consumidores para no malgastar la comida. Dada la importancia que tendrá esta ley para la sociedad española en términos de justicia social, protección ambiental y crecimiento económico, se hace necesario conocer su alcance, también desde esta perspectiva.

¿Cuáles son los puntos fuertes de este proyecto de Ley?

Esta ley es muy necesaria y bienvenida, la veníamos pidiendo hace un tiempo porque una iniciativa a nivel nacional como esta es un instrumento fundamental para combatir un problema complejo y requiere la acción de todos, ciudadanos, empresa pública y privada. Es una oportunidad que tenemos que aprovechar. Uno de los puntos fuertes es la jerarquía de prioridades que tienen que seguir todos los agentes de la cadena de valor para reducir el desperdicio siguiendo unos pasos concretos, que sea obligatorio que todos tengamos un plan. Otro aspecto importante y necesario es que sigue el ejemplo de países como Francia, que para determinados establecimientos es obligatorio suscribir acuerdos de donación. Y, finalmente, la ley habla de que las administraciones tendrán que desarrollar un plan de control. Creemos que la acción es de todos, y con esta ley se está pidiendo esfuerzos a la empresa privada y a las administraciones.

¿Y los débiles? ¿Qué le falta a este proyecto de Ley?

Creemos que la jerarquía de prioridades, en vez de empezar con la redistribución de la donación, tiene que contemplar antes un paso que es la prevención. El mejor excedente es el que no se genera. La ley tiene que dejar clara esa parte, la prevención va antes que nada. Creemos que para poder actuar ante un problema tan complejo es necesario saber cuál es la dimensión del desperdicio alimentario, cuantificar y reportar, el problema es que la ley habla que lo hará el Ministerio de Agricultura, pero nos preguntamos qué pasa en las fases previas, no sólo en la del consumidor. Además de cuantificar también hay que fijar objetivos de reducción, tenemos que reducir en tal año, en cada fase de la cadena de valor, esto es importante porque la Unión Europea lo hará obligatorio determinando objetivos y esta ley nacional no puede ignorar eso. También pedimos que en el texto las administraciones apliquen medidas de incentivos para las empresas, y en los procesos de contratación pública tienen que incluir los criterios de reducción de desperdicio alimentario.

¿Tiene el sector una interlocución efectiva con la administración para incidir en que esta Ley sea un poco más ambiciosa ante el reto que supone el desperdicio de alimentos?

Nosotros ya participamos en el proceso que abrió Ministerio de Agricultura para la consulta pública. Sobre un texto inicial compartimos nuestras opiniones. Cuando el texto entró en el Congreso, tuvimos una interlocución directa con los grupos parlamentarios, hicimos propuestas en el período de enmienda. Estas ideas las compartimos con ellos para modificar el texto, lo hicimos antes de que el texto apareciera, y ahora que vuelve a estar en el Congreso contactamos a los grupos parlamentarios para compartir nuestras propuestas.

En cuanto a prevención, ¿qué propuestas plantea Too Good To Go para mejorar este proyecto de Ley?

Primero, que quede claro que la prevención va antes que cualquier otra acción. Para eso es necesario especificarlo claramente. En el artículo con respecto a la jerarquía de prioridades, el propio texto habla de buenas prácticas, que son interesantes para prevenir, como adoptar medidas en las acciones de transporte, almacenaje, eso es fundamental en la cadena de valor, siempre se pueden tomar medidas de refuerzo. La formación del personal también es importante y otra parte fundamental es la de concienciación, del consumidor, de las administraciones y de la empresa privada.

Y a lo largo de toda la cadena de valor, ¿qué propone Too Good To Go para mejorar este proyecto de Ley?

Insistiría en el compromiso de cuantificación, que es muy importante, ese ejercicio de transparencia, que todos estén dispuestos cuantificar, y la parte de la concienciación al consumidor y darle más información para que pueda reducir el desperdicio en la fase del hogar.

Una vez aprobada, ¿qué iniciativas debe implementar la administración para instruir y sensibilizar a la sociedad?

El Ministerio de Agricultura tiene una campaña en marcha que busca reducir el desperdicio alimentario, es tarea de todos reducir el desperdicio. Este ejemplo de campaña se puede aplicar en las casas, que tienen una labor fundamental. Es muy interesante que se llevan a cabo campañas regionales. También se podrían desarrollar campañas en los propios establecimientos, para los consumidores cuando vayan a comprar. Nosotros hemos hecho un estudio sobre las dificultades de los consumidores y cómo se les puede ayudar desde la administración y el sector privado, y el resultado es que el consumidor echa en falta información: productos feos, consumo preferente y caducidad, en eso hay falta de información, el 10% del desperdicio se debe a que el consumidor no sabe la diferencia entre consumo preferente y caducidad. Hay que incentivar el consumo de productos no estéticos, y el almacenamiento. El 80% de los consumidores ve muy útil este tipo de medidas.

Y la empresa privada, ¿que iniciativas debe implementar?

Estas campañas podrían ser aplicadas por la empresa privada que, indistintamente de que las administraciones las hagan, estén en las líneas de venta: este lineal es para productos que llegan a su fecha de caducidad, o este lineal es para productos imperfectos, para que así se fomente la venta. Nuestro estudio sobre la percepción del desperdicio alimentario en España arrojó que el empaquetado debe tener en cuenta los distintos tamaños familiares, porque hay veces que el pack no se ajusta a sus dimensiones, así se les puede ayudar desde el sector privado, información y concienciación. Si cambiamos el hábito del consumidor seremos capaces de reducir entre todos el desperdicio alimentario.

Seguiremos Informando…

Publicidad

Premiados de la XX edición de 'Los mejores de PR'

NOTICIAS RELACIONADAS

Relacionados Posts

Noticias recientes

Publicidad

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.