En la Tierra a miércoles, julio 10, 2024

IA, SÍ GRACIAS… PERO NO TANTA

¿Puede la publicidad digital jugar en contra de los anunciantes?

SARA G. TIMÓN, COUNTRY MANAGER DE IMPULSION, HABLA PARA PRNOTICIAS

“La inteligencia artificial puede ser de gran ayuda para las marcas a la hora de crear anuncios que realmente impacten en las personas correctas. Para conseguir esto, la IA nos ayuda a realizar análisis del comportamiento de los consumidores, permitiéndonos segmentar la audiencia de forma precisa y dirigir mejor los esfuerzos publicitarios. Además, nos permite optimizar el contenido y personalizar los mensajes para aumentar la relevancia de los anuncios”

En el dinámico mundo de la publicidad digital, la integración de la Inteligencia Artificial (IA) se ha revelado tanto como una herramienta poderosa como un desafío para los anunciantes. Diversos errores recurrentes están obstaculizando los esfuerzos de las empresas en este campo, lo que subraya la necesidad de comprender y dominar completamente la IA dentro del contexto publicitario. Pero, ¿cuáles son esos errores?

Entre esos errores destacan la sobresegmentación del público objetivo, la falta de personalización efectiva, la automatización excesiva desprovista de humanización y la interpretación deficiente de los datos. Dice al respecto Sara G. Timón, Country Manager de la compañía especializada en marketing programático Impulsion, que “la inteligencia artificial se presenta como una herramienta fundamental para impulsar la innovación y el crecimiento dentro de nuestras empresas. No obstante, su verdadero valor se materializa únicamente cuando se domina y se emplea estratégicamente, evitando así cometer errores que puedan resultar costosos y perjudiciales para nuestros objetivos”.

En conversación con PRNoticias, la experta nos desvela la respuesta a la pregunta inicial y aporta algunas claves para que, precisamente, la publicidad digital y el uso de la IA esta juegue “a favor” de los anunciantes.

¿Cuál es el verdadero valor de la IA?

Desde mi perspectiva, lo increíble de la inteligencia artificial es cómo puede convertir montañas de datos en información útil que realmente podemos utilizar para tomar decisiones importantes en diferentes áreas. No solo automatiza tareas, sino que también tiene la habilidad de aprender y adaptarse, lo que la convierte en una herramienta poderosa para mejorar constantemente nuestros procesos. Esto, a su vez, libera a las personas de las tareas monótonas e imposibles de gestionar diariamente, con la misma constancia, permitiéndonos centrarnos en lo que realmente importa: la innovación y la creatividad.

¿Dónde dejamos aquí la ética y la seguridad?

Por supuesto, no podemos ignorar las cuestiones éticas y de seguridad que surgen al utilizar inteligencia artificial. Es crucial asegurarnos de que su implementación se realice de manera justa y transparente, para que podamos aprovechar al máximo su potencial sin dejar de lado la responsabilidad hacia la sociedad.

¿Cómo puede la IA ayudar a una marca a desarrollar estrategias publicitarias más efectivas y personalizadas?

La inteligencia artificial puede ser de gran ayuda para las marcas a la hora de crear anuncios que realmente impacten en las personas correctas. Para conseguir esto, la IA nos ayuda a realizar análisis del comportamiento de los consumidores, permitiéndonos segmentar la audiencia de forma precisa y dirigir mejor los esfuerzos publicitarios. Además, nos permite optimizar el contenido y personalizar los mensajes para aumentar la relevancia de los anuncios. Esto significa que la gente ve lo que realmente le interesa, lo que hace que su experiencia sea mucho mejor. Y no solo eso, la IA también nos puede ayudar a maximizar el retorno de la inversión (ROI) mediante la optimización de la asignación de presupuestos publicitarios, utilizando algoritmos de aprendizaje automático para predecir y ajustar dinámicamente la distribución de recursos.

¿Qué le puede pasar a una marca si usa la IA sin estrategia?

Si una marca decide implementar la inteligencia artificial sin una estrategia definida, podría enfrentarse a diversos problemas. En primer lugar, existe el riesgo de malgastar recursos en iniciativas poco efectivas, ya que la IA requiere una inversión significativa en tecnología y capacitación. Además, sin una estrategia clara, la marca podría generar mensajes publicitarios irrelevantes para su audiencia, lo que podría resultar en una pérdida de interés y confianza por parte de los consumidores. Esto podría traducirse en una disminución de la competitividad frente a otras marcas que sí aprovechan el potencial de la IA de manera estratégica para ofrecer experiencias más personalizadas y relevantes. En última instancia, una implementación descuidada de la IA podría dañar la reputación de la marca al ofrecer experiencias publicitarias poco satisfactorias, lo que podría afectar negativamente la percepción de la marca y su relación con los clientes.

¿Cuál es el error más común que cometen los anunciantes al usar la IA?

Uno de los errores más comunes que cometen los anunciantes al utilizar la IA es la falta de comprensión sobre cómo integrarla adecuadamente dentro de las estrategias de marketing. Esto puede llevar a una implementación desarticulada de la IA, donde no se aprovechan plenamente sus capacidades para mejorar la efectividad de las campañas publicitarias. Asimismo, otro error común es esperar o sobreestimar demasiado a la IA, pensando que va a traer resultados al instante y espectaculares, sin realmente entender cómo funciona y cuánto tiempo lleva entrenarla bien. Cuando sucede esto y el usuario considera que los resultados no cumplen con sus expectativas, le lleva a una decepción total y a una posible pérdida de confianza en la tecnología, al no comprender plenamente su potencial y sus limitaciones.

¿Qué pasa si le dejamos todo al algoritmo?

Algunos anunciantes confían ciegamente en los algoritmos de IA, olvidando que la creatividad humana y el contexto son esenciales para hacer mensajes publicitarios que realmente lleguen a la gente. Y, no solo esto, sino que también pasa que a veces con ayuda de esta herramienta tienden a segmentar demasiado la audiencia, llegando a excluir a grupos importantes y dispersar ineficientemente los recursos publicitarios. Para evitar esto, es esencial equilibrar la personalización con la amplitud de la audiencia y asegurarse de que los datos utilizados sean de alta calidad para obtener segmentaciones precisas y significativas. Además, aunque la IA puede automatizar muchas tareas, es vital mantener una supervisión humana constante para garantizar que las acciones estén alineadas con los valores y objetivos de la marca. Por ejemplo, en nuestro caso, los algoritmos los desarrolla un equipo humano a partir de los patrones de comportamiento detectados. Una vez desarrollados, estos algoritmos se vuelven autónomos y dependen del aprendizaje de la campaña, es decir, se adaptan y ajustan automáticamente sus acciones para optimizar los resultados. Sin embargo, a pesar de esta automatización, ese mismo equipo supervisa constantemente el proceso para identificar nuevas segmentaciones posibles que nos permitan mejorar el comportamiento de la campaña, así como corregir rápidamente las posibles desviaciones que puedan surgir durante la misma.

En este recorrido, ¿se está perdiendo creatividad?

La creatividad es fundamental y distintiva en nuestras campañas publicitarias. En Impulsion adoptamos un enfoque meticuloso. Para asegurar que cada anuncio refleje fielmente la identidad de la marca y cumpla con las expectativas del cliente, preferimos que nuestro equipo de diseño trabaje sobre una plantilla inicial antes de automatizar el contenido. Esto nos permite salvaguardar guidelines del cliente, y sobre todo, aprovechar y estructurar mejor el espacio del anuncio.

¿De qué manera la IA puede reducir costes a una marca?

La IA puede ser una gran aliada para reducir los costes de una marca. Imagina que es como tener un ayudante súper eficiente que se encarga de las tareas más tediosas y complicadas, como el análisis de datos y la optimización de campañas publicitarias. Esto no solo nos ahorra tiempo, sino que también nos ayuda a utilizar nuestros recursos de manera más inteligente. Además, la IA tiene una habilidad increíble para detectar patrones en grandes cantidades de datos, algo que a veces las personas podríamos pasar por alto. Esto nos permite gestionar nuestro inventario de manera más eficiente, prever con mayor precisión la demanda del mercado y mejorar la cadena de suministro. ¿El resultado? Menos gastos asociados con el exceso de inventario y menos interrupciones en la producción. En pocas palabras, diría que integrar la IA en nuestra estrategia de marketing no solo nos ayuda a ahorrar recursos, sino que también nos coloca en una posición más ventajosa para tomar decisiones más acertadas y efectivas en el mercado actual.

¿Cómo pueden los directores y consultores sacar el máximo partido de la IA?

Para que los directores y consultores puedan aprovechar al máximo el potencial de la IA, es esencial sumergirse por completo en este fascinante mundo tecnológico. Esto implica no solo entender cómo funciona la IA, sino también explorar activamente dónde y cómo puede aplicarse de manera más efectiva en el ámbito de la publicidad y el marketing. También es clave trabajar en equipo, colaborando estrechamente con expertos en IA y datos para aprovechar al máximo todas las posibilidades que ofrece esta tecnología. Y, por supuesto, deben mantenerse al día con las últimas tendencias y avances en IA para seguir siendo relevantes y eficaces en un mundo en constante cambio, ya que, la IA está en constante desarrollo, y aquellos que buscan liderar en el mercado deben estar dispuestos a adaptarse rápidamente y capitalizar las nuevas oportunidades que surgen.

¿Cómo puede la IA ayudar en la categorización de la data?

La IA ofrece una contribución invaluable en la categorización de datos al procesar grandes cantidades de información de forma automática y precisa. Utilizando algoritmos avanzados, la IA puede descubrir esos patrones y temas que se repiten una y otra vez en la información, lo que hace que sea mucho más fácil organizar todo en categorías que realmente tienen sentido. Gracias a esta habilidad, el análisis de datos se convierte en una tarea mucho más ágil y accesible, lo que nos permite tomar decisiones estratégicas fundamentadas en información bien estructurada y fácilmente accesible.

Seguiremos Informando…

NOTICIAS RELACIONADAS

Relacionados Posts

Premiados de la XX edición de 'Los mejores de PR'

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.