En la Tierra a martes, 16 abril, 2024

SEGÚN EL ÚLTIMO INFORME DE KREAB ESPAÑA EN COLABORACIÓN CON  KREAB CHILE 

La gestión de criterios ESG se debe abordar desde un enfoque de impacto y riesgo

VIENDO LA SOSTENIBILIDAD COMO PALANCA DE COMPETITIVIDAD

KREAB España ha abordado recientemente los riesgos e impactos de la sostenibilidad para las empresas latinoamericanas resaltando la necesidad de adoptar un enfoque de impacto, riesgo y oportunidad desde el sector de la comunicación para responder a dicho contexto

Ante los crecientes retos sociales y económicos que se presentan, las empresas se han convertido en agentes clave ya que concentran el capital y la riqueza, tienen capacidad de inversión y generan bienestar a través de su productos y servicios. Por eso son hoy en día actores protagonistas en la contribución al desarrollo sostenible y tienen cada vez una influencia más relevante para proponer soluciones a problemáticas no resueltas.

Para ser más exactos, la contribución de las empresas al desarrollo sostenible ha venido también marcado por el fuerte impulso regulatorio de los últimos años, la atención de los inversores y las demandas de la sociedad en su conjunto. Así, como resultado las empresas están presentando creciente atención a una gestión responsable de asuntos ambientales, sociales y de buen gobierno (enfoque ESG).

En este sentido, actualmente, la implementación de criterios ESG en las empresas de Latinoamérica ha ido rezagada en comparación con otras regiones como Estados Unidos, la Unión Europea o Este de Asia. En cambio, en los últimos años se está dando una mayor consideración a estos criterios en la toma de decisiones y en la gestión de riesgos de las organizaciones, especialmente en los temas vinculados a cómo impactan en los empleados y en otros grupos de interés.

Además, el desarrollo de regulación cada vez más exigente en otras regiones impacta a las empresas latinoamericanas al ser proveedoras de empresas que están directamente afectadas por los nuevos requerimientos normativos. Por tanto, es crucial que las organizaciones aborden sus impactos, riesgos y oportunidades en materia de sostenibilidad con el fin de responder a las exigencias del regulador y contribuir de manera positiva a sus grupos de interés.

Ante este contexto, ¿qué pueden hacer las empresas latinoamericanas para gestionar sus riesgos y oportunidades y mitigar sus impactos en el medioambiente y las personas? Pues bien, Kreab ha querido dar respuesta a esta pregunta y lo ha hecho a través de su informe, “Riesgos e impactos de la sostenibilidad para las empresas latinoamericanas” el cual ha desarrollado en colaboración con Kreab Chile y ha sido presentado en Santiago de Chile en un evento con empresas organizado por la propia consultora.

El vínculo ineludible de los riesgos económicos, sociales y medioambientales

En cuanto a los riesgos que se encuentran las compañías latinoamericanas al apostar por la sostenibilidad cabe destacar que el desarrollo sostenible ha sido siempre visto como un riesgo para la estabilidad del sistema financiero internacional. Y es que, en el caso de Latinoamérica, el ranking de riesgos a dos años de 2024 ha estado dominado mayoritariamente por factores económicos. Esto muy posiblemente se deba a la ralentización económica que está experimentando la región como consecuencia del endurecimiento de las condiciones monetarias, la desaceleración de la demanda exterior (Estados Unidos y China especialmente) y la incertidumbre política de algunos países que afecta a la inversión.

A pesar de esto, llama la atención como, para un horizonte tan corto plazo como dos años, hayan conseguido aparecer en el ranking otros riesgos no-económicos, como la climatología extrema o la erosión de la cohesión social. Más allá de la importancia de estos riesgos individualmente, destaca su importancia por su conexión con otros. Por lo tanto, la única respuesta que realmente contribuiría a prevenir o mitigar los riesgos de la región es aquella que considera de forma holística factores económicos, sociales, ambientales y tecnológicos.

Transformación basada en el impacto

Ahora bien, es posible mitigar la probabilidad y la severidad de todos los riesgos descritos anteriormente desde la gestión de los impactos de las empresas y la sociedad en general. Por este motivo, a menudo, las causas y las consecuencias se confunden. Cuando observamos los principales retos en materia de desarrollo sostenible, en ocasiones se pueden apreciar los mismos factores que definen los riesgos, como la desigualdad, el crecimiento económico o la fragilidad de los estados.

Por ejemplo, la mejor forma de que la desigualdad deje de ser un factor de riesgo para las empresas, por sus efectos sobre la estabilidad social o económica, es que las propias empresas apliquen medidas para reducir la desigualdad retributiva dentro de la organización y en su cadena de valor.

Pero, aunque las empresas tienen una capacidad relevante para contribuir a resolver estos retos mediante un cambio de paradigma en su gestión y, más particularmente a través de la transformación de su gobernanza, sus procesos y sus productos, la realidad es que, con más de medio camino recorrido (en 2024 cumplirán su noveno aniversario, y quedarán seis años más para su año objetivo de 2030), los Objetivos de Desarrollo Sostenible están aún lejos de las metas que se habían marcado.

En definitiva, las empresas en general, pero especialmente las latinoamericanas, para mejorar su gestión de criterios ESG, deben comenzar ya a: anticiparse a los riesgos y oportunidades, implantar nuevos modelos de debida diligencia, fomentar la colaboración público -privada, mejorar las relaciones con grupos de interés, apostar por la transparencia y por último, llevar a cabo una adecuada planificación de las inversiones en materia de eficiencia energética.

Seguiremos informando…

NOTICIAS RELACIONADAS

Relacionados Posts

Premiados de la XX edición de 'Los mejores de PR'

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.