En la Tierra a jueves, 30 mayo, 2024

EDICIÓN 2024

Más de 50 políticos trabajan en consultoras, aportando conocimiento de public affairs

SE REFUGIAN EN CONSULTORAS DE COMUNICACIÓN, CONSULTORÍA ESTRATÉGICA Y DESPACHOS LEGALES

Todas tienen departamentos de sector público, que va a ir creciendo en los próximos tiempos, ya que lo público y lo privado cada día se mezcla más

Es importante que las cadenas de transmisión de conocimiento funcionen. El mundo privado, por supuesto, debe hacer llegar su realidad a las esferas políticas, por lo que es bueno que personalidades del mundo civil accedan a puestos políticos, pero, al revés, el conocimiento de lo público es vital en el mundo empresarial y profesional. Se llama Public Affairs y es un segmento totalmente en alza. Más de 50 ex políticos trabajan en firmas de servicios profesionales de alta cualificación. Consultoras de comunicación, de consultoría estratégica (sobre todo las Big Four, es decir, EY, Deloitte, KPMG y PWC) y despachos legales.

Hay mucha actividad supervisada, dependiente de la regulación, la licitación y la administración tiene sus procesos, sus tiempos y sus dependencias internacionales. Es bueno hacer llegar ese conocimiento al sector privado, mediante la incorporación de ex políticos a empresas del segmento profesional, ya sean consultoras de comunicación, despachos legales o consultoras estratégicas.

Todas tienen departamentos de sector público, que va a ir in crescendo en los próximos tiempos, ya que lo público y lo privado cada día se mezcla más dado que las sinergias entre ambos mundos ofrecen beneficiosos resultados al conjunto de la sociedad. Los conflictos geopolíticos o la reciente pandemia, donde en el proceso de vacunación masiva la colaboración público-privada jugó un papel determinante, han reforzado esta situación. Del mismo modo, los estados tienen que incrementar su gasto en defensa para cumplir sus compromisos con las organizaciones y los acuerdos internacionales, lo cual se traduce en una mayor apuesta por la tecnología. Casi lo mismo puede decirse de la sanidad, cada día más vinculada a los adelantos técnicos más que a los medicamentos tradicionales, lo cual hace inevitable que las principales empresas colaboren con las administraciones y organizaciones supranacionales.

De hecho, en 2019 tuvo lugar en España uno de los movimientos más llamativos en el sector. El surgimiento de la consultora de public affairs Acento, fundada por el ex ministro de Fomento y portavoz del Gobierno, José Blanco, y el ex portavoz del PP en el Congreso y ex ministro de Sanidad , Alfonso Alonso.

Dicha firma, que con menos de un lustro ya presenta unas altas cifras de facturación y beneficios, (más de 6 millones de cifra de negocio, con un beneficio de 1,5 millones en 2022, con crecimientos de dos dígitos año tras años) cuenta con una importante nómina de ex altos cargos políticos, que operan en todos los sectores.

La compañía se define como una consultora “supraespecializada” en asuntos públicos y estratégicos. Está especializada de Comunidades Autónomas, España y Unión Europea. Resulta muy interesante ver cómo la entidad informa de todos los registros de representación en los que está listados: Registro de Transparencia de la UE, CNMC, Registro de Grupos de Interés de Castilla-La Mancha, Registro de Grupos de interés de la Generalitat y del Parlament de Catalunya, Registro de Transparencia de la Comunidad de Madrid, Registro de lobbies del Ayuntamiento de Madrid, y Registro de Grupos de interés de la Generalitat Valencia, así como otra interminable retahíla de certificaciones ISO.

En 2010, David Córdova fundó Vinces, una institución de lobby con un modelo estadounidense. Córdova ha tenido experiencia en el Congreso americano, donde los grupos de influencia son, desde hace mucho tiempo, públicos e influyen en la legislación, poniendo en valor sus conocimientos técnicos y su contacto tanto con grupos de interés existentes como con organizaciones sociales representativas. Algo que en EE UU no genera la menor controversia y tiene toda la transparencia posible. Este es el camino que se quiere recorrer en España.

Un apartado positivo es que hay políticos de todos los signos en estas entidades profesionales, por lo que se puede asegurar que este proceso de transmisión de conocimiento está desprovisto del sectarismo, tan habitual en la política.

Fuera de las empresas específicas de public affairs, las que más políticos cobijan son las consultoras Llorente y Cuenca y Kreab, con alrededor de una decena cada uno (ver tabla) de todos los sectores. LLyC señalaba en su reciente memoria que este es el segmento donde más recorrido de negocio veía a medio plazo.

Public affairs, en definitiva, es un área en alza. Son muchos los puestos de trabajo demandados, reclamando profesionales con experiencia política y las administraciones, aplicable a la empresa privada.

Seguiremos Informando…

Respira y disfruta:

NOTICIAS RELACIONADAS

Relacionados Posts

Premiados de la XX edición de 'Los mejores de PR'

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.