En la Tierra a miércoles, julio 10, 2024

¿CUÁNDO HAY QUE VISITAR AL PEDIATRA CON RECIÉN NACIDOS?

La importancia de la atención pediátrica de cercanía tras los partos prematuros

PARA LA DETECCIÓN TEMPRANA Y EL TRATAMIENTO PRECOZ DE LOS PROBLEMAS Y EL APOYO A LA FAMILIA

La Dra. Beatriz Iglesias Fernández, especialista en pediatría y neonatología, explica en qué consisten los programas de seguimiento de los bebés

El nacimiento prematuro es aquel que se produce antes de la semana 37 de gestación. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los bebés prematuros se pueden clasificar en recién nacido prematuro extremo o gran prematuro (menos de 28 semanas), recién nacido muy prematuro (de 28 a 32 semanas) y recién nacido moderadamente prematuro (de 32 a 37 semanas). En este último grupo se encuentran los prematuros tardíos, que son aquéllos nacidos entre las 34 y 37 semanas.

En España, entre el 6,3 y el 7,4% del total de nacimientos son prematuros y aproximadamente el 85% de estos son prematuros tardíos. “En los últimos años hemos venido observando un aumento del porcentaje de recién nacidos menores de 32 semanas de edad gestacional, según los datos del INE y la Sociedad Española de Neonatología”, afirma la Dra. Beatriz Iglesias Fernández, pediatra del Centro Médico Quirónsalud Valdebebas.

Sin embargo, la supervivencia ha aumentado en las últimas décadas, gracias a los avances en el manejo perinatal y postnatal llevado a cabo por las áreas de obstetricia y neonatología. De ahí la importancia de llevar a cabo la atención de partos prematuros en centros especializados para garantizar el nivel de cuidados y seguimiento que estos bebés necesitan.

Como pone de manifiesto la Dra. Iglesias, “debe existir una continuidad entre los cuidados hospitalarios y las revisiones tras el alta, dado que, teniendo en cuenta las características especiales de los bebés prematuros, es esencial disponer de un programa que ayude a las familias a continuar con los cuidados y revisiones específicas de estos bebés. Por ello desde la consulta de atención primaria el objetivo es ayudar y coordinar el seguimiento de estos pacientes desde el alta hasta la adolescencia”.

Detección y tratamiento precoz de los problemas y apoyo a la familia

Además, a partir del alta hospitalaria del bebé prematuro surge un mundo nuevo para los padres, dado que una vez en casa esa sensación de seguridad que tenían en el hospital al estar rodeados de personal sanitario se debilita un poco, por lo que contar con atención pediátrica de cercanía contribuye de manera importante a su tranquilidad.

Por tanto, señala la Dra. Iglesias, “con este seguimiento pretendemos dos objetivos principales, la detección y tratamiento precoz de los problemas y el apoyo a la familia”. Para ello, el seguimiento debe iniciarse en los primeros días tras el alta hospitalaria, e incluye una valoración del crecimiento (peso, talla, perímetro cefálico y relación peso/talla), control de la alimentación (lactancia materna o artificial), administración de suplementos y vacunación (Vitamina D, hierro) y seguimiento del neurodesarrollo.

“Acompañar y guiar a nuestros pacientes prematuros y a sus padres en este proceso es clave para conseguir los mejores resultados en su neurodesarrollo” añade la especialista del Centro Médico Quirónsalud Valdebebas.

¿Cuándo es necesario consultar al pediatra?

Tal y como explican desde el Centro Médico Quirónsalud Valdebebas, también es necesario consultar al pediatra cuando se observen una serie de situaciones: si el bebé rechaza la comida o come poco en dos tomas seguidas; si vomita o regurgita a menudo; si tose a menudo; si respira más rápido de lo habitual o con dificultad con movimientos visibles del tórax; si presenta más de 37,5ºC, y se mantiene después de media hora de haberle quitado la ropa; si duerme mucho o no se despierta con facilidad o está menos activo de lo habitual…

También si presenta temblores o convulsiones, episodios de atragantamientos frecuentes, si el bebé está muy frío (temperatura rectal inferior a 35ºC), y si existe cualquier signo de pérdida de vitalidad: llanto débil, no interacción con los padres, debilidad de la succión o se muestra menos activo de lo habitual.

Aunque la especialista se ha referido a los bebés prematuros por sus especiales circunstancias, este programa de seguimiento es aplicable tanto a bebés prematuros como a bebés nacidos a término.

Seguiremos informando…

NOTICIAS RELACIONADAS

Relacionados Posts

Premiados de la XX edición de 'Los mejores de PR'

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.