rss Canal spreaker Canal Ivoox Canal_Itunes Instagram Linkedin Youtube Facebook Twitter

El polémico anuncio de Frenadol: ¿Inocente incoherencia o estudiada estrategia?

redes sociales Comparte en Twiter Comparte en Facebook Comparte en Google+ Comparte en Whatsapp Comparte en Men&aecute;ame Sigue nuestro feed
El polémico anuncio de Frenadol: ¿Inocente incoherencia o estudiada estrategia? - 5.0 out of 5 based on 2 votes
Destacado anuncio de frenadol polemico anuncio de frenadol polemico

En un mundo interconectado a través de la tecnología e influido por la inmediatez de Internet, pocas cosas pasan desapercibidas a la opinión pública. La más mínima incoherencia o el gazapo más sutil termina siendo descubierto y convirtiéndose en un contenido viral. Esta viralidad es el Santo Grial del mundo de la publicidad. Es un elemento a través del cual se consigue que el volumen de visitas a la campaña crezca exponencialmente sin incrementar el coste inicial de la misma, pero lamentablemente escapa al control del publicista o de la marca comercial, es decir, poco tiene que ver con la propia naturaleza de la campaña. Así, por muy transgresores, originales, divertidos, polémicos o creativos que estos traten de ser en el diseño de la campaña, la viralidad dependerá única y exclusivamente de la capacidad y de la intención de los internautas de compartir.

Bien es cierto que esta viralidad es más fácil de conseguir según qué productos o servicios tratemos de publicitar. En el ámbito de los productos de autocuidado o de salud, el cometido es especialmente difícil. Imaginemos un medicamento indicado para el alivio sintomático de gripes y catarros. Los anuncios de este tipo de productos no suelen basarse en aspectos que te hagan reír, te que lleguen al corazón o que te llame la atención, por lo que sus posibilidades de convertirse en viral disminuyen considerablemente. Pero no es una misión imposible. El reciente anuncio de Frenadol es un claro ejemplo de que, de una forma u otra, a todos los productos les puede llegar su momento de gloria, su ansiada viralidad

 

Frenadol: Cómo revolucionar Twitter saltándose las contraindicaciones de los fármacos

En una época en la que la televisión cambia la sobredosis de anuncios de juguetes y turrones típicos de la Navidad por un aluvión de spots de medicamentos que prometen paliar, aminorar o combatir los constipados y las gripes tan propias de los meses de enero y febrero, un anuncio ha batido récords de impacto. Los internautas han encontrado en él un curioso detalle que no han tardado en tachar de “incoherente” y en generar un gran revuelo en Twitter. Tanta polémica ha llegado a oídos de los medios de Comunicación quienes, sin percatarse del trasfondo del asunto, han mordido el anzuelo convirtiendo a Frenadol en tendencia.

En concreto, la raíz de tanta polémica tiene que ver con una “inocente” descuido en lo que respecta a las contraindicaciones de los fármacos. En el spot se observa a un padre de familia que despierta con un evidente resfriado. Pero pese a sentirse fatal, decide tomarse un sobre del medicamento, cargar el coche e irse con sus dos hijos a disfrutar de un gran día de pesca. Jaime conduce en la compañía de sus hijos hasta un río cercano mientras aparece en letra pequeña un mensaje: “Este medicamento puede producir somnolencia. Se recomienda no conducir”.

La mayoría de los internautas que han visto la captura del insólito momento no solo han manifestado su perplejidad, también han resaltado que se trata de “publicidad estúpida” y que “la agencia que lo ha hecho tiene las horas contadas”. Algunos tuits llegaban a tener, en pocos minutos, más de 4.000 retuis. Y en Youtube el vídeo ha superado las 55.100 visualizaciones en una semana.

Frenadol tuit

Frenadol: Sospechas sobre la “inocente contradicción”

Como vemos, la contradicción es absoluta… y sospechosamente evidente. De ahí que quepa plantearse si realmente se trata de un patinazo o más bien de una estrategia de la compañía farmacéutica Johnson & Johnson para que su campaña de Frenadol destaque, se convierta en viral, entre la multitud de banners, spots y cuñas que hoy en día circulan en televisión, en el cine, en la radio o en Internet.

Llama la atención, igualmente, que los responsables de esta compañía farmacéutica no se hayan manifestado al respecto, que no hayan considerado tomar medidas ante las cientos de capturas de imágenes del insólito momento que los usuarios de Twitter han comentado y compartido, que no hayan abierto el manual de crisis de Comunicación tras los tirones de orejas que han recibido en los últimos días.

En tercer lugar, cabe señalar la pertinencia de que esta polémica coincida con un delicado y virulento momento sanitario que está provocando el colapso de hospitales y centros de salud: la epidemia de gripe. En algunas comunidades autónomas la incidencia registrada de gripe aumenta por encima de los niveles basales en una o más áreas con una población mayor que el 50% de la población total de la región. Según datos difundidos por el Sistema de Vigilancia de la Gripe en España, en algunas de ellas, las cifras de enfermos por el virus doblan a las registradas en el mismo periodo del año pasado.

Contempladas estas suposiciones y considerando que cada vez se impone más la tendencia de utilizar una estrategia publicitaria polémica que dé juego para que se hable de un determinado producto o de buscar críticas aparentando que todo es producto de un “inocente” error, puede resultar factible pensar que no estemos ante una mera incoherencia, sino ante todo lo contrario. Hay empresas que, en vez de ponerse nerviosas con los comentarios negativos que se dicen sobre ellas en Internet y borrarlos, los promueven para conseguir un mejor posicionamiento en los buscadores y ganar notoriedad. Como decía Oscar Wilde: Solamente hay una cosa en el mundo peor que hablen mal de ti, y es que no hablen de ti”.

Seguiremos informando…

Modificado por última vez: Viernes, 13 Enero 2017 18:21

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de cookies. Acepto las cookies de este sitio.Acepto